lunes, 1 de noviembre de 2010

1 - La opción preferencial por los pobres

Crónica de la Intervención de la
Sociedad Hijas del Divino Salvador

Primera Parte

El Fariseísmo y el drama de Mirna

(Video: 14' 15")

Uno de los lugares comunes en el léxico del progresismo decadente, consiste en repetir hasta el cansancio: "nuestra opción preferencial son los pobres". Es más o menos lo mismo, salvando las distancias, que el grito de "Libertad, Igualdad y Fraternidad" que croan los ideólogos de la Revolución, sus socios políticos, mientras emiten las consignas del piqueterismo que ha desquiciado la vida nacional.
Como ejemplo de que esto se dice con los labios pero no desde el corazón, relataremos lo que le ha sucedido a una joven monjita de la Sociedad Hijas del Divino Salvador, fundada hace más de 200 años por la madre Antula, Sor María Antonia de Paz y Figueroa.
Como ya dijimos en una entrada anterior, la Congregación fue intervenida en 2008 con la designación de un Comisario Apostólico en la persona de Mons. Eduardo García, Provicario General de la Arquidiócesis de Buenos Aires, a raíz de una denuncia que habría efectuado el Cardenal Bergoglio, y mediando un proceso en el que habrían acontecido varias irregularidades.
Dejaremos de lado por el momento los pormenores de lo acontecido a partir del 14 de Noviembre de 2008, cuando el Comisario se recibió del mando presentándose sin previo aviso en la Casa de Ejercicios, para concentrarnos en el caso antedicho.

Mirna era una joven monja de votos temporales que, habiendo entrado a la Congregación a los catorce años, llevaba ya siete cuando llegó la impensada tormenta. Hermana de firme vocación, tenía a su cargo el cuidado de las muchas e invalorables imágenes multicentenarias que adornaban los distintos ambientes de la casa. Por eso mismo, se encargaba de guiar a los visitantes explicándoles el origen y significado de cada una.
Finalizando el año 2008, llegó a conocimiento de las hermanas que el Comisario tenía la intención de sacar, en forma inmediata, varias imágenes de la casa. Decidieron entonces trasladar las más importantes a otro lugar, causando con ello las iras del obispo quien apuntó hacia Mirna como una de las más activas "rebeldes".
A mediados de Febrero de 2009, y aproximándose el vencimiento de sus Santos Votos, fue a presentar la solicitud de renovación a Mons. García quien, sin leerla, le contestó: "A vos te dijeron... que yo no podía hacerte nada, que no podía echarte. Si no puedo hacer eso: ¿qué estoy haciendo acá?" (1).
La respuesta escrita llegó el 10 de Marzo en los siguientes términos:
"Notifico a la hermana Mirna ..., que no es aceptada su petición para renovar sus votos temporales debiendo, por lo tanto, abandonar la Sociedad de las Hijas del Divino Salvador".
Pero ya el 29 de Febrero, sin oír los ruegos de la monja, García le había anticipado su decisión.
Quedaban solo quince días para la expulsión de la joven, quince días llenos de lágrimas y tristezas para un pobre corazón acongojado, no solamente por su vocación frustrada sino por la seguridad del más amargo desamparo en un mundo que le sería completamente extraño y necesariamente hostil.
Porque el Comisario, además de expulsarla sin dar razón alguna en el escrito pero sí de palabra como se verá en el video, le había prohibido también permanecer en ninguna de las casa de la Sociedad, aunque sea temporalmente como laica o como empleada civil (2).
El 15 de Marzo de 2009 Mirna fue puesta en la calle, sin un centavo, sin ropas pues tenía solo el hábito que ya no podía usar, y sin el auxilio de su familia que vive en el Paraguay. Su firme vocación fue segada torpe y cruelmente por el fariseísmo que cumple así la tan mentada frase: "Nuestra opción preferencial son los pobres".
Parece que Mons. García no recuerda el Padre Nuestro, ni la parábola del deudor desaforado. ¡Esperemos que Dios le refresque la memoria antes de que sea tarde... para él!
Pero dejemos que la misma Mirna nos cuente lo que ha vivido en los registros que ahora publicamos.

(El audio que está al final de esta entrada, contiene toda la entrevista grabada en alta calidad).







(1) Carta enviada a Roma por Mirna el 18 de Febrero de 2009.
(2) Idem anterior del 12 de Marzo de 2009



Agradecemos a Panorama Católico Internacional el habernos cedido los originales de las grabaciones aquí publicadas.

3 comentarios:

Católicos Alerta dijo...

Estas cosas pasan por no reconocer que lo que ante los ojos del mundo se presenta como la verdadera Iglesia, no es más que un remedo de la misma. La iglesia conciliar, surgida con el llamadoConcilio Vaticano II, no es más que un remedo de la Santa Madre Iglesia, una obra de la masonería para desviar a los fieles.

Carlota dijo...

A lo dicho por Católicos Alerta, agrego que también se trata de intereses materiales, de buena fuente conozco que ya está, desde hace tiempo, la idea de "Los Mercaderes del Templo"--- arrojados entonces a latigazos por Cristo, una de sus muestras más impotantes de ira--- el vender ese predio histórico, lleno de espiritual riqueza, por algo más que treinta denarios, para construir(no tengo los detalles) un esdificio de departamentos y/o un centro comercial de gran envergadura.
No olvidemos que toda esa zona a alcanzado un importantísimo nivel de riqueza, no justamente espiritual sino inmobiliario. Ya había sido vendida la esquina de Independencia y Lima, donde funciona una estación de servicios por el Cardenal de turno. Ahora con la UADE enfrente y todo Monserrat y San Telmo en auge, no es cosa de desperdiciar la oportunidad de "platita, platita".
Así que, ¡pobres Monjitas!, Dios y María Santísima las ampare. Por que solo son un obstáculo para los
intereses del episcopado severamente alejados de su misión de Buen Pastor.-

Anónimo dijo...

Lo grave del caso es que Mons. García ya a alcanzado su objetivo de echar a más de la mitad de las monjas.
Con bastante crueldad, por cierto, como se ve en este video.
¡Qué Dios nos asista!