jueves, 27 de junio de 2013

¿La Fraternidad dinamita los puentes?


Los caminos a Roma parecen ahora intransitables

Aunque puede verse una propuesta
de la Fraternidad a Roma



Era sabido que con el advenimiento al Trono de San Pedro del Cardenal Bergoglio, las posibilidades de un arreglo con la Fraternidad San Pío X se han reducido a su mínima expresión. Y esto en virtud de que, en nuestra opinión, Francisco fue el candidato de las fuerzas internas y externas que se oponen a la restauración que muchos aspiran ver en la Iglesia, y que Benedicto XVI había comenzado a realizar en el campo litúrgico sobre todo.

El Papa, por otro lado, una vez en funciones comenzó a desandar el camino de su predecesor y a dar inequívocas señales de su aversión por lo que él ha llamado "restauracionistas".

Justamente, cuando se publicaron los comentarios que Francisco hizo a un grupo de religiosos latinoamericanos, respecto a que le preocupaban los "restauracionitas" y señaló (sin nombrarlo) como tal a un grupo que incluso acepta la Misa Nueva, titulamos un post "Pocas esperanzas para la Fraternidad".

Sea porque han entendido esta situación, sea porque no comparten lo que dice y hace Francisco, o sea sólo por la coincidencia del Aniversario, los tres obispos de la Fraternidad San Pío X han publicado un contundente mensaje, al cumplirse 25 años de las ordenaciones episcopales realizadas por Mons. Lefebvre el 27 de Junio de 1988, Fiesta de Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro.

El mensaje contiene varios conceptos interesantes. Sin embargo, hay algo preocupante y que da título a este post.
Benedicto XVI ha dicho que los problemas surgidos luego del Concilio Vaticano II se deben a la hermenéutica con que se interpretan sus textos.
Es decir, que en lugar de entenderlos según la tradición (hermenéutica de la continuidad), se los interpreta en contra de ésta (hermenéutica de la ruptura). Modo de ver las cosas que podría conciliar las dos partes en que parece hallarse dividida la Iglesia en un cisma real aunque no declarado todavía.

Pero la declaración conjunta de los Obispos de la Fraternidad dice: "afirmamos que la causa de los graves errores que están demoliendo la Iglesia no reside en una mala interpretación de los textos conciliares – una “hermenéutica de la ruptura” que se opondría a una “hermenéutica de la reforma en la continuidad” -, sino en los textos mismos, a causa de la inaudita línea escogida por el concilio Vaticano II".
Texto que sólo puede ser dinamita en los oídos de Francisco. En dosis suficiente para hacer volar los tenues alambres de los frágiles puentes colgantes que todavía podría haber entre Roma y Écone.

No obstante lo cual, creemos ver en estas líneas una propuesta de la Fraternidad a la Santa Sede: en caso de "que se nos reconozca explícitamente el derecho de profesar de manera íntegra la fe y de rechazar los errores que le son contrarios, con el derecho y el deber de oponernos públicamente a los errores y a sus fautores, sean quienes fueren; lo que permitirá un comienzo de restablecimiento del orden"... consideraríamos que ha llegado el tiempo establecido por la Divina Providencia para que aceptemos un arreglo canónico con la Santa Sede. (Esto creemos deducir del punto 11 del comunicado)

Ahora bien, ¿por qué no aceptar que la Fraternidad pueda profesar íntegramente la Fe Católica y rechazar públicamente los errores que le son contrarios? ¿Acaso no vemos a una multitud de herejes disfrazados, algunos con capelo y todo, que dicen lo que se les viene en su real gana sin que nadie les haga reclamo alguno?

La respuesta es muy clara para nosotros: todo está permitido menos recordar que, por estar el Señor y no el hombre en el centro de nuestra santa Religión,  la Realeza Social de Jesucristo es innegociable.
Que fuera de la Iglesia no hay Salvación. Que quien se bautiza se salvará y quien no lo hace se condenará, por lo cual  hay que hacer proselitismo para lograr la salud de los incrédulos. Que los judíos deben convertirse si quieren llegar al Cielo, pues la Alianza del Antiguo Testamento caducó cuando sus mayores clavaron al Mesías en la Cruz.
En fin, que con el falso ecumenismo y el falso diálogo religioso que hoy se practica, se está pavimentando el camino por donde se paseará el Anticristo, mientras los fieles de una religión falsificada lo vitorea diciendo "Bendito el que viene en su propio nombre."  

Por eso todos los agentes del Nuevo Orden Mundial, incluidos los que ocupan cargos dentro de la jerarquía católica, se mesaron las barbas y elevaron sus lamentos y amenazas al Papa, por todos los medios a su alcance, cuando Benedicto XVI levantó las excomuniones a los Obispos de la Fraternidad; una de las pocas instituciones actuales que enfrenta al Mundialismo apocalíptico sin pelos en la lengua.



Declaración con ocasión del XXV Aniversario de las Consagraciones Episcopales

(1988 - 27 de Junio - 2013)

1- Con ocasión del XXV aniversario de las consagraciones, los obispos de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X expresan solemnemente su gratitud a Mons. Marcel Lefebvre y a Mons. Antonio de Castro Mayer por el acto heroico que realizaron el 30 de junio de 1988. En particular quieren manifestar su gratitud filial a su venerado fundador, quien, después de tantos años de servicio a la Iglesia y al Romano Pontífice, no dudó en sufrir la injusta acusación de desobediencia para salvaguardar la fe y el sacerdocio católicos.

2- En la carta que nos dirigió antes de las consagraciones, escribía: “Os conjuro a que permanezcáis unidos a la Sede de Pedro, a la Iglesia romana, Madre y Maestra de todas las Iglesias, en la fe católica íntegra, expresada en los Símbolos de la fe, en el catecismo del Concilio de Trento, conforme a lo que os ha sido enseñado en vuestro seminario. Permaneced fieles en la transmisión de esta fe para que venga a nosotros el Reino de Nuestro Señor.” Esta frase expresa la razón profunda del acto que habría de realizar: “para que venga a nosotros el Reino de Nuestro Señor”,adveniat regnum tuum!

3- Siguiendo a Mons. Lefebvre, afirmamos que la causa de los graves errores que están demoliendo la Iglesia no reside en una mala interpretación de los textos conciliares – una “hermenéutica de la ruptura” que se opondría a una “hermenéutica de la reforma en la continuidad” -, sino en los textos mismos, a causa de la inaudita línea escogida por el concilio Vaticano II. Esta línea se manifiesta en sus documentos y en su espíritu: frente al “humanismo laico y profano”, frente a la “religión (pues se trata de una religión) del hombre que se hace Dios”, la Iglesia, única poseedora de la Revelación “del Dios que se hizo hombre” quiso manifestar su “nuevo humanismo” diciendo al mundo moderno: “nosotros también, más que nadie, tenemos el culto del hombre” (Pablo VI, Discurso de clausura, 7 de diciembre de 1965). Mas esta coexistencia del culto de Dios y del culto del hombre se opone radicalmente a la fe católica, que nos enseña a dar el culto supremo y el primado exclusivo al solo Dios verdadero y a su único Hijo, Jesucristo, en quien “habita corporalmente la plenitud de la divinidad” (Col. 2, 9).

4- Nos vemos obligados a comprobar que este Concilio atípico, que solo quiso ser pastoral y no dogmático, ha inaugurado un nuevo tipo de magisterio, desconocido hasta entonces en la Iglesia, sin raíces en la Tradición; un magisterio empeñado en conciliar la doctrina católica con las ideas liberales; un magisterio imbuido de los principios modernistas del subjetivismo, del inmanentismo y en perpetua evolución según el falso concepto de tradición viva, viciando la naturaleza, el contenido, la función y el ejercicio del magisterio eclesiástico.

5- A partir de ahí, el reino de Cristo deja de ser el empeño de las autoridades eclesiásticas, aunque estas palabras de Jesucristo: “todo poder me ha sido dado sobre la tierra y en el cielo” (Mt. 28, 18) siguen siendo una verdad y una realidad absolutas. Negarlas en los hechos significa dejar de reconocer en la práctica la divinidad de Nuestro Señor. Así, a causa del Concilio, la realeza de Cristo sobre las sociedades humanas es simplemente ignorada, o combatida, y la Iglesia es arrastrada por este espíritu liberal que se manifiesta especialmente en la libertad religiosa, el ecumenismo, la colegialidad y la nueva misa.

6- La libertad religiosa expuesta por Dignitatis humanae, y su aplicación práctica desde hace cincuenta años, conducen lógicamente a pedir al Dios hecho hombre que renuncie a reinar sobre el hombre que se hace Dios, lo que equivale a disolver a Cristo. En lugar de una conducta inspirada por una fe sólida en el poder real de Nuestro Señor Jesucristo, vemos a la Iglesia vergonzosamente guiada por la prudencia humana, y dudando tanto de ella misma que ya no pide a los Estados sino lo que las logias masónicas han querido concederle: el derecho común, en el mismo rango y entre las otras religiones que ya no osa llamar falsas.

7- En nombre de un ecumenismo omnipresente (Unitatis redintegratio) y de un vano diálogo interreligioso (Nostra Aetate), la verdad sobre la única Iglesia es silenciada; de igual modo, una gran parte de los pastores y de los fieles, no viendo más en Nuestro Señor y en la Iglesia católica la única vía de salvación, han renunciado a convertir a los adeptos de las falsas religiones, dejándolos en la ignorancia de la única Verdad. Este ecumenismo ha dado muerte, literalmente, al espíritu misionero con la búsqueda de una falsa unidad, reduciendo muy a menudo la misión de la Iglesia a la transmisión de un mensaje de paz puramente terreno y a un papel humanitario de alivio de la miseria en el mundo, poniéndose así a la zaga de las organizaciones internacionales.

8- El debilitamiento de la fe en la divinidad de Nuestro Señor favorece una disolución de la unidad de la autoridad en la Iglesia, introduciendo un espíritu colegial, igualitario y democrático (cf. Lumen Gentium). Cristo ya no es la cabeza de la cual todo proviene, en particular el ejercicio de la autoridad. El Romano Pontífice, que ya no ejerce de hecho la plenitud de su autoridad, así como los obispos, que – contrariamente a las enseñanzas del Vaticano I – creen poder compartir colegialmente de manera habitual la plenitud del poder supremo, se colocan en lo sucesivo, con los sacerdotes, a la escucha y en pos del “pueblo de Dios”, nuevo soberano. Es la destrucción de la autoridad y en consecuencia la ruina de las instituciones cristianas: familias, seminarios, institutos religiosos.

9- La nueva misa, promulgada en 1969, debilita la afirmación del reino de Cristo por la Cruz (“regnavit a ligno Deus”). En efecto, su rito mismo atenúa y obscurece la naturaleza sacrificial y propiciatoria del sacrificio eucarístico. Subyace en este nuevo rito la nueva y falsa teología del misterio pascual. Ambos destruyen la espiritualidad católica fundada sobre el sacrificio de Nuestro Señor en el Calvario. Esta misa está penetrada de un espíritu ecuménico y protestante, democrático y humanista que ignorael sacrificio de la Cruz. Ilustra también la nueva concepción del “sacerdocio común de los bautizados” en detrimento del sacerdocio sacramental del presbítero.

10- Cincuenta años después del concilio , las causas permanecen y siguen produciendo los mismos efectos, de suerte que hoy aquellas consagraciones episcopales conservan toda su razón de ser. El amor por la Iglesia guió a Mons. Lefebvre y guía a sus hijos. El mismo deseo de “transmitir el sacerdocio católico en toda su pureza doctrinal y su caridad misionera” (Mons. Lefebvre, Itinerario espiritual) anima a la Fraternidad San Pío X en el servicio de la Iglesia, cuando pide con instancia a las autoridades romanas que reasuman el tesoro de la Tradición doctrinal, moral y litúrgica.

11- Este amor por la Iglesia explica la regla que Mons. Lefebvre siempre observó: seguir a la Providencia en todo momento, sin jamás pretender anticiparla. Entendemos que así lo hacemos, sea que Roma regrese de modo rápido a la Tradición y a la fe de siempre – lo que restablecerá el orden en la Iglesia – , sea que se nos reconozca explícitamente el derecho de profesar de manera íntegra la fe y de rechazar los errores que le son contrarios, con el derecho y el deber de oponernos públicamente a los errores y a sus fautores, sean quienes fueren – lo que permitirá un comienzo de restablecimiento del orden. A la espera, y frente a esta crisis que continúa sus estragos en la Iglesia, perseveramos en la defensa de la Tradición católica y nuestra esperanza permanece íntegra, pues sabemos con fe cierta que “las puertas del infierno no prevalecerán contra ella” (Mt. 16, 18).

12- Entendemos, así, seguir la exhortación de nuestro querido y venerado padre en el episcopado: “Queridos amigos, sed mi consuelo en Cristo, permaneced fuertes en la fe, fieles al verdadero sacrificio de la misa, al verdadero y santo sacerdocio de Nuestro Señor, para el triunfo y la gloria de Jesús en el cielo y en la tierra” (Carta a los obispos). Que la Santísima Trinidad, por intercesión del Inmaculado Corazón de María, nos conceda la gracia de la fidelidad al episcopado que hemos recibido y que queremos ejercer para honra de Dios, el triunfo de la Iglesia y la salvación de la almas.

Ecône, 27 de junio de 2013, en la fiesta de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro

Mons. Bernard Fellay
Mons. Bernard Tissier de Mallerais
Mons. Alfonso de Galarreta


¡Por favor, deje su comentario!

66 comentarios:

D dijo...

Amén.

Luso dijo...

Excelente declaración doctrinal que debería bastar para que los recalcitrantes vuelvan a la FSSPX si no fuera por el orgullo que los carcome.

Evidentemente el concepto de "Hermenéutica de la continuidad" es equivocado si lo que se pretende es decir que en el Concilio Vaticano II no hay errores. Y eso lo deja en claro la declaración y también lo decía la anterior declaración doctrinal de Mons. Fellay. Porque si se reconoce la existencia de esos errores, una interpretación deviene una rectificación. Todo depende del alcance que se le dé a la palabra "hermenéutica".

Anónimo dijo...

Excelente. Es una esperanza que se mantengan firme porque nos asegura que tenemos un lugar donde cobijarnos de los errores del modernismo.
Darius

Francisco dijo...

Luso, te diré algo. Pertenezco a la Fraternidad S.P.X y a mi no me carcome ningún orgullo. Solo que no quiero ir a una Misa sacrílega, con un cura mal vestido, que dice cualquier cosa, que se nota que ni el cree lo que dice, con un show particular, con guitarras, bombos, aplausos, griterío dentro del Templo, con mujeres y hombres que abren cuando quieren el Sagrario y manosean los copones y ni que hablar de la Santa Hostia. Conozco "Ministros de la Eucaristía" que no salen del Casino de acá en Corrientes. Gente que se adueña de la Iglesia y auyentan a los fieles. Eso no es orgullo, Luso. Es tener seriedad y respetar la Liturgia Sagrada, la Eucaristía, la Santa Misa, al Sacerdote etc. y todo lo que concierne a lo sagrado. Te das cuenta, pedazo de pelotudo que no hay que ser chupacirio, sino usar la Inteligencia, que para eso el Señor nos dio. Y te diré algo mas, me tiene sin cuidado el tal Papa Francisco. me importatres carajos lo que hace ese hereje hoy entronizado en el Trono del Señor. Pero ya van a cambiar los tiempos y nuevamente sla Santa Iglesia Catolia apostolica y romana volverá al sitio que le corresponde en el mundo: MADRE Y MAESTRA. Entendiste corneta?.

Anónimo dijo...

Luso:

Una pequeña corrección: La Iglesia debe volver a la Tradición, no a la FSSPX, lo que es un error evidente que no tiene de hecho sentido.

Garba Lawal dijo...

Coincido en una cosa con Luso: esto no difiere significativamente de lo que dijo Fellay hace unos meses, es decir: la FSSPX sigue pretendiendo imponerle condiciones a la Iglesia para no profundizar el cisma que ya ha ocasionado y que continúa ocasionando. La posición extorsiva de la FSSPX es absolutamente inaceptable, no tiene ningún tipo de justificación ni autoridad para sostener dicha posición, no resiste ni el menor análisis. Se mantienen fuera de la Iglesia por obra y gracia de su propia soberbia. Me gustaría que alguno de los que todavía piensan que la FSSPX es parte de la Iglesia me expliquen desde qué lógica una parte puede pretender imponerle condiciones al todo...

Página Católica: puedo entender y respetar la posición tomada que tiene sobre el asunto, pero le ruego que su espiritualidad no le nuble la visión, y le haga adoptar esa posición autovictimizante que es totalmente falaz. Que le parezca mejor la Misa Tridentina, vaya y pase, pero Ud. sabe y comprende muy bien que el diálogo interreligioso que lleva adelante la Iglesia no es el tan mentado "falso ecumenismo" del que constantemente acusan a la Iglesia en este blog todos aquellos que hablan desde el odio y el prejuicio.

Los que elegimos estar en la Iglesia y con la Iglesia, aún cuando Uds. nos consideran indignos y herejes, rezamos por todos Uds. para que el Espíritu Santo los ilumine, logren dejar de lado la soberbia y vuelvan al Cuerpo Místico de Cristo.

Garba Lawal dijo...

Ahora que Luso corrigió su furcio, quizás Francisco reconsidere su reacción desmedida, insultante y totalmente carente de respeto. Y todavía hay algunos que piden que se moderen los "comentarios modernistas"... y con estas joyitas qué hacemos???? (Y ojo que esto lo digo aún sin estar de acuerdo con Luso eh?)

Anónimo dijo...

Creo q estan malinterpretando a a Luso ya q habla de recalcintrante q no estan en la fsspx sino q vuelvan a ella.(a la fraternidad)
Darius

Esteban Piro dijo...

Que cosa no?, Garba, nosotros tambien rezamos para que ud y todos los conciliares que abandonaron la Iglesia católica desde el CVII vuelvan al Cuerpo Místico y dejen de lacerarlo.
Y eso del todo y la parte, ay ay ay, cabecita liberal, digame que hicieron los catolicos (la parte) con los arrianos (el todo) durante aquella enorme herejia al poder de la Iglesia?.
La declaracion de la Frater es de una solidez impresionante, envidia de todos los obispuchos liberales y pusilanimes. (Ojala que tambien vuelvan a la Iglesia).

Esteban Piro dijo...

AHHH BUENO!!!, acabo de ver algunos comentarios suyos don Garba por aqui y por alla y encontré al 4to integrante del comando FIRULETE, MILIKI Y PIÑON FIJO.

Es un todo un provocador profesional que se debe matar de risa con sus amigotes despues de cada possssssst.
De haberlo sabido me ahorraba el comentario previo...

No insista, no insista mas, somos todos unos herejes FUERA DE LA IGLESIA dignos de lastima y mas caca que los luteranos aun, SIIIII.
Ud tiene razoooon, BERP!

Página Católica dijo...

Luso se refiere con recalcitrantes a los miembros de la Fraternidad que consideran a Fellay como un traidor por su acercamiento a Roma. Dice que ellos volverán a la Fraternidad ahora que se ha mostrado sin concesiones.
Nadie lo entendió bien y por eso Francisco se enoja con él cuando están en el mismo lado y Garva lo critica desde el otro.

A propósito Francisco, no debe insultar al Papa. Eso no hacía Mons. Lefebvre. Puede decir con corrección lo que no le guste del Papa, pero no lo insulte. Es el Vicario de Cristo. Si Ud. ve, Lefebvre pidió que siempre se esté unido al Papa. Eso mismo recuerda este comunicado.

Luso dijo...

Gracias Página Católica por explicar el sentido de mi mensaje. Espero que Francisco se disculpe...

Garba Lawal dijo...

Y bueno, Esteban (o "Estevam"), si ya me ha calificado como payaso (una nueva muestra de respeto de parte de quienes sostienen cierta posición...), seguramente ni tendrá caso escuchar ni leer mis comentarios, no? No vaya a ser que escuchar al que piensa distinto nos contamine. En fin, por suerte eso no cambia ni mi forma de pensar, ni en definitiva, la realidad. Fíjese lo siguiente:

1) Acerca de eso de "volver", le recomiendo leer lo que hace unos meses dijo Fellay (y que fue volcado acá en Página Católica) y verá que él mismo reconoció que no podían sostener su posición "desde adentro" de la Iglesia. O sea, ¿quién está afuera?
2) El ejemplo del Arrianismo está erróneamente aplicado. No estoy hablando de números. Esos católicos que se opusieron a los arrianos, eran el todo, porque continuaban siendo miembros del Cuerpo Místico de Cristo. Los separados eran los arrianos, así como ahora los separados son los de la FSSPX, sean más o menos.
3) El disfraz que más cómodo le queda a la soberbia es el de la solidez y la firmeza. Pero, como todo disfraz, en definitiva es una imagen falsa, tan falsa como las acusaciones que la FSSPX hace a la Iglesia.

catolico perplejo dijo...

con la argumentación que pretende hacer Garba Lawal Eusebio simple fiel (parte) no debió enrostrarle su herejía a Nestorio Patriacar de Constantinopla (representante del todo) cuando este excretó una de sus acostumbradas enunciaciones heréticas; y teniendo en cuenta las afirmaciones de Müller -a la sazón Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe con su conocida oposicion a la FSSPX- en su momento cuando negó la divina maternidad de María se ve a las claras quien va por el camino de la herejía y quien no. Garba Lawal y los que lo siguen por mero formalismo avalan herejías de esa calaña pues no lo he escuchado condenar lo afirmado en su momento por Müller además de declararse partidario de tal "clase" de jerarcas -por lo menos por omisión-, y por la enfatica defensa de las posiciones heterodoxas (al defender a quienes las encarnan so capa del cargo que detentan) que campean actualmente al interior de la Iglesia ocupada por la herejía modernista

catolico perplejo dijo...

perdon por los errores de tipeo

miguel dijo...

muchas veces he visto en persona el orgullo y la arrogancia de los modernistas escondidos bajo el ropaje de una falsa humildad y acusando a los demás de su propio pecado de orgullo, soberbia y vanidad, en psicología se lo denomina "proyección" (en realidad el concepto viene de uno de los mecanismos de defensa del Yo según la doctrina freudiana, más allá de lo que se pueda opinar de tal doctrina el mecanismo realmente existe)

Garba Lawal dijo...

Católico perplejo, ya expliqué ese punto. Y si, por favor, quiere facilitarme algún sitio (fuente confiable, en lo posible) en el cual pueda leer algo sobre esa acusación que le hace a Mons. Muller, se lo agradeceré y con gusto profundizaré y le daré mi opinión.

Anónimo dijo...

Catolico Perplejo, de paso dele tambien a Garba el texto donde Muller aprueba la Teologia de la Liberacion, es muy reciente.
De todas formas no espere un "tiene razon" ya que dicen por ahi que Garba proyecta cosas malas propias en nosotros como el orgullo modernista.

El pedorro arrepentido.

Esteban Piro dijo...

Don Garba!!!, queriiiiido, no lo tome a mal, dónde está el sentido del humor????
Siempre serios los conciliares en esta página???, yo los conozco de joda todo el día, en tangas y zungas o viendo programitas picantes o leyendo revistitas algo hot después de las reuniones de acción caótica.
Viejo afloje un poco, mire cuantos amigos de clergyman andan por las playas del Caribe con cachorras especta culares o armando videos caseros con remiseros flojos de bragueta!!!
Relax, que ya los papas se cagan encima cuando tienen que confesar a Cristo delante de los infieles, para que tanto ardor uds en este blog???, viejo!!!. Stop, calma papá, calma que los tradicionalistas de verdad y sobre todo los lefebvrianos del tomate son lo peor que le pudo pasar a esta Iglesia llena de joyitas y con la mas actualizada y moderna doctrina que haya salido de claustro alguno postkantiano.
Viejo Garba, no te lo tomes a pecho chabón que si te agarra un bobazo el circo no te va a llorar.
Después de todo no nos vas a convencer de volver con los que hicieron teta a la Esposa Inmaculada de Cristo a menos que se aviven y le vuelvan a dar bola al que murió por ellos!!!
Y no te preocupes mas por nosotros, querido, por que ya sabés que soy otro tradicionalista oloroso y supercatólico pedante integrista del carajo (y porque no facho nazi medieval retrógrado) que no estoy en el eterno diálogo payasesco.
Tomátelo con soda y seguí leyendo a Anselm Grün que yo sigo mi tortura con Garrigou.

catolico perplejo dijo...

Garba ¿le parece confiable el libro del propio Muller “Dogmática católica: estudio y práctica de la teología” (Friburgo, 2003, quinta edición) donde afirma que "la virginidad no tiene que ver con las características fisiológicas en el proceso natural del nacimiento de Jesús (como la no-apertura del útero, la incolumidad del himen o la ausencia de las contracciones), sino con el influjo salvífico y redentor de la gracia de Cristo para la naturaleza humana” sólo por citar un ejemplo. O que afirmó que Catolicos y protestantes "estamos por lo tanto ya unidos en aquello que llamamos la Iglesia visible", lo puede ver acá http://www.kath-akademie-bayern.de/tl_files/Kath_Akademie_Bayern/Veroeffentlichungen/zur_debatte/pdf/2011/Vortrag_Mueller.pdf. Y respecto a los vinculos de Muller con Gutierrez -el de la "Teología de la Liberación"- ¿le parece "confiable este lugar? http://www.ewtnnews.com/catholic-news/Vatican.php?id=5927#ixzz22yLRJTNA. ¿O tal vez EWTN le parezca un antro de integristas recalcitrantes? no me extrañaría que así le parezca

catolico perplejo dijo...

después de leer las aberraciones de Muller en este sitio: http://abbacomunicaciones.com/mons-muller-considera-interpretacion-heretica-la-tesis-de-que-el-vaticano-ii-rompe-con-la-tradicion-de-la-iglesia-2/

no tengo dudas de que el hereje es él. Han puesto al lobo de cuidador del rebaño ...

ANONIMO DE LA ORTOGRAFIA dijo...

Amigos de la Fraternidad, me tomaré unos minutos en la computadora para tratar de escribir algo más entendible.
Haré una pequeña introducción y luego iré al grano.
Resulta que entre a este blog creyendo que es un blog Católico y me encuentro totalmente estafado en el espíritu del mismo, ya que encuentro en el un espíritu de resentimiento y de blasfemia ante la Iglesia que durante 2000 años ha sido vuestro hogar, además de esto que en reiteradas ocasiones ha intentado por todos los medios que no se llegue a profundizar las diferencias entre la Fraternidad y Roma.
Le comento que estoy muy acostumbrado a debatir entre ateos biblistas, agnósticos biblistas , ortodoxos orientales y Protestantes , y exactamente la misma constante, todos arremeten con la Iglesia y el Papa, por lo que encontrar un Blog Católico con el mismo espíritu revanchista y resentido que encuentro permanentemente me llevó a tratar de mostrar algunos puntos y en especial a Marcar que ese no es el Espíritu de alguien que se dice Católico y esa es también la tradición de 2000 años, se puede criticar? Si pero siempre con un espíritu fraterno, espíritu que no encuentro en este blog, ni en el Autor del Blog ni en ninguno de los escribientes de la Fraternidad, por lo que les digo que están yendo en contra de 2.000 años de Tradición al respecto y tienen más de Protestante que de Católico en su Actuar. Ya que no solo ensucian sino que confunden por lo tanto no me cansaré de solicitar que en un lugar grande y bien visible aclare la situación canónica y el pensamiento ya que a mi humilde entender es extremadamente una falta a la verdad. Le sigo proponiendo a Pagina Católica, que ponga Pagina Católica no Vaticanista o lo que sea pero que no engañe, ya que yo soy uno de los que caí aquí buscando otra cosa a lo que encontré.

ANONIMO DE LA ORTOGRAFIA dijo...

Hay muchos puntos de incoherencia y que no me cierran por ningún lado en la Fraternidad.
El primer punto es que encuentro que Monseñor Lefebvre firma el Concilio Vaticano II y todas las actas y luego cambia de opinión, el segundo punto que encuentro es que el 5 de mayo de 1988 firma un acta con Roma para volver y el 6 de Junio patea el tablero nuevamente, poniendo por escusa una fecha, pero viendo que en realidad el tema doctrinal es el que le interesa y el que ya había firmado (mas allá que se que lleva mucho por decir porque podría morir Monseñor Lefebvre en esos momentos y el quería asegurarse un obispo tradicionalista por lo menos antes de su muerte y faltando desde mi punto de vista a la providencia divina, en una actitud errada y a sabiendas de que provocaría el acto cismático y la posterior Excomunion de Roma)
Situación que vuelvo a encontrar totalmente parecida a la situación de Lutero y de muchos que se fueron de la Iglesia y que permanentemente llaman la gran ramera al igual que en este blog. Y es que no me canso de decir que a Lutero no le Tuvieron ni un quinto de la paciencia que a Monseñor Lefebvre. Y en esto encuentro como garantía en todo a Ratzinger que desde mi punto de vista creo que es uno de los teólogos más grandes de la historia. Ratzinger como prefecto y como Papa hace todo para que la Fraternidad vuelva a Roma allana todos los caminos y el único paso que queda por dar es que la Fraternidad prácticamente acepte lo que se comprometió Monseñor Lefebvre en ese 5 de mayo del 1988. Y de nuevo la fraternidad patea el tablero.
Otro tema también es que me encuentro que el Obispo que Ordeno a los Cuatro Obispos con Lefebvre ya volvió a plena comunión y explica en un libro como es el verdadero tradicionalismo en comunión con la Iglesia Católica y sin ir más lejos en estas semanas sale una foto abrazándose con Francisco en señal de aceptación total al Tradicionalismo desde Roma. Cuando les muestro la foto todos se escandalizan y comienzan a blasfemar de nuevo contra la iglesia a la cual estaban unidos hasta hace un par de años, (Iglesia que posee la promesa de Cristo de la fe verdadera y de que se iba a depurar, y que es la que tiene el mandato de confirmar a sus hermanos en la fe)
Bien, cuando voy al tema doctrinal me recuerdo el gran tema doctrinal con los hermanos ortodoxos y lo saco a relucir.
Aquí es donde explico que el Filioque fue negado reiteradas veces por los Papas y en un momento es explicitado en una
La realidad es que Filioque mas allá de ser dogma forma parte esencial de la tradición y es causa de herejía para los ortodoxos y para los romanos del primer milenio pero para los romanos del segundo milenio deja de ser herejía. Entonces alguno de los dos milenios desde Roma se estuvo blasfemando directamente contra Dios, no es que anduvimos con vueltas si tienen razón los del primer milenio los del segundo milenio son blasfemos y si tienen razón los del segundo milenio los del primero son unos blasfemos y quizá idolatría en el SENO MISMO DE LA IGLESIA.

Bien iré ahora al Grano:
Aquí donde quizá en forma un poco agresiva es que emplazo primero a Hacha Brava a que se sitúe en el año 396 y que me diga respecto a la tradición Lefebrista como se resuelve el problema ya que no hay pecado más grave que la blasfemia contra el Espíritu Santo, luego invito a Jack y ahora formalmente lo invito a Usted y si es posible a Pagina Católica.
Y termino diciendo si Cardenal Neuman vino a decirnos que no somos herejes ni blasfemos. Y aquí introduce un concepto totalmente nuevo a la tradición y habla del desarrollo del dogma, y el DOGMA, es parte intrínseca de la Tradición!
En una palabra no encuentro la coherencia en la Fraternidad ya que ante un tema tan esencial como la blasfemia por siglos contra el Espiritu Santo nadie quiere hablar.
Si un lefebrista se situa en el 396 y mira los próximos 1600 años de blasfemia se agarra la cabeza y esa es la idea que pido que me expliquen!
Saludos Cordiales

Anónimo dijo...

Muy Interesante planteo.
Lo estudiaré

Anónimo dijo...


Por favor ..

Explíqueme porque razón
la consagración de tres obispos por Lefebvre y Castro Meyer , sin autorización de la Santa Sede… , un acto de desobediencia grave a pesar de las suplicas fraternales de JP II , …..fue un “ acto heroico “ como dice la declaración …


Jack the Ripper dijo...

Si alguien entiende que es lo que quiere decir nuestro amigo supercatólico, por favor explique.
Gracias.

Página Católica dijo...

Anónimo de la ortografía:

En primer lugar Ud. está un poco confundido porque el obispo de Castro Mayer que fue coconsagrante con Lefebvre no volvió a la "comunión". Ud. se refiere a Mons. Rifan, su sucesor.

Con respecto al Filioque, no he tenido tiempo para verificar el símbolo de Nicea. Pero entiendo lo que Ud. quiere significar, que la Iglesia en los primeros tiempos podría no haberlo afirmado explícitamente, y que ahora lo afirma.
Eso ha pasado con otras verdades de la Fe como la Inmaculada Concepción. No quiere decir que no se haya creído desde un principio, sino que la afirmación dogmática aconteció cuando ya no quedaron dudas de eso, y todos los adversarios del dogma fueron derrotados.
Hay veces que la Iglesia se ve obligada a afirmar en un concilio, una verdad que fue creída en paz hasta que un heresiarca la cuestionó. Por ejemplo la Divinidad de Cristo, etc.

Por otro lado, no viene al caso su planteo porque la Fraternidad NO CUESTIONA DOGMA ALGUNO. El Concilio VII no definió ningún dogma, de modo que a la Fe católica, nada se le agregó en ese concilio, nada que obligue como verdad de Fe.
La Fe de la Iglesia es igual antes y después del VII y todas las enseñanzas del Magisterio posterior, deben entenderse a la luz de la Tradición. Si hay duda, se sigue la Tradición. Si hay contradicción se debe desechar la novedad o declarar que eso no es un tema de Fe.

Finalmente, Ud. copia un versículo de san Juan, pero no completo. Es como sigue: "Mas cuando viniere el Consolador, el Espíritu de verdad que procede del Padre, y que YO OS ENVIARÉ de parte de mi Padre..."

De modo que el Hijo tiene una participación activa en en envío del Espíritu. Por eso el XI concilio de Toledo (año 675): dice "El Espíritu Santo, que es la Tercera persona de la Trinidad, es Dios, uno e igual al Padre y al Hijo, de la misma sustancia y también de la misma naturaleza [...] por eso, no se dice que es sólo el Espíritu del Padre, sino a la vez el espíritu del Padre y del Hijo".
De modo que ya en la Iglesia antigua se afirmaba esta verdad.

El misterio de la Santísima Trinidad exige esta doble procedencia: Si el Padre es el Ser y el Hijo el Conocer, si el Hijo es la Imagen del Padre en quien Éste se complace, el Espíritu es la corriente amorosa que fluye entre ambos. No puede, por lo tanto no proceder del Hijo.

La tradición oriental, por otro lado, afirmaba que "El Espíritu procede del Padre POR EL HIJO". Nunca estuvo el Hijo desvinculado de la procedencia/envío del Espíritu en la historia de la Iglesia.

En todo caso la tradición latina, supera la oriental, es más perfecta, pero no la contradice. En ese sentido los dogmas pueden ser mejore explicados al paso del tiempo por la profundización en la oración y en la gracia lo cual ilumina la inteligencia para que se puedan comprender mejor. Pero nunca pueden "evolucionar" de modo que se termine opacando o negando la verdad que fue creída siempre y en todo lugar.

Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

Los súper católicos , son los que han “ superado “ la necesidad de la Autoridad en esta tierra o la desconocen , o se burlan de ella ….… que dependen directamente de la autoridad de Cristo ....
..dicen estar en comunión con Roma ( ..será la ciudad de Roma …. hermanamiento ..!!!!) ….
y mucho mas ..

Anónimo dijo...

Autoridad para el bien o para el mal?. Leon XIII por ej era para el bien, ahora F aun no lo sé pero con seguridad para la confusión.
El pedorro arrepentido

Anónimo dijo...

Esteban Piro de arriba 28 de junio de 2013 01:30: Fenomenal, y junto a la declaración de la Frate una brisa de aire fresco en medio de este desconcierto.
Barba Roja

Anónimo dijo...

Cuando abusan de la autoridad que se les confiere seguramente que es para mal, como todo abuso.

Anónimo dijo...

"Súplicas fraternales de JP II"

si don piro no se enojara me REIRÍA A CARCAJADAS (jijiji)
hay cada uno por ahi suelto.

Anónimo dijo...

Y le aclaro don piro que a miliki lo he mirado pero no me daba tanta risa como los modernosos que entran PC a defender lo indefendible, si me disculpa eso es lo que me da tanta risa, por eso eran mi jajajajjajajajjaja tan impertinentes...no por gas hilarante alguno.

Anónimo dijo...

MUY BUENO CATÓLICO PERPLEJO
2013 00:12


"y por la enfatica defensa de las posiciones heterodoxas

(al defender a quienes las encarnan so capa del cargo que detentan)

que campean actualmente al interior de la Iglesia ocupada por la herejía modernista.."

BUEN PUNTO,
MUY BIEN EXPLICADO

IGUAL TODO LO QUE EXPLICÓ PC, EXCELENTE.

Esteban Piro dijo...

Anónimo de las súplicas al Juanpi, RÍASE carajo que si no todo esto es para llorar de amargura sobre todo el ver que los FIRULETES y MILIKIS pretenden dar lecciones de como construir lo que sus generales hicieron teta.
Y no sé quien cornos es Falcionelli.
Le mando un abrazo y rece mucho para que el gran jefe COLA MANCHADA que reside en el tipi de Roma se convierta y deje la cagonería mundana de lado.

TA TARA TATA, TATA!

Anónimo dijo...

Además anónimo de las 12:24 la autoridad que recibieron los Papas para el gobierno de la iglesia es para defender y cuidar el depósito de la fe y el culto no para destruirlos o para hacer lo que se les ocurra.

Anónimo dijo...

Falcionelli del blog Argentinidad, tiene reacciones parecidas a las suyas por eso lo relacioné.

Anónimo dijo...


Entonces no existen los súper católicos… , existen solamente los católicos que hacen lo que se dan las b….. serán un centenar en Argentina con el profesor a la cabeza , ..y los Infra católicos , que son el resto de los bautizados que reconocen la autoridad…..

J.C. García de Polavieja P. dijo...

Me preocupa que Página católica, que merece nuestra atención desde España, no distinga entre la verdadera tradición de la Iglesia y las posiciones lefevbristas. Es muy importante vuestro apoyo a Caponnetto y también vuestra actitud de alerta y prevención ante lo que pasa en Roma. Por eso no deberíais perder autoridad atacando, por ejemplo, al verdadero Vaticano II que no es lo que dicen los de esa hermandad.

Página Católica dijo...

Estimado amigo J.C. García de Polavieja:
Si Ud. se fija bien, no apoyamos todo lo que dice la Fraternidad en ese comunicado. Hemos dado nuestro punto de vista sobre el por qué no se acepta que digan lo que piensan, mientras se deja que los demás hagan lo que quieran.
Los temas que se plantean en este comunicado, son tan densos que no pueden agotarse en el mismo.
Ni creo que los obispos de la Fraternidad hayan pretendido eso.

Gracias por escribirnos y que Dios lo bendiga.

BARBA ROJA dijo...

Será el verdadero vaticano II, al que se refiere el amigo íbero, el que fue blanqueado por el mismísimo cardenal Kasper hace muy poco?.
Si es así entonces nos enteramos que el nefasto cardenal hereje por donde se lo mire y lea se ha convertido en un criptolefebvrista...
Me preocupa que los que debieran ser responsables no terminan de distinguir lo esencial de los accidentes.

Barba Roja

ES CIERTO? dijo...

No nos olvidemos que Monseñor Lefebvre firmó esto:

El 5 de mayo fue firmado, por las dos partes, un protocolo. Este protocolo comprendía una declaración de orden doctrinal, el proyecto de un dispositivo jurídico y medidas destinadas a regular la situación canónica de la Fraternidad y de las personas relacionadas con ella.

En la primera parte del protocolo, Mons. Lefebvre declaraba en su nombre y en el de la Fraternidad San Pío X:

1) Prometer fidelidad a la Iglesia Católica y al Pontífice Romano, cabeza del cuerpo de los obispos;

2) aceptar la doctrina contenida en el nº 25 de la constitución dogmática 'Lumen gentium' del Concilio Vaticano II sobre el magisterio eclesiástico y la adhesión que le es debida;

3) empeñarse a una actitud de estudio y de comunicación con la sede apostólica, evitando toda polémica, a propósito de los puntos enseñados por el Vaticano II o de las reformas posteriores que les parecían difícilmente conciliables con la tradición;

4) reconocer la validez de la Misa y de los Sacramentos celebrados con la intención requerida y según los ritos de las ediciones típicas, promulgadas por Pablo VI y Juan Pablo II;

5) prometer respetar la disciplina común de la Iglesia y las leyes eclesiásticas, especialmente aquellas contenidas en el Código de Derecho Canónico de 1983, restando salva la disciplina especial concedida a la Fraternidad por ley particular.

AMOR Y VERDAD dijo...

CARTA DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI A LOS OBISPOS DE LA IGLESIA CATÓLICA
sobre la remisión de la excomunión de los cuatro Obispos consagrados por el Arzobispo Lefebvre

Queridos Hermanos en el ministerio episcopal

La remisión de la excomunión a los cuatro Obispos consagrados en el año 1988 por el Arzobispo Lefebvre sin mandato de la Santa Sede, ha suscitado por múltiples razones dentro y fuera de la Iglesia católica una discusión de una vehemencia como no se había visto desde hace mucho tiempo. Muchos Obispos se han sentido perplejos ante un acontecimiento sucedido inesperadamente y difícil de encuadrar positivamente en las cuestiones y tareas de la Iglesia de hoy. A pesar de que muchos Obispos y fieles estaban dispuestos en principio a considerar favorablemente la disposición del Papa a la reconciliación, a ello se contraponía sin embargo la cuestión sobre la conveniencia de dicho gesto ante las verdaderas urgencias de una vida de fe en nuestro tiempo. Algunos grupos, en cambio, acusaban abiertamente al Papa de querer volver atrás, hasta antes del Concilio. Se desencadenó así una avalancha de protestas, cuya amargura mostraba heridas que se remontaban más allá de este momento. Por eso, me siento impulsado a dirigiros a vosotros, queridos Hermanos, una palabra clarificadora, que debe ayudar a comprender las intenciones que me han guiado en esta iniciativa, a mí y a los organismos competentes de la Santa Sede. Espero contribuir de este modo a la paz en la Iglesia.

Una contrariedad para mí imprevisible fue el hecho de que el caso Williamson se sobrepusiera a la remisión de la excomunión. El gesto discreto de misericordia hacia los cuatro Obispos, ordenados válidamente pero no legítimamente, apareció de manera inesperada como algo totalmente diverso: como la negación de la reconciliación entre cristianos y judíos y, por tanto, como la revocación de lo que en esta materia el Concilio había aclarado para el camino de la Iglesia. Una invitación a la reconciliación con un grupo eclesial implicado en un proceso de separación, se transformó así en su contrario: un aparente volver atrás respecto a todos los pasos de reconciliación entre los cristianos y judíos que se han dado a partir del Concilio, pasos compartidos y promovidos desde el inicio como un objetivo de mi trabajo personal teológico. Que esta superposición de dos procesos contrapuestos haya sucedido y, durante un tiempo haya enturbiado la paz entre cristianos y judíos, así como también la paz dentro de la Iglesia, es algo que sólo puedo lamentar profundamente. Me han dicho que seguir con atención las noticias accesibles por Internet habría dado la posibilidad de conocer tempestivamente el problema. De ello saco la lección de que, en el futuro, en la Santa Sede deberemos prestar más atención a esta fuente de noticias. Me ha entristecido el hecho de que también los católicos, que en el fondo hubieran podido saber mejor cómo están las cosas, hayan pensado deberme herir con una hostilidad dispuesta al ataque. Justamente por esto doy gracias a los amigos judíos que han ayudado a deshacer rápidamente el malentendido y a restablecer la atmósfera de amistad y confianza que, como en el tiempo del Papa Juan Pablo II, también ha habido durante todo el período de mi Pontificado y, gracias a Dios, sigue habiendo.

AMOR Y VERDAD dijo...

Otro desacierto, del cual me lamento sinceramente, consiste en el hecho de que el alcance y los límites de la iniciativa del 21 de enero de 2009 no se hayan ilustrado de modo suficientemente claro en el momento de su publicación. La excomunión afecta a las personas, no a las instituciones. Una ordenación episcopal sin el mandato pontificio significa el peligro de un cisma, porque cuestiona la unidad del colegio episcopal con el Papa. Por esto, la Iglesia debe reaccionar con la sanción más dura, la excomunión, con el fin de llamar a las personas sancionadas de este modo al arrepentimiento y a la vuelta a la unidad. Por desgracia, veinte años después de la ordenación, este objetivo no se ha alcanzado todavía. La remisión de la excomunión tiende al mismo fin al que sirve la sanción: invitar una vez más a los cuatro Obispos al retorno. Este gesto era posible después de que los interesados reconocieran en línea de principio al Papa y su potestad de Pastor, a pesar de las reservas sobre la obediencia a su autoridad doctrinal y a la del Concilio. Con esto vuelvo a la distinción entre persona e institución. La remisión de la excomunión ha sido un procedimiento en el ámbito de la disciplina eclesiástica: las personas venían liberadas del peso de conciencia provocado por la sanción eclesiástica más grave. Hay que distinguir este ámbito disciplinar del ámbito doctrinal. El hecho de que la Fraternidad San Pío X no posea una posición canónica en la Iglesia, no se basa al fin y al cabo en razones disciplinares sino doctrinales. Hasta que la Fraternidad non tenga una posición canónica en la Iglesia, tampoco sus ministros ejercen ministerios legítimos en la Iglesia. Por tanto, es preciso distinguir entre el plano disciplinar, que concierne a las personas en cuanto tales, y el plano doctrinal, en el que entran en juego el ministerio y la institución. Para precisarlo una vez más: hasta que las cuestiones relativas a la doctrina no se aclaren, la Fraternidad no tiene ningún estado canónico en la Iglesia, y sus ministros, no obstante hayan sido liberados de la sanción eclesiástica, no ejercen legítimamente ministerio alguno en la Iglesia.

A la luz de esta situación, tengo la intención de asociar próximamente la Pontificia Comisión 'Ecclesia Dei', institución competente desde 1988 para esas comunidades y personas que, proviniendo de la Fraternidad San Pío X o de agrupaciones similares, quieren regresar a la plena comunión con el Papa, con la Congregación para la Doctrina de la Fe. Con esto se aclara que los problemas que deben ser tratados ahora son de naturaleza esencialmente doctrinal, y se refieren sobre todo a la aceptación del Concilio Vaticano II y del magisterio postconciliar de los Papas. Los organismos colegiales con los cuales la Congregación estudia las cuestiones que se presentan (especialmente la habitual reunión de los Cardenales el miércoles y la Plenaria anual o bienal) garantizan la implicación de los Prefectos de varias Congregaciones romanas y de los representantes del Episcopado mundial en las decisiones que se hayan de tomar. No se puede congelar la autoridad magisterial de la Iglesia al año 1962, lo cual debe quedar bien claro a la Fraternidad. Pero a algunos de los que se muestran como grandes defensores del Concilio se les debe recordar también que el Vaticano II lleva consigo toda la historia doctrinal de la Iglesia. Quien quiere ser obediente al Concilio, debe aceptar la fe profesada en el curso de los siglos y no puede cortar las raíces de las que el árbol vive.

AMOR Y VERDAD dijo...

Espero, queridos Hermanos, que con esto quede claro el significado positivo, como también sus límites, de la iniciativa del 21 de enero de 2009. Sin embargo, queda ahora la cuestión: ¿Era necesaria tal iniciativa? ¿Constituía realmente una prioridad? ¿No hay cosas mucho más importantes? Ciertamente hay cosas más importantes y urgentes. Creo haber señalado las prioridades de mi Pontificado en los discursos que pronuncié en sus comienzos. Lo que dije entonces sigue siendo de manera inalterable mi línea directiva. La primera prioridad para el Sucesor de Pedro fue fijada por el Señor en el Cenáculo de manera inequívoca: 'Tú… confirma a tus hermanos' (Lc 22,32). El mismo Pedro formuló de modo nuevo esta prioridad en su primera Carta: 'Estad siempre prontos para dar razón de vuestra esperanza a todo el que os la pidiere' (1 Pe 3,15). En nuestro tiempo, en el que en amplias zonas de la tierra la fe está en peligro de apagarse como una llama que no encuentra ya su alimento, la prioridad que está por encima de todas es hacer presente a Dios en este mundo y abrir a los hombres el acceso a Dios. No a un dios cualquiera, sino al Dios que habló en el Sinaí; al Dios cuyo rostro reconocemos en el amor llevado hasta el extremo (cf. Jn 13,1), en Jesucristo crucificado y resucitado. El auténtico problema en este momento actual de la historia es que Dios desaparece del horizonte de los hombres y, con el apagarse de la luz que proviene de Dios, la humanidad se ve afectada por la falta de orientación, cuyos efectos destructivos se ponen cada vez más de manifiesto.

Conducir a los hombres hacia Dios, hacia el Dios que habla en la Biblia: Ésta es la prioridad suprema y fundamental de la Iglesia y del Sucesor de Pedro en este tiempo. De esto se deriva, como consecuencia lógica, que debemos tener muy presente la unidad de los creyentes. En efecto, su discordia, su contraposición interna, pone en duda la credibilidad de su hablar de Dios. Por eso, el esfuerzo con miras al testimonio común de fe de los cristianos –al ecumenismo- está incluido en la prioridad suprema. A esto se añade la necesidad de que todos los que creen en Dios busquen juntos la paz, intenten acercarse unos a otros, para caminar juntos, incluso en la diversidad de su imagen de Dios, hacia la fuente de la Luz. En esto consiste el diálogo interreligioso. Quien anuncia a Dios como Amor 'hasta el extremo' debe dar testimonio del amor. Dedicarse con amor a los que sufren, rechazar el odio y la enemistad, es la dimensión social de la fe cristiana, de la que hablé en la Encíclica Deus caritas est.
?

Aquiles Baeza dijo...

3- Siguiendo a Mons. Lefebvre, afirmamos que la causa de los graves errores que están demoliendo la Iglesia no reside en una mala interpretación de los textos conciliares – una “hermenéutica de la ruptura” que se opondría a una “hermenéutica de la reforma en la continuidad” -, sino en los textos mismos, a causa de la inaudita línea escogida por el concilio Vaticano II. Esta línea se manifiesta en sus documentos y en su espíritu: frente al “humanismo laico y profano”, frente a la “religión (pues se trata de una religión) del hombre que se hace Dios”, la Iglesia, única poseedora de la Revelación “del Dios que se hizo hombre” quiso manifestar su “nuevo humanismo” diciendo al mundo moderno: “nosotros también, más que nadie, tenemos el culto del hombre” (Pablo VI, Discurso de clausura, 7 de diciembre de 1965). Mas esta coexistencia del culto de Dios y del culto del hombre se opone radicalmente a la fe católica, que nos enseña a dar el culto supremo y el primado exclusivo al solo Dios verdadero y a su único Hijo, Jesucristo, en quien “habita corporalmente la plenitud de la divinidad” (Col. 2, 9).

AMOR Y VERDAD dijo...

Por tanto, si el compromiso laborioso por la fe, por la esperanza y el amor en el mundo es en estos momentos (y, de modos diversos, siempre) la auténtica prioridad para la Iglesia, entonces también forman parte de ella las reconciliaciones pequeñas y medianas. Que el humilde gesto de una mano tendida haya dado lugar a un revuelo tan grande, convirtiéndose precisamente así en lo contrario de una reconciliación, es un hecho del que debemos tomar nota. Pero ahora me pregunto: ¿Era y es realmente una equivocación, también en este caso, salir al encuentro del hermano que 'tiene quejas contra ti' (cf. Mt 5,23s) y buscar la reconciliación? ¿Acaso la sociedad civil no debe intentar también prevenir las radicalizaciones y reintegrar a sus eventuales partidarios –en la medida de lo posible- en las grandes fuerzas que plasman la vida social, para evitar su segregación con todas sus consecuencias? ¿Puede ser totalmente desacertado el comprometerse en la disolución de las rigideces y restricciones, para dar espacio a lo que haya de positivo y recuperable para el conjunto? Yo mismo he visto en los años posteriores a 1988 cómo, mediante el regreso de comunidades separadas anteriormente de Roma, ha cambiado su clima interior; cómo el regreso a la gran y amplia Iglesia común ha hecho superar posiciones unilaterales y ablandado rigideces, de modo que luego han surgido fuerzas positivas para el conjunto. ¿Puede dejarnos totalmente indiferentes una comunidad en la cual hay 491 sacerdotes, 215 seminaristas, 6 seminarios, 88 escuelas, 2 institutos universitarios, 117 hermanos, 164 hermanas y millares de fieles? ¿Debemos realmente dejarlos tranquilamente ir a la deriva lejos de la Iglesia? Pienso por ejemplo en los 491 sacerdotes. No podemos conocer la trama de sus motivaciones. Sin embargo, creo que no se hubieran decidido por el sacerdocio si, junto a varios elementos distorsionados y enfermos, no existiera el amor por Cristo y la voluntad de anunciarlo y, con Él, al Dios vivo. ¿Podemos simplemente excluirlos, como representantes de un grupo marginal radical, de la búsqueda de la reconciliación y de la unidad? ¿Qué será de ellos luego?

Ciertamente, desde hace mucho tiempo y después una y otra vez, en esta ocasión concreta hemos escuchado de representantes de esa comunidad muchas cosas fuera de tono: soberbia y presunción, obcecaciones sobre unilateralismos, etc. Por amor a la verdad, debo añadir que he recibido también una serie de impresionantes testimonios de gratitud, en los cuales se percibía una apertura de los corazones. ¿Acaso no debe la gran Iglesia permitirse ser también generosa, siendo consciente de la envergadura que posee; en la certeza de la promesa que le ha sido confiada? ¿No debemos como buenos educadores ser capaces también de dejar de fijarnos en diversas cosas no buenas y apresurarnos a salir fuera de las estrecheces? ¿Y acaso no debemos admitir que también en el ámbito eclesial se ha dado alguna salida de tono? A veces se tiene la impresión de que nuestra sociedad tenga necesidad de un grupo al menos con el cual no tener tolerancia alguna; contra el cual pueda tranquilamente arremeter con odio. Y si alguno intenta acercársele –en este caso el Papa- también él pierde el derecho a la tolerancia y puede también ser tratado con odio, sin temor ni reservas.

AMOR Y VERDAD dijo...

Queridos Hermanos, por circunstancias fortuitas, en los días en que me vino a la mente escribir esta carta, tuve que interpretar y comentar en el Seminario Romano el texto de Ga 5,13-15. Percibí con sorpresa la inmediatez con que estas frases nos hablan del momento actual: «No una libertad para que se aproveche el egoísmo; al contrario, sed esclavos unos de otros por amor. Porque toda la ley se concentra en esta frase: 'Amarás al prójimo como a ti mismo'. Pero, atención: que si os mordéis y devoráis unos a otros, terminaréis por destruiros mutuamente». Siempre fui propenso a considerar esta frase como una de las exageraciones retóricas que a menudo se encuentran en San Pablo. Bajo ciertos aspectos puede ser también así. Pero desgraciadamente este 'morder y devorar' existe también hoy en la Iglesia como expresión de una libertad mal interpretada. ¿Sorprende acaso que tampoco nosotros seamos mejores que los Gálatas? Que ¿quizás estemos amenazados por las mismas tentaciones? ¿Que debamos aprender nuevamente el justo uso de la libertad? ¿Y que una y otra vez debamos aprender la prioridad suprema: el amor? En el día en que hablé de esto en el Seminario Mayor, en Roma se celebraba la fiesta de la Virgen de la Confianza. En efecto, María nos enseña la confianza. Ella nos conduce al Hijo, del cual todos nosotros podemos fiarnos. Él nos guiará, incluso en tiempos turbulentos. De este modo, quisiera dar las gracias de corazón a todos los numerosos Obispos que en este tiempo me han dado pruebas conmovedoras de confianza y de afecto y, sobre todo, me han asegurado sus oraciones. Este agradecimiento sirve también para todos los fieles que en este tiempo me han dado prueba de su fidelidad intacta al Sucesor de San Pedro. El Señor nos proteja a todos nosotros y nos conduzca por la vía de la paz. Es un deseo que me brota espontáneo del corazón al comienzo de esta Cuaresma, que es un tiempo litúrgico particularmente favorable a la purificación interior y que nos invita a todos a mirar con esperanza renovada al horizonte luminoso de la Pascua.

Con una especial Bendición Apostólica me confirmo
Vuestro en el Señor

Benedictus PP. XVI

Anónimo dijo...

Segun periodistas expertos dedicados a noticias procedentes del Vaticano, SS Francisco I, habria firmado ya varias modificaciones en la anacronica liturgia que defienden los partidarios de Monseñor Lefebvre.Una de las modificaciones seria que al entrar al templo,el sacerdote seria seguido de monaguillos y de una comparsa compuesta por voluntarios gays y trans que entonarian contoneando sus cuerpos de plastico un nuevo himno que diria ,mas o menos asi:
"pitos,matracas ,bombos tambores,somos del concilio,somos los mejores"
Habra mas informaciones para este boletin.
cefas

AMOR Y VERDAD dijo...

PAGINA CATOLICA USTED ES EL PROMOTOR DE COMENTARIOS COMO EL ANTERIOR!
ES USTED UNA PERSONA DE BIEN?

AMOR Y VERDAD dijo...

CRISTO ES EL CAMINO LA VERDA Y LA VIDA.

HOMBRES DE POCA FE! NO SABEN QUE PARA DIOS NADA ES IMPOSIBLE!

AMOR Y VERDAD dijo...

ANONIMO DE LAS 17:43
QUIZA ES ESTA NOTICIA LA QUE LEYÓ:
«El Evangelio es para todos. Este ir hacia los pobres no significa que debamos convertirnos en pauperistas o en una especie de vagabundos espirituales. No, no es esto. Significa que tenemos que ir hacia la carne de Jesús que sufre, pero la carne de Jesús que sufre es también la de aquellos que no lo conocen con sus estudios, con su inteligencia o su cultura. Tenemos que ir allí. Por eso me gusta usar la frase «ir hacia las periferias», las periferias existenciales. Todas, las de la pobreza física y real y las de la pobreza intelectual que también es real. Todas... Y allí sembrar la semilla del Evangelio, con la palabra y el testimonio».


«Y esto significa que tenemos que tener valor...Quiero deciros algo: En el Evangelio es bello el texto que habla del pastor que, cuando vuelve al redil, se da cuenta de que le falta una oveja; deja las noventa y nueve y va a buscarla. Va a buscar una. Pero... nosotros tenemos una ¡nos faltan las noventa y nueve! Tenemos que salir, tenemos que ir a buscarlas. En esta cultura, digamos la verdad, tenemos solo una, somos minoría. Y ¿no sentimos el fervor, el celo apostólico de salir y buscar a las otras noventa y nueve? Esta es una gran responsabilidad y tenemos que pedir al Señor la gracia de la generosidad y el valor de la paciencia para salir y anunciar el Evangelio».

Aquiles Baeza dijo...

UN POCO DE MEMORIA NO VIENE MAL
EL AMOR Y VERDAD DE LOS PERSEGUIDORES DE LA TRADICION

Hace cinco meses, SER el Sr. Cardenal Jorge Mario Bergoglio,
decidió la expulsión de los fieles
del Sagrado Corazón de Jesús.
Cinco meses atrás, durante la Solemnidad de Corpus Christi (06/06/2010), la intolerancia que maneja a su antojo la Arquidiócesis de Buenos Aires fue desplegada en toda su crueldad contra la pequeña comunidad del Sagrado Corazón de Jesús en el barrio de Flores. Desde ese día no se ha vuelto a celebrar la Santa Misa Dominical que durante cuatro años se dijera puntualmente a las 11 de la mañana.
La persecución fue tan tenaz y vigorosa que, posteriormente, se ordenó la expulsión de esos mismos fieles que habían empezado a colaborar en la Iglesia de Santa Julia. Con lo cual el escarmiento fue llevado al plano personal.
Por eso nos ha causado cierta sorpresa un supuesto "paper" difundido por el blog El Tribuno, en el que se citan las justificaciones que el Sr. Arzobispo habría dado a una de las acusaciones que le estaría haciendo la Santa Sede en este momento, y que son consecuencia del impresionante escándalo que para él significan el caso del obispo adúltero, las andanzas de Mons. García, el plan para boicotear la Misa Tridentina y el cierre de la Capilla, entre otros.
Con respecto a esto último, siempre según el Tribuno, el Cardenal le habría dicho al Vaticano que la decisión de terminar con la pujante comunidad del Sagrado Corazón la habría tomado el párroco de Santa Francisca Javier Cabrini, padre Antonio Panaro.
No creemos que así se haya dicho, porque no se le va a enseñar a la Santa Sede cómo funciona una organización jerárquica. Más aún, ésto nunca pudo ocurrir sin su conocimiento, pues es bien sabido que no se prende ni una simple vela sin que se lo haga saber su servicio de información.
De modo que el sentido común ha de indicar con certeza, que jamás pudo el párroco aludido decidir por sí mismo. Pero para mayor y definitivo abundamiento, dejaremos constancia de lo sucedido.
En la mañana del Lunes 7 de Junio, al ser llamado telefónicamente Mons. Luis Fernández, Vicario de Flores, por uno de los colaboradores de la Capilla para informarle lo acontecido, manifestó estar al tanto y dijo que había que esperar las directivas que emanaría el Sr. Cardenal. Es más, dijo también que se iba a ver dónde estaba la verdadera Iglesia, que sería la que obedeciera aquellas directivas.
Dos días después, el miércoles 9, el padre Antonio Panaro le dijo a una comisión de cinco fieles que fueron a verlo, que la decisión última de clausurar la Capilla ya estaba tomada y que provenía del Cardenal Bergoglio. Es lo mismo que escucharon dos fieles de boca de Mons. Luis Fernández en una entrevista que les concedió el Viernes 11.

SIGUE...

Aquiles Baeza dijo...

Es decir, no queda ni la más remota duda de que SER Mons. Jorge Mario Bergoglio es el responsable de este atropello infligido a la caridad, a su propia paternidad y a la tradición. Causando así gran perjuicio y dolor al pequeño rebaño puesto bajo su cuidado, sin escucharlo previamente, y sin dirigirle la más mínima palabra ni personalmente ni por interpósita persona.
Según el filósofo Donoso Cortés, hay una relación de directa proporcionalidad entre la Lujuria y la Crueldad; de modo que sólo basta averiguar cuánto marca el termómetro de la primera para saber cuan cruel será el trato que se ha de dar, en el seno de una determinada comunidad, sobre todo a los más débiles de entre sus miembros.
Luego del escándalo del presbítero adúltero al que, según las últimas versiones, su Eminencia habría llevado al episcopado guardando bajo siete llaves el expediente inculpatorio y firmando una declaración jurada por la que daba testimonio de que era inocente; luego de conocerse las andanzas de Mons. García con la Sociedad Siervas del Divino Salvador; luego de ver el estado de amancebamiento público e impune de algunos sacerdotes: ¿qué podían esperar los fieles que no fuera la más cobarde de las crueldades?
Nosotros desde aquí seguiremos rezando por su conversión. Porque Justicia habrá, sino en esta vida con seguridad en la otra, de la cual nadie se va a salvar; ni siquiera un hombre rico y poderoso como el Cardenal Bergoglio. ¿No le habrá bastado para muestra el botón del último 27?

http://pagina-catolica.blogspot.com.ar/2010/11/lujuria-y-crueldad.html

Página Católica dijo...

Dígame estimado Anónimo de la Ortografía que ahora escribe como Amor y Verdad: ¿Ud. cree que los lectores de este blog son niños a los que nosotros les decimos lo que deben escribir?

Creo que ya se está pasando de la raya y, de seguir así, pronto procederé a borrar todos los comentarios que vengan de Ud. o presuma que de Ud. vienen.
Copio a continuación lo que Ud. escribió:

AMOR Y VERDAD dijo...
PAGINA CATOLICA USTED ES EL PROMOTOR DE COMENTARIOS COMO EL ANTERIOR!
ES USTED UNA PERSONA DE BIEN?

Jack the Ripper dijo...

Un poco mas de amor y verdad.
Recemos para que esto no se haga realidad.

A new prefect for the Congregation of Divine Worship and the Sacraments should soon be appointed.

The current prefect, Cardinal Antonio Canizares Llovera, would be appointed as the successor to Cardinal Antonio Maria Rouco Varela as the Archbishop of Madrid, Spain.

Pope Francis would call Archbishop Piero Marini, who was Pontifical Master of Ceremonies during Bl. John Paul II’s Pontificate and now heads the Vatican’s commission for Eucharistic Congresses.

Before becoming Master of Pontifical Ceremonies under Pope Wojtyla, Piero Marini was the personal secretary of Abp. Annibale Bugnini in the 1970s - and a close friend of his mentor. He was one of the very first prelates received in audience by Pope Francis in the first days of his pontificate.

Agrego:
1-Marini ha hecho declaraciones contundentes a favor de las uniones gay y es un destructor de la belleza y honor litúrgicos. Finalmente eyectado por Benedicto del cual ha hecho lamentables declaraciones poco dignas luego del arribo de F.
2-Bugnini fue el fabricador de la Misa del novus ordo bajo la tutela de protestantes y judíos. Luego de descubrirse su pertenencia masónica, Pablo VI con la doblez que lo caracterizó, lo eyectó a la nunciatura en...Teherán.

Kyrie Eleison.
Christe Eleison.
Kyrie Eleison.

Anónimo dijo...

Aquiles Baeza

Donde se puede tener mas información sobre el tema de la pequeña comunidad del Sagrado Corazón de Jesús ..antecedentes , causa del problema , etcétera......para poder opinar ....
B.P.

Página Católica dijo...

Busque en el archivo de este blog, Junio de 2010 (quizá también Julio) y va a encontrar toda la info que necesita. Seguimos el caso paso a paso. Un atropello de Bergoglio y sus Boy's aquí.
Saludos.

Santiago Corzo dijo...

En las palabras de San Pío X (10 de mayo de 1909) yo encuentro consuelo a las arteras declaraciones de los Lefebr... : No permitáis que vosotros mismos seáis engañados por las taimadas declaraciones de aquellos que persistentemente claman que desean estar con la Iglesia, amar a la Iglesia, luchar para que la gente no salga de ella… sino juzgarlo por sus obras. Si ellos desprecian a los pastores de la Iglesia e incluso el Papa, si intentan por todos los medios evadir su autoridad para eludir sus directivas y juicios… entonces, ¿de qué Iglesia hablan esos hombres? Ciertamente no de la establecida sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, con Jesucristo mismo como la piedra angular” (Ef 2,20)

Anónimo dijo...

Clarísimo ...

Anónimo dijo...

Siempre y cuando no sean los usurpadores de la sede de Pedro. Ojo con el contexto.

Anónimo dijo...

Porque el tema ahora es que el error viene desde adentro ya no de fuera.

Anónimo dijo...

Los dos comentarios de las 8:37 que parecen ser de la misma persona son bastante ….diría confuso ….
Habla de usurpadores ( que están a dentro ) ¿..de donde vienen estos usurpadores ..?.. pues dices que antes el error “ viene desde a fuera “ pero de donde ., de quien ..?

Una pregunta …¿ vos a donde estas ..a fuera ,…a dentro ..? quienes son los de adentro .., los de afuera ...que quil....bo creaste

JP

Anónimo dijo...

Parece que JP no leyó Pascendi.

Anónimo dijo...

Siempre el error SALE de adentro

ejemplo ..los Lefes...

Anónimo dijo...

Los lefes no son el error el error es el modernismo
oooootro que no leyó Pascendi.