martes, 7 de agosto de 2012

¿El cardenal Koch hace trampa?


¿Pretende que Nostra Ætate sea dogmática?


"A quien me negare delante de los hombres,
lo negaré también Yo delante de mi Padre que está en los Cielos"

En una entrevista reciente concedida a la agencia Kipa/Apic,  el Cardenal Koch ha declarado:
"El concepto según el cual un concilio también puede ser un error se remonta históricamente a Martín Lutero. Tomando en consideración solo esto, los tradicionalistas deberían preguntarse en dónde están efectivamente".

Subrayó además que el ecumenismo "no es un tema secundario, sino central del Concilio, como recordó una vez Juan Pablo II. Es por ello que hoy debe ser un tema central de la Iglesia. Además, la declaración conciliar sobre las relaciones de la Iglesia con las religiones no cristianas, particularmente con el judaísmo, la “Nostra aetate”, también se basa en la constitución dogmática sobre la Iglesia".

Comparar a Mons. Lefebvre con Lutero es una injusticia en primer lugar pero, además, en las presentes circunstancias resulta un hecho particularmente infeliz, si se trata de ayudar a la continuación del diálogo entre Roma y la Fraternidad San Pío X.
Diálogo que no se beneficiará de la agitación que declaraciones como estas provocan en aguas ya bastante revueltas; como no se benefició tampoco, en nuestra opinión, cuando el Capítulo General de la FSSPX incluyó la frase "Sobre todas las innovaciones del Concilio Vaticano II que permanecen manchadas de errores..." Quizá las declaraciones que comentamos, sean la respuesta de una parte de la Curia Romana.

De cualquier manera, las declaraciones del cardenal Koch parecen pretender para Dignitatis Humanæ y para Nostra Ætate, y aún para todo lo actuado por el Concilio, el carácter de definición dogmática; lo cual no es verdad y ha sido cuestionado en recientes declaraciones del Cardenal Walter Brandmüller.

Por otro lado, siguió el cardenal diciendo que "el Vaticano II adoptó cuatro constituciones, nueve decretos y tres declaraciones. En términos puramente formales, se puede hacer una diferencia entre estos tres géneros. Pero luego surge un problema, si se considera que el Concilio de Trento (1545-1563) no publicó más que decretos y ninguna constitución... A nadie se le ocurriría afirmar que el Concilio de Trento haya tenido un nivel inferior. Entonces, desde el punto de vista puramente formal, es posible encontrar algunas diferencias, pero no se puede aceptar verdaderamente que se hagan diferencias con respecto al carácter estricto del contenido de estos documentos".

¿No es hacer trampa, comparar sin más los decretos del Concilio de Trento, que contenían definiciones dogmáticas con sus correspondientes anatemas, con los escritos del Vaticano II, un Concilio eminentemente pastoral que no definió verdad alguna?

En un artículo publicado en el sitio Alemán de la Fraternidad, y que reproducimos abajo en traducción de Secretum Meum Mihi, se contesta a las declaraciones del Cardenal Koch:




El poco nivel de las críticas a la Fraternidad de San Pío X es, a veces, más que molesto. El cardenal Koch, según un infome de ayer de KNA, afirmó que la Fraternidad, con su crítica al Concilio, representaba posiciones similares a las de Martín Lutero. Obviamente, la Fraternidad parte del principio de que el Concilio Vaticano II cometió errores. De hecho, la afirmación de que “los concilios también se equivocan, se remonta a Martín Lutero”, dice Koch. “De allí la necesidad de pedir a los tradicionalistas que se pregunten a sí mismos en donde se encuentran”.

Por nuestra parte, nos gustaría preguntar al Cardenal si realmente carece del conocimiento teológico básico, o si quiere a propósito inducir a la gente en el error. Un Concilio es infalible cuando define una verdad de fe, y eso fue negado por Martín Lutero. La Iglesia, sin embargo, nunca afirmó que todo lo que se encuentre en alguna parte de los textos de un Concilio es infalible. Los textos del último Concilio, que se reconoce explícitamente como un concilio puramente pastoral, no podría de modo alguno reivindicar adhesión dogmática.

Monseñor Lefebvre denunció en repetidas ocasiones la deshonestidad de este enfoque: Durante el Concilio se decía que no había necesidad de expresar los textos con precisión dogmática, ya que se trataba de un Concilio puramente pastoral. Después del Concilio es que los textos comenzaron a dogmatizarse, como ahora nuevamente hace el cardenal Koch: Habría de hecho diferencias formales entre los tipos de texto, pero pocos textos sustantivos con la obligatoriedad de contenido.

En todo caso, otro cardenal, a saber: Walter Brandmüller confirmó en mayo que los documentos conciliares sobre el diálogo interreligioso y la libertad religiosa no poseían ningún “contenido dogmático vinculante”.



9 comentarios:

Anónimo dijo...

no hay mucho para comentar, los que están más que cerca de Lutero son los modernistas posconciliares, sabido hecho de que el modernismo es la suma de todas las herejías y en este caso gravísimo hasta tal punto que ha infectado la liturgia, no vale la pena considerar los opiniones de aquellos que están inficionados de tales errores.

Ricardo dijo...

La comparación del Card. Korch es cuantitativamente desafortunada, porque a Lutero lo siguió media Europa, mientras que a Mons. Lefebre y a sus discípulos los van a seguir bastante menos.
Pero cualitativamente la comparación acierta. A partir del momento en que la Fraternidad se ha atrevido a hablar abiertamente de los "errores" del CVII, las cartas están echadas. Salvo imprevistos, su posición se irá radicalizando progresivamente. Ya pasó su cuarto de hora, su oportunidad dorada, y los movimientos, las designaciones y las declaraciones de la Curia vaticana no dejan ningún lugar a dudas acerca de que la disposición con respecto a la Fraternidad ha cambiado.
Cambio que ha sido notorio y casi hostil, por lo que yo no imagino cómo va a hacer Mons. Fallay para seguir manteniendo su actitud contemporizadora y conciliadora al mismo tiempo que su cargo.

Anónimo dijo...

Sinceramente,me resbalan las declaraciones de nuestra jerarquía católica. Pueden decir todo lo que quieran y justificar todas las traiciones a N.S.Jesucristo, pero la realidad, es que nuestra Iglesia sigue en picada, cada vez mas protestantizada, y con una masa ignorante de fieles, que es pan comido para las sectas protestantes. Y todo culpa de estos fariseos que hoy ocupan el corazón de la Cristiandad. Gracias. Francisco.

Anónimo dijo...

Por favor indiquenmen, que debo poner en URL porque no se. Yo no quiero firmar como anónimo. gracias

Página Católica dijo...

Cuando tilde Nombre/URL aparecerán dos casillas, una para el nombre, escríbalo allí y deje la otra, URL, en blanco.

Saludos.

Guardia de Honor dijo...

Amigos: Según lo que se deduce de lo transcripto en este post, Koch no atribuye definición dogmática a Nostra Aetate, sino que afirma que "también se basa en la declaración dogmática sobre la iglesia". Es decir, se basa en la Constitución Dogmática Lumen Gentium. Que un Concilio sea eminentemente pastoral, no implica que no pueda emitir documentos titulados dogmáticos, lo que no convierte su contenido en nuevo dogma. Y tampoco que pueda ser descalificado y desobedecido "a piacere". Vaticano II integra el Magisterio Ordinario.

Ignatio dijo...

L herejía modernista es muy subliminal,tiende a dar vuelta los pensamientos,los contenidos, incluso a hacer pasar por bueno lo que no lo es, y a introducir el error russoniano de que la voz del pueblo es la voz de Dios. Si a Mons Lefevbre lo siguen muchos o pocos no hace a la autentica verdad del camino que debe seguir la Iglesia. Contra errores populares entonces no podemos llevar la Luz de la Verdad? Si el CVII desmanteló a la Iglesia, debemos escuchar la voz de Dios que nos habla a través de sus inspiraciones, en este caso de la Fraternidad

VEN ESPÍRITU SANTO dijo...

¿DESDE CUANDO LOS CATÒLICOS TENEMOS OBLIGACIÓN DE CREER SÒLO LOS DOGMAS DE FE?

¿CUÀNTAS VERDADES INMENSAS NO HAN SIDO DECLARADAS DOGMAS QUE CUALQUIER SOLDADO DE CRISTO LE DEBE FIDELIDAD?

¿ACASO NO SON PROTESTANTES LOS QUE NIEGAN UN CONCILIO POR NO ESTAR DE ACUERDO CON "MI INTERPRETACIÒN PERSONAL" DE SI EXISTE O NO CONTINUIDAD CON LA TRADICIÒN?

johanny dijo...

Les recomiendo que busquen en YouTube un video que se llama El Tercer Secreto de Fátima que fue creado por vaticanocatolico.com. Además explican qué le ha ocurrido a la Iglesia católica después del Vaticano II, cómo estamos viviendo la Gran Apostasía profetizada en la Sagrada Escritura y en las profecías católicas. El link del video es el siguiente: El Tercer Secreto de Fátima y el Fin del Mundo