miércoles, 15 de junio de 2011

Traición a la sangre derramada por la Patria


Agravio a uno de nuestros héroes

Retiran el retrato de Giachino del
Concejo Deliberante de Mar del Plata



Despliegue esta entrada para oír una entrevista a la madre del Capitán Giachino


En la madrugada del 2 de Abril de 1982, una patrulla de comandos anfibios de la Armada Argentina, que había llegado a bordo del destructor ARA Santísima Trinidad y era mandada por el capitán de fragata (post mortem) Pedro Edgardo Giachino, rodeo la casa del gobernador inglés de las Islas Malvinas en Puerto Argentino.

Sus órdenes eran tomarla sin, en lo posible, causar bajas al enemigo. Giachino avanzó sin disparar y, al entrar por la fuerza en la vivienda, fue recibido por fuego enemigo que le causó la muerte horas después. Pero el objetivo del Operativo Rosario se había cumplido: las Malvinas fueron recuperadas sin causar una sola baja al enemigo.

La Patria lo premió con su máxima condecoración militar: "Cruz la Nación Argentina al heroico valor en combate".

Pero mucha agua pasó bajo el puente... Hoy la Argentina es una Nación que, por haber abandonado sus raíces Católicas e Hispánicas, parece estar en vías de extinción. Pues solo un cuerpo moribundo puede tolerar impasiblemente, que un político de segundo orden haya ordenado quitar el retrato del héroe del Consejo Deliberante de la Ciudad de Mar del Plata, lugar donde vivió y sirvió a la Patria.

Nosotros le hacemos un humilde desagravio colocando aquí su despreciado retrato.

Capitan de Fragata Pedro Eduardo Giachino:

¡Presente!


Entrevista realizada por Radio Cadena 3,
a la madre del Capitán Giachino, el 15 de Junio pasado.








Nació el 28 de mayo de 1947 en la provincia de Mendoza, donde realizó sus estudios primarios y secundarios. Ingresó a la Armada Argentina el 3 de febrero de 1964 como cadete del Curso Preparatorio de la Escuela Naval Militar. En dicho Instituto se destacó por sus cualidades deportivas y su envidiable sentido del humor. Se inclinó por la Infantería de Marina, destacándose rápidamente por su elevado espíritu militar.

Luego de finalizar el Viaje de Instrucción a bordo de la Fragata ARA "Libertad”, se recibió de Guardiamarina de Infantería de Marina el 30 de diciembre de 1967, integrando la Promoción 96 de cadetes navales.

En febrero de 1968 realizó un intensivo curso de Comandos para Infantes de Marina en Tierra del Fuego. Su primer destino fue el Batallón de Infantería de Marina N°5.
Sus inclinaciones por el combate en circunstancias especiales, lo llevaron a realizar el curso de Reconocimiento Anfibio en el año 1970.

En 1971 aprobó el curso de Comandos para Personal Superior en la Escuela de Infantería del Ejército Argentino, en el que sobresalió por sus condiciones profesionales.
Completó su formación como comando anfibio al calificarse como paracaidista militar en la Brigada de Infantería Aerotransportada del Ejército Argentino, en Córdoba.
Ascendió a Teniente de Navío el 31 de diciembre de 1975.

Luego, en el Batallón de Infantería de Marina N°1 fue Jefe de una Compañía de Tiradores. Posteriormente ocupó el cargo de Jefe de Operaciones de la Agrupación Comandos Anfibios y más tarde el de Ayudante del Jefe de Operaciones e Inteligencia de la Fuerza de Apoyo Anfibio. El 31 de diciembre de 1981, ya como Capitán de Corbeta, asume su último cargo: Segundo Comandante del Batallón de Infantería de Marina Nº2.

Para las operaciones de recuperación de nuestras Islas Malvinas, Giachino fue Jefe de una patrulla de Comandos Anfibios y Buzos Tácticos que desembarcó el 1 de abril de 1982 durante la noche, en una playa al Sur de Puerto Argentino. Su misión era lograr la rendición del Gobernador británico antes de que el grueso de las tropas argentinas irrumpiera en la localidad. Con ello Giachino debía evitar un sangriento e inútil combate en plena planta urbana.

La patrulla desembarcó desde el Destructor ARA "Santísima Trinidad", logrando llegar a las playas en botes de goma; las fuerzas enemigas de la zona no advirtieron el desembarco nocturno de los hombres de Giachino.
A las seis de la mañana del 2 de abril de 1982, Giachino rodeó con sus hombres la casa del Gobernador británico y le intimó rendición; los británicos, sorprendidos, abrieron fuego sobre la patrulla. Tal como prescribían las órdenes recibidas, Giachino procedió sin provocar bajas ni daños al oponente; sin duda, estas órdenes son las más difíciles que pueda recibir un militar, pero Giachino estuvo a la altura de las circunstancias.
Repite varias veces su intimación; los británicos redoblaron sus disparos sin dar indicación de tregua alguna.

Treinta minutos después, la primera ola de asalto de la Fuerza de Desembarco Argentina toca tierra en las playas distantes unos siete kilómetros de donde Giachino estaba tratando de lograr la rendición del Gobernador. La recuperación de las Islas se estaba consumando. Pocos minutos después, los vehículos anfibios blindados de la Infantería de Marina Argentina rodaban hacia Puerto Argentino, mientras naves de la Flota de Mar hacían ver sus siluetas en la bahía.

Si las tropas argentinas entraban a la localidad, se iniciaría el combate con los británicos en el mismo pueblo, circunstancia que debía evitarse a toda costa. Giachino supo que debía actuar para impedirlo, de acuerdo con sus órdenes. En su condición de Jefe, tornó la decisión más importante de su vida. En la evidencia de la inutilidad de lograr la rendición británica, avanzó solo hacia el interior de la casa del Gobernador, derribó una puerta. Una ametralladora enemiga le hizo fuego a quemarropa, cayó hacia atrás. Gritó a sus hombres que se cubrieran.

Su segundo (Teniente de Fragata Diego García Quiroga) quiso sacarlo de la línea de fuego, recibiendo a su vez una descarga que lo hirió gravemente. El cabo enfermero Urbina intentó rescatar a sus dos jefes, siendo también herido; aun así, logró dar los primeros auxilios a los oficiales y a sí mismo. La presión de la situación general, motivó al Gobernador británico a ordenar la suspensión del fuego y pedir parlamento.

La misión del Capitán Giachino se había cumplido: el Gobernador se rindió antes de que las tropas argentinas hicieran su entrada a Puerto Argentino. El precio fue la vida de nuestro héroe, quien muere minutos después a causa de las severísimas heridas recibidas.

Ascendido "Post Mortem" al grado de Capitán de Fragata de Infantería de Marina. Sus restos descansan en Mar del Plata, donde reside su familia. Fue condecorado "Post Mortem" con la máxima distinción que otorga la Nación Argentina: "La Cruz al heroico valor en combate".

La Armada Argentina reconoce en el Capitán Giachino al arquetipo del jefe, que lidera a sus hombres en combate asumiendo personalmente los riesgos mayores y que, ante órdenes recibidas, las ejecuta puntillosamente, aun a costa de su propia vida. No delegó en sus subordinados la tarea más peligrosa. La tomó para sí, lo que es privilegio de los grandes.


16 comentarios:

Mario A. Vivas dijo...

Unicamente un conjunto de descastados pudo haber impartido semejante directiva, desconociendo a un héroe de la Patria. Vaya mi especial saludo a la Sra. madre del Capitán Giacchino, y que tenga la certeza más absoluta que su hijo está en la Patria celestial, cerca del Dios de los Ejércitos. Aquí quedamos muchos argentinos que lo recordamos y tenemos como ejemplo de soldado, lejos de ideologías que sólo conocen el odio y la venganza.-------

Anónimo dijo...

Según dice la madre del Capitán Giaquino en una entrevista que le hizo Radio Miami, el presidente del Concejo Deliberante de Mar del Plata, es una persona que estuvo desaparecida, pero luego apareció. Si eso fuera cierto, lo habilitó a cobrar una suculenta indemnización que pagamos todos los argentinos, que luego no estuvo obligado a devolver.

SALVADOR dijo...

El Capitán Giacchino, es el arquetipo de LALTAD, SUBORDINACION Y VALOR, DIOS LE TIENE GUARDADO EN UN LUGAR ESPECIAL EN EL REINO CELESTIAL.

POR DIOS Y LA PATRIA,

Capitan Giacchino, Subordinacion y Valor!!! ¡¡¡¡Para Defender A La Patria!!!! Presente.

Anónimo dijo...

¿No puede haber un buen soldado que ame a su Patria y su bandera y que no sea cristiano?
No me refiero a la nota en si. Es algo que no puedo entender de ustedes. Soy ateo, amo a mi Patria y espero verla soberana y libre. Con unas fuerzas armadas orgullosas de defenderla, obedeciendo a sus instituciones democráticas y dando su vida por hacerlo contra una agresión exterior. No estoy contra ustedes, mi deseo es que estén orgullosos de defender la patria y que seamos tolerantes en nuestras divergencias.
Por un futuro mejor. No somos enemigos, somos compatriotas.

Anónimo dijo...

Por muy muerto que esté, no dejo de ser más que un violento trozo de carne con ojos que pasó por el mundo sembrando violencia. Así se pudra con el mismo odio que vivió.

Anónimo dijo...

Un desaparecido que apareció? Y cobró una indemnización por estar desaparecido cuando apareció? ¿Se pueden poner más pelotudeces juntas en dos renglones?

Ricardo Stuart dijo...

La Nación necesita de hombres como el Capitán Giacchino. Hombres en todo su sentido que no dudan en sacrificarse por el prójimo, por la comunidad.
Es nuestro primer héroe y su retrato debería estar en todas las escuelas argentinas. Sería una forma de mostrarle a nuestros niños y jóvenes que existen en nuestra patria hombres y mujeres uqe luchan día a día por el prójimo sin pedir nada a cambio.

Anónimo dijo...

Me parece que la orden de tomar la casa del gobernador sin causar bajas al enemigo fue erronea, esa decisión le costó la vida al capitán. Si tiene que morir gente que mueran los enemigos no nosotros, es cruel pero es así.

Anónimo dijo...

Por que indemnizar a los familiares de desaparecidos o victimas de la dictadura? si hoy nos gobiernan los montoneros, los que tambien sembraron terror en aquellos años y usan el poder para el revanchismo y tambien son autoritarios.

Anónimo dijo...

Anónimo super idiota del 20 de junio de 2012 05:45 no sabe que el patriotismo es una virtud. Hay una explicación en audio del Padre Sáenz en esta página por favor búsquela y moléstese en escucharla.

Anónimo dijo...

Anónimo del 14 de noviembre de 2011 19:31
pásese a nuestras filas y haga todo por amor a Dios.

Tomás dijo...

Los enemigos de Dios y de Su Iglesia tienen algo que muchas veces los católicos no tenemos: una coherencia meticulosa en el error y el mal.

Si nosotros tuviésemos esa coherencia meticulosa en la verdad y el bien, distinto sería el mundo.

Anónimo dijo...

Giachino era en el año 1976 (cuando ocurrió el golpe de Estado que dio inicio a la dictadura), Jefe del Pelotón de Vigilancia y Seguridad de la Base Naval, y su oficina estaba al lado del destacamento de buzos tácticos lugar que pasó a funcionar como un centro clandestino de detención por el que pasaron aproximadamente 500 secuestrados. Ex conscriptos declararon que cuando llegaban los autos del grupo de tareas de la Base Naval, al igual que ahora, manejaban un tarjetón naranja que los identificaba, pero además tenían que anunciar los apellidos de la gente que traían secuestrada. Control que realizaba el Pelotón de Vigilancia y Seguridad (dependiente de Giachino) con todos los autos que entran a la Base Naval, por ende, se podría suponer que Giachino conociera lo que sucedía.6

Anónimo dijo...

Este sitio es una cueva de psicóticos.

Ame52 dijo...

El Capitán Giachino es un héroe de la Patria, y eso es irrevocable porque es un hecho histórico y no tan lejano como para olvidarlo (al menos por loa Argentinos bien nacidos).
En 1976 era un militar, y eso no lo convierte en un genocida. Hay que separar la paja del trigo caramba!
Esta dictadura de los derechos humanos (bastante torcidos, por cierto) está reavivando odios que, una vez desatados, son muy difíciles de controlar. QUE ALGUIEN RECAPACITE A TIEMPO, POR DIOS..!!!

Marcelo dijo...

me tienen podrido con la dictadura, hasta cuando van a seguir jodiendo con eso, por si no se enteraron fue una guerra donde cayeron de los 2 lados, hablan de los pobrecitos desaparecidos.. eran terroristas o no secuestraban gente, políticos, militares, y los soldados que murieron por bombas que colocaban en los cuarteles de eso no habla nadie eh, por favor, o a caso desde la democracia hasta ahora cuantos desaparecieron cuantos 30mil, y mas ahora que te matan por nada y nadie puede decirles nada por que. Córtenla con la dictadura