martes, 6 de noviembre de 2012

Aventuras de una Obispo en el Sínodo


Intervención de la Sra. Sarah Davis

Durante el Sínodo de los Obispos en Roma


¿A quién se le habrá ocurrido invitarla?

Al final de este post, vea el video con sus declaraciones.


En una anterior entrada llamamos la atención sobre la presencia de una "obispo" metodista en la XIII Asamblea General del Sínodo de los Obispos que acaba de concluir y se ha encargado de la Nueva Evangelización. Allí prometimos publicar su intervención en la magna asamblea, lo cual cumplimos ahora, acompañando también un video con declaraciones a Rome Reports.

La primera pregunta que se puede efectuar es la siguiente: ¿por qué un Sínodo de Obispos Católicos, incluye a 15 ni católicos ni obispos (alguno lo es), sentados junto a ellos y con derecho a oír y hablar como ellos?
¿No se quita con esto libertad a los obispos de hablar ante sus pares sin testigos de ninguna especie?
Es como si, y perdónese el mundano ejemplo, en una reunión de directorio de una determinada empresa que tratará el modo de conseguir nuevos clientes o fidelizar los que tiene, se llamara a la competencia a enviar delegados.
¿No pueden reunirse los obispos con privacidad y luego, terminadas las jornadas, convocar un encuentro ecuménico para dialogar o lo que sea?

Desde nuestro humilde punto de vista, estas infiltraciones las preparan los modernistas enquistados en la Curia, como medio para seguir adelante con la demolición de la Iglesia, que es su objetivo.
Son serviles al Nuevo Orden Mundial, que por esa vía va consiguiendo lo que desea: que la Iglesia de Jesucristo actúe como si no fuera la única vía de salvación.

Al menos eso es lo que se trasmite a los que ven desde afuera estas mezcolanzas. Pues si una persona normal ve a una mujer que se dice obispo llegar a un sínodo de obispos, sentarse al lado de ellos, ser tratada por el protocolo vaticano como obispo (Su Excelencia), y hablar como uno de ellos: ¿es obispo o no?
O lo es o los del Vaticano están locos, se concluye rápidamente.

Copiamos ahora su intervención como figura en la WEB Vaticana:



Intervención de los delegados fraternos:

S. E. Sarah F. DAVIS, Vicepresidente del "World Methodist Council" (EEUU)
  

Su Santidad el Papa Benedicto XVI, Eminencias, Excelencias, hermanos y hermanas en Jesucristo:

Estoy inmensamente agradecido (sic) al Señor por esta gran ocasión de formar parte, durante la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, de este augusto cuerpo que representa el Consejo Metodista Mundial, un cuerpo de 80 millones de miembros que pertenecen a las Iglesias Metodista, Weslayana y otras relativas Iglesias de la Unificación y Unidas en noventa países. El Consejo Metodista Mundial está profundamente agradecido al Santo Padre por su invitación a participar en este Sínodo tan oportuno y fundamental en la vida del cristianismo.

Cómo no estar agradecidos, participar del Sínodo significa un reconocimiento por parte de la Iglesia, que ya usarán debidamente no haya duda.

En 1971, cuando la Conferencia Metodista Mundial declaró: “ha llegado el momento de que todas las personas llamadas metodistas se dediquen tanto a la misión mundial como al evangelismo”, la evangelización mundial se lanzó con gran fervor y deliberación.
El Consejo Metodista Mundial creía, entonces como hoy, que el gran mandato de Cristo a su Iglesia de enseñar y predicar el Evangelio y de hacer discípulos es la suprema tarea de la Iglesia.

Dice verdad, pero: ¿Cuál es la Iglesia de Cristo? Por lo visto, el Consejo Metodista Mundial cree que forma parte de esa Iglesia.
El evangelismo que ha lanzado esta "iglesia", consiste también en convencer a los católicos que abracen la herejía protestante, no nos engañemos. Y este reconocimiento los ayuda.

El Consejo Metodista Mundial concuerda con el Santo Padre, y con la conclusión indicada en el Instrumentum laboris, que es importante que la gente conozca a Jesucristo en el siglo XXI.
El mundo está herido, perdido, confundido, distraído, consternado, enfermo y desacreditado, y necesita desesperadamente cuidados, esperanza y salvación. En un tiempo como el actual no hay otro nombre que invocar que no sea el de Jesucristo.

Menos mal que estamos de acuerdo en que se conozca a Jesucristo (no es broma), pero el camino de ellos no lleva a la Salvación (Extra Ecclelsia nulla salus). 

Para afrontar los desafíos de la nueva evangelización son necesarias las siguientes consideraciones:

- el compromiso evangélico debe conocer las exigencias específicas y el ambiente cultural de aquellos con los que comparte el Evangelio y ajustarse a ellos. Hace falta creatividad para que, al responder a las necesidades de las personas, no se comprometa el Evangelio;

No será la misma creatividad que anda buscando el predicador Papal fray Cantalamessa, que todavía no ha encontrado la forma creativa en que los adúlteros se presenten a comulgar, tarea en que lleva mucho tiempo ya. 

- el compromiso evangélico debe ser “holístico”. Debe responder a todas las exigencias de las personas —físicas, emocionales, económicas, sociales, políticas y espirituales— proponiendo el Evangelio de Jesucristo;

Si con el Evangelio de Jesucristo se pretenden solucionar las exigencias físicas, económicas, sociales y políticas, de la persona vamos por mal camino; pues Cristo vino a ayudarnos a llevar nuestra cruz, no a quitárnosla. La Iglesia no es "pare de sufrir".

- el compromiso evangélico debe basarse en la conciencia del poder de la gracia de Dios. En cada tiempo y lugar, Dios ya actúa en la vida de cada persona que encontramos;

 ¿Qué quiere decir? ¿La gracia llega sin la Iglesia y los sacramentos?

- el compromiso evangélico lo debe infundir siempre el Espíritu Santo. Los evangelizadores por sí solos son impotentes, pero con la fuerza del Espíritu Santo, el compromiso se convierte en una expresión dinámica y auténtica de la gracia salvífica de Dios manifestada en Jesucristo.

El éxito de la nueva evangelización está estrechamente vinculado a la credibilidad del evangelizador. Se mirará con lupa a los evangelizadores, y no el proceso, los programas o los planes que deriven de este Sínodo. La gente quiere saber si lo que los evangelizadores proponen ya ha cambiado sus vidas.

Es cierto, si el evangelizador no vive lo que predica, será difícil que convenza. ¿Pero no es descortés referirse de este modo a las conclusiones y directivas del Sínodo?

Damos gracias a Dios por el fervoroso llamamiento de Su Santidad a favor de la nueva evangelización y pedimos a Dios que bendiga también los resultados que salgan de este Sínodo. ¡Gloria al Señor! Gracias.

Habla la obispo Metodista en Roma



Al comienzo del video, la periodista la llama: "Obispo Sarah Davis", y Rome Report se supone que es una Agencia Católica. Estamos en el horno.


¡Por favor, deje su comentario!

15 comentarios:

C. dijo...

Querida Página Católica: entiendo la controversia que genera el asunto, y sin dudas es un tema serio, con muchas aristas para abordar. Da para largo. Quizás sería bueno que alguien de la página se contacte con alguna fuente episcopal (Mons. Aguer, por ejemplo?), para que aporte su visión acerca del asunto. Seguramente servirá para contextualizar y darle una correcta interpretación a la participación de la Sra. Sarah Davis en el Sínodo. Una sugerencia nomás.
Por otro lado, respecto de la terminología y al protocolo, me parece que hay formas que hay que cumplir y que no es posible evitar. O sea, si viene de visita el rey de España, no le vamos a decir "Señor Juan Carlos", le tenemos que decir "Su Majestad", por más que obviamente no reconozcamos su potestad real en nuestro país. Quizás me equivoque, pero me parece que en este caso aplicaría lo mismo: si es "Obispo", se llama "Obispo", aunque para nosotros no aplique esa potestad. Como sea, me parece que eso no hace al fondo de la cuestión, que es su presencia en sí en el Sínodo, y por eso me interesaba escuchar una voz oficial de la Iglesia un poco más cercana a nosotros tratando el tema. Que tengan un muy buen día, saludos, C.

Anónimo dijo...

Yo no discuto ni discutiré lo que hace o decide MI IGLESIA por medio de sus representantes que son los obispos o directamente de su vicario directo que es el Papa, sino mas bien apoyarla siempre y defenderla cuando haya necesidad.
Llevo siempre en cuenta estas palabras con el cual concluyo: ROMA LOCUTA, CAUSA FINITA (cuando Roma habla la causa está terminada).

Anónimo dijo...

¿A quien se le habrá ocurrido invitarla? Pues a Benedicto XVI, ¿es o no la MAXIMA AUTORIDAD? ¿no LA VIÓ?

Vamos. No seamos ingenuos.

C. dijo...

Coincido con el usuario anónimo de las 9:46. Mi sugerencia apunta a comprender mejor y a enriquecer el diálogo en el ámbito de este foro, no a discutir o cuestionar las decisiones de la Iglesia, esa no es mi intención en absoluto. Agradezco el aporte. Saludos, C.

Memoria dijo...

Anónimo de las 9:46: su mensaje es muy correcto en escenarios "normales". Es imposible aplicarlo a cuestiones que no sean "dogmáticas" cuando sabemos que la Iglesia ha sido dinamitada y hay una lucha intestina que la está desangrando. En estos momentos de CRISIS no puede NEGARSE esa tempestad con mensajes como el suyo. ¿Desconoce usted la presencia de verdaderos enemigos de la Iglesia en cualquier nivel de la Jerarquía? ¿Quienes dirigen seminarios, conventos, órdenes, universidades? ¿Son siempre católicos deseosos de agradar a Cristo y su Vicario? ummmm, me parece que usted desconoce este momento tan particular de la Iglesia. Roma no ha hablado, hace mucho que está amordazada y debemos rezar, luchar y militar para que esta crisis llegue a su fin.

Germán Mazuelo-Leytón dijo...

Lo mismo ocurrió el el 50.º Congreso Eucarístico de Dublín (junio), fue chocante ver una "obispa" con cleryman, mientras muchos sacerdotes de otras partes de Irlanda, ni siquiera llevaban una cruz en la solapa. Un santo sacerdote, cuando comentábamos el hecho de la "obispa", dijo: "a esta le falta sólo testículos".

Página Católica dijo...

"Roma locuta causa finita" me parece que se puede aplicar a cuestiones de fe y moral solamente.

Cuando el Papa invita a alguien a un sínodo, se puede equivocar tranquilamente, aunque se le debe respeto por su augista figura y porque tiene una gracia de estado especial para ejercer su cargo. Tengo el convencimiento de que no es ocurrencia de él, sino de los ecumaniáticos de la Curia que viven de eso.

Por otro lado el Magisterio ya habló del Ecumenismo por boca de Pío XI en Mortalium Animos. ¿Se puede contradecir el Magisterio?
Ahí se lee:

10"Siendo todo esto así, claramente se ve que ni la Sede Apostólica puede en manera alguna tener parte en dichos Congresos, ni de ningún modo pueden los católicos favorecer ni cooperar a semejantes intentos; y si lo hiciesen, darían autoridad a una falsa religión cristiana, totalmente ajena a la única y verdadera Iglesia de Cristo".

Saludos.

Anónimo dijo...

Zi, zi, que se vaya lavar lo plato!!

Petronius Maximus dijo...

¡¡¡¡¡Bien por Anónimo de las 11:36!!! ¡¡Ez dónde debe eztar y dejar el lugar a loz que lez corresponde!!

catolico perplejo dijo...

lo grave del tema es que el simple hecho de admitir a esta mujer implica que se admite -de algun modo- la posibilidad de que una mujer pueda ostentar el cargo no sólo de obispo sino de sacerdote -o "pastora" en este caso- lo cual nada tiene que ver con el depósito de la Revelación. No faltará quien diga que Jesús no dijo explicitamente nada en contra en los evangelios. Supongo que alguno de los amigos que postean en este foro podrá acercar documentación del magisterio bimilenario de la Iglesia donde se aborde el tema de "la ordenación de la mujeres", aunque de por sí creo que en los siglos precedentes a nadie se le hubiera ocurrido la idea de ordenar sacerdotizas que es lo que en realidad son, la connotación pagana habrá espantrado a más de uno en aquellas epocas, en esta época al parecer no, ya que estamos en la era del "vale todo"

Anónimo dijo...

Ojalá recemos por su conversión y para que alguien le explique esto:
http://iesvs-org.blogspot.com.ar/p/soy.html

Anónimo dijo...

Perdonen mi sinceridad pero,realmente: sirve para algo este Sinodo? O mas aun: sirven para algo tantas reuniones y discursos, discursitos y bla,bla,bla...Me lo he planteado muchas veces. Porque, a fuer de mayor sinceridad, no veo los frutos de tanta parla por ningun lado. Miguel Grosso

Anónimo dijo...

Estimado de las 9:46, si el Papa dice "la mina mas linda del mundo, es Araceli Gonzalez", no es palabra santa porque todos sabemos que es Monica Belucci....
Al Papa hay que seguirlo en cuestiones de DOGMATICAS y MORALES, no en boludeces! sinó, deberíamos tener hijos como Alejandro VI!
Estimado! la Obediencia es buena, cuando uno no abdica de su Sentido Comun y su Sensus Fidei.-
si te mandan pecar, estás excento de obedecer! (no es el caso)
Es el caso de no darle bola, porque es pura charlatanería lo de esta señorona...y es peligrosa la falta de sentido católico de los Sinodales Padres.
“Como en todas las iglesias de los santos, vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice. Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación” (1.ª Corintios 14:34-35

Anónimo dijo...

Ahora introducen minitas!!! El próximo Concilio que supone? Orgías, merca y vinito?

Rafael Angel Marañón dijo...

Siempre me he inclinado a respetar a los que de otra manera sirven al Señor. Las invectivas entre los que se dicen cristianos no valen y la unidad siempre ha sido buscada.
En un sínodo no cabe la presencia de una señora o señor que sea de otra denominación así como nadie quiere que en un plenario entre otro de distinta procedencia aunque busque el mismo negocio.
De todas formas, quiero que sepan que estoy de parte de los que buscan la paz, aunque no a cualquier precio.
Es una opinión personal.