sábado, 22 de septiembre de 2012

Pruebas condenan al marqués de la muerte


Documentos inéditos muestran claramente
la reponsabilidad de Santiago Carrillo.


La Revolución Francesa, madre del Marxismo.

Vea los documentos al final de este post


Marqués o Duque de Paracuellos, llamaron sus compatriotas al que debió ser Barón de la Muerte. Don Santiago, que evitó ser castigado por la justicia de los hombres con su huida de España, siempre negó su responsabilidad en las matanzas que enlutaron Madrid a fines de 1936.

Sin embargo todos sabían qué es lo que él había hecho. Se recordará que luego de su vuelta a España en 1976, dentro de un avión que estaba por aterrizar se oyó el siguiente mensaje:

"Les habla el comandante Muñoz: estamos a punto de aterrizar en el aeropuerto de Madrid-Barajas. La temperatura es de 22 grados y el cielo está despejado. Dentro de unos minutos, verán el pueblo de Paracuellos del Jarama. Como saben, más de dos mil quinientas personas murieron asesinadas durante noviembre y diciembre de 1936. Entre ellas estaba mi padre. Quisiera recordarles que uno de los responsables de esa horrible matanza se encuentra en estos momentos sentado en este avión, en el asiento 11-D. Buenos días y gracias por volar con Iberia"
No sabemos qué hizo el pasaje ni tampoco Carrillo.

Volvemos ahora a este doloroso tema porque se acaban de publicar unos documentos que aportan nuevas luces al asunto. Se trata de la declaración testimonial efectuada, en Noviembre de 1939, por Ramón Torrecillas Guijarro, quien había sido designado directamente por Carrillo como vocal del "Consejo de la Dirección General de Seguridad".

En estos documentos se detallan los criterios de selección de las víctimas, la forma en que eran trasladados a la muerte, etc; y se remarca la responsabilidad del Marqués de Paracuellos. Puede verse una interpretación de los mismos en el blog que lo publicó (AQUI).

He aquí las pruebas (haga click sobre las copias para ampliarlas):










3 comentarios:

A. Manuel Barragán-Lancharro dijo...

Gracias por difundir estos documentos que demuestran como el comunismo realizó entre 1936 y 1939 execrables crímenes.
Saludos desde España

Página Católica dijo...

Gracias a ti, Manuel, por publicarlos.

Agustin dijo...

Escalofriante documento que tendria que ser difundido. en todas las escuelas de nuestra amada patria,Un saludo desde New Zealand,