sábado, 14 de julio de 2012

Lugo mandaba jóvenes a Venezuela y Cuba


Convirtió las Parroquias en Comités


No se calló ni antes, ni se calla ahora

Leemos en ABC (Paraguay) una grave denuncia del Obispo de Ciudad del Este, Mons. Rogelio Livieres, que debe servir de advertencia a los pastores y fieles que coquetean con el marxismo bolivariano. Cualquier comparación entre Lugo y Bargalló (mujeres y política marxistoide) es pura coincidencia.



Asunción, 10 de julio de 2012

El obispo de la diócesis de Ciudad del Este se reunió este martes con el presidente de la República, Federico Franco, en Palacio de Gobierno.

A su salida, el religioso evitó hablar de lo conversado con el mandatario; sin embargo, reveló pormenores sobre Lugo al ser abordado por la prensa.

Tras aclarar que hace cuatro años no habla con el exobispo, ratificó sus cuestionamientos a la decisión de apartarse de la vida clerical para dedicarse a la política.

Livieres fue más allá y aseguró que con la “organización del Gobierno y la ayuda de curas se sacaba a chicos de las capillas y parroquias para ir a Venezuela por 15 días”.

En el país caribeño recibían instrucciones y adoctrinamiento de carácter ideológico, según detalló el obispo.

Comentó que similares viajes se realizaban constantemente a Cuba. “Gracias a Dios, eso se acabó”, manifestó al señalar el fin del gobierno de Lugo.

Lamentó igualmente que el exmandatario haya “arrastrado a casi todos los sacerdotes y monjas” con su actitud.

“Arrastró a buena parte del clero y una muy gran cantidad de monjas. Las capillas y parroquias se transformaron en comités políticos de Lugo. Teníamos que andar patrullando para que no se organicen mítines políticos”, recordó.

Comentó que antes, aún en su época de obispo, la Iglesia le solicitó apartarse del ámbito político y Lugo aceptó. “Se comprometió ante todos los obispos y el nuncio apostólico en Tupa Renda a abandonar la política”, relató.

Livieres ratificó que la actitud de Lugo hizo mucho daño “a la religión, la Iglesia y la sociedad”.

Aún en su época de obispo “metió mucho la pata”, según el obispo de Ciudad del Este.

"Cuando me hice cura, abandoné todo deseo político. Dejé la política, las mujeres", manifestó al señalar la actitud que debió tomar Lugo.



11 comentarios:

Anónimo dijo...

yo pienso que una cuestion no menor es el tema de la vocacion de servicio a la sociedad confundido con la vocacion sacerdotal, por lo que he visto muchos sacerdotes tienden a "lo social" sobre todo a partir del CVII, no es nada de malo sino todo lo contrario, lo malo es que parece haber graves fallas en quienes deberian filtrar y/o ayudar a estas personas con tal vocacion a encaminar adecuadamente sus pasos dentro y fuera de los templos de la Iglesia, y por otro lado explicitar bien la diferencia que hay respecto a la vocación al secerdocio. Por otro lado, hay otra cuestión y es saber que complicidad hay dentro del clero paraguayo respecto a la oligarquía paraguaya y su desmedido afan de concentrar la propiedad de las tierras desentendiendose totalmente de la suerte de sus conciudadanos, alguien debería avisar a esos terratenientes que les puede pasar como a Epulón, y de nada les valdrán las riquezas de este mundo. Seguramente la parte de la sagrada escritura referida la modalidad de vinculacion de los fieles en la Iglesia de los Apostoles a compartir los bienes "de modo que nadie andaba sobrado" les debe sacar urticarias o simplemente hacen que no oyen. El mantener en la miseria a sus conciudadanos cuando ellos podrian hacer algo que ayudarles a mejorar sus condiciones de vida es un grave pecado y alguien debería decirselos, aunque yo estoy firmemente convencido de que no les importa, en el fondo no son más que unos liberales que creen que no tienen ninguna responsabilidad para con el projimo, no es de extrañar su afinidad con USA.

Anónimo dijo...

Anónimo lo de terratenientes es un mito que inventaron en Argentina, fíjese que hoy en día los verdaderos terratenientes son los políticos que se llenaron los bolsillos con los cargos públicos, hoy en día es el gobierno el que debe preocuparse de crear condiciones para que haya trabajo y bienestar no los supuestos terratenientes que usted menciona.
Poner los bienes en común es propio de las congregaciones a las que se unen las personas con un llamado especial de Dios. Las familias son el núcleo de la sociedad y es lícito que tengan bienes. Otra cosa es la limosna.

Anónimo dijo...

Caso típico la diócesis de Gualeguaychú, ha preparado mas funcionarios políticos que buenos curas. Quienes han abandonado el sacerdocio en su mayor parte son hoy funcionarios municipales o estan en la actividad política...

Anónimo dijo...

Los curas tercermundistas están haciendo imposible la vida, pues camouflados con pertenecer a la Iglesia, siguiendo el comnsejo de A. Gramci, siguen destruyéndola, paso a paso.Son los autores de la guerrilla en América, yel mundo . Nos consta. El concilio Vaticano II hizo estragos y nos dimos cuenta del cisma, perolos hay que culpan a los que conservan la Tradición, y serán respetados cada vez más. Jamás debió aceptarse semejante revolución marxista dentro de la SANTA MADRE IGLESIA que fué UNA, CATÓLICA, APOSTÓLICA, ROMANA.
Benedicto XV, y Juan Pablo II pidieron y ordenaron usar su hábito talar, desde el comienzo de sus papados... ¿Quénes lo usan?...
¿Qué pidió Benedicto XVI acerca de la Santa Misa y la música, Canto y liturgia, todas las ceremonias tradicionales?¿Quénes las conservan y practican?
Y podemos seguir... pero es horrendo analizarlo. Muy doloroso!!!!!!!!!!!!!!son infiltrados. No tienen vocación sacerdotal.
Deberían ser simples políticos marxistas.
Anónimo----------------------------


Anónimo.

Sergio Luis Olivo dijo...

Que noticia tan interesante. Un hallazgo haber encontrado este artículo en el ABC de Asunción. Los felicito. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

anonimo ahora solo falta que me diga que Biolcati y los de la SRA son minifundistas, y que nunca fue cierto lo de que Julio A. Roca entregara miles y miles de hectareas hasta del tamaño de ciertos países a un puñado de familias y que en tal caso me diga también que no fueron los capitales ingleses los que financiaron la Guerra del Paraguay, y que para completar me dijera que todo es un invento de los zurdos y que no excisten terratenientes. antes que me conteste dede ya le digo que vivo en una provincia dominada por terratenientes cuyas posesiones son del siglo XIX y del siglo XX muchos de ellos fueron terratenientes-politicos-terratenientes (usaron la politica para seguir incrementando su patrimonio) a lo largo del siglo XX. A alguien de la CABA que nunca salió de allí le puede contar esos cuentos de que no existen los teratenientes, pero no a mí ni a la gente de mi provincia. No le niego que muchos politicos del país entraron pobres y salieron ricos -y siguen saliendo- pero no me quiera vender puentes que ya estoy grandecito

Francisco Benzi dijo...

Que Biolcatti y SRA no sean minifundistas no implica en orden a los puntos en debate.NO ES CIERTO LA AFIRMACIÓN SOBRE LA CONDUCTA DE ROCA, que no excede mas que la afirmación de una fábula.La financiación de la guerra del Paraguay, nada tiene que ver con el tópico en cuestión.Y si es cierto que el marxismo ha fogoneado esos argumentos desde hace décadas.En referencia al primer comentario:Me pregunto, ¿Porque lo social es sinónimo de marxismo?¿La Doctrina Social de la Iglesia no existe?Ahora espero yo que me cuenten que la Iglesia no ha sido infiltrada y deformada.

Anónimo dijo...

veo que ha tomado literalmente lo de que Roca entregara las tierras en cuestión, no voy a adentrame en las cuestiones "administrativas" del tema, solo lo remitiré a dos conceptos: grupos de interés y grupos de poder. Respecto a lo de que no existen terranientes -ni existieron- segun su tesis: Irigoyen combatió intereses de fantasmas, el Tratado Roca-Runciman no existió, Scalabrini Ortiz, Ibarguren y toda la linea del denominado pensamiento nacional y el Revisionismo Histórico sólo han promovido mitos, y Sarmiento ni Mitre y toda la caterva liberal no eran masones sino católicos fervientes, en síntesis, sólo le falta que se me ponga a cantar "Con la luz de tu ingenio iluminaste
la razón, en la noche de ignorancia.
Por ver grande a la Patria tu luchaste
con la espada, con la pluma y la palabra." (para el que aun no lo sepa es un fragmento del himno a Sarmiento).

Ricardo dijo...

Coincido con los dos comentarios precedentes.
El Anón.1946 pareciera creer que "terrateniente" es mala palabra. Pues se equivoca este buen señor: ni es mala palabra ni es malo per se poseer muchas tierras, al menos desde una visión católica.
El "terrateniente" es la versión gaucha del señor feudal, también llamado aquí el "patrón de estancia". Es lo mismo. Era el primer escalón de un sistema que imperó en casi todo el mundo, Cristiandad incluida, por bastante más de un milenio. En la escala inferior estaba el señor feudal, en la superior el rey o emperador.
Vino el liberalismo de la Francesada y el feudalismo pasó a ser el enemigo a batir, la mala palabra. Pero repito, la posesión de tierras, mucha o poca, no es pecado. Y la hipocresía de quienes sostienen tal barbaridad se nota en el hecho de que no combaten con el mismo rigor la infernal concentración de tierras que se está haciendo en estos mismos momentos en beneficio de las multinacionales.

Anónimo dijo...

voy a aclarar un tema sobre la conducta de los terratenientes en mi provincia, casualmente comparten la mirada de los que creen que los estamentos sociales han de ser inamovibles y así piensan una sociedad inmovilizada en una cultura agraria y directamente espantan toda empresa que quiera instalarse en la provincia y de esto tengo testimonios de referentes de distintas empresas que quisieron instalarse allí, y me han relatado que el nivel de "retornos" periódicos que les exigian los dueños del poder a las empresas que querian instalarse virtualmente hacia inviable su instalación, a la par de transformar a los empresarios en meros empleados de los pseudo señores feudales. Respecto del feudalismo al que los posteantes aquí pretenden equiparar al "patrón de estancia", el feudalismo es hijo de la organización social germanica en que el rey o jefe guerrero repartía tierras y privilegios entre sus mejores guerreros que se lo habían ganado en el campo de batalla, en nuestro país no se han ganado nada en el campo de batalla, excepto San Martín, Brown y los que combatieron por la independencia argentina sin venderse a los intereses britanicos como han hecho otros. Lo malo de todo esto es impedir que el projimo se gane su lugar por sus propios meritos, en mi provincia se reparten cargos por ser "hijo de" algun terrateniente o de su circulo de intereses, y los profesionales que se han capacitado tienen que irse de la provincia porque los circulos de asignacion de cargos son politicos y cerrados destinados para la minoria de los grupos familiares que se reparten el poder rotando unos y otros, y tienen candidatos en todos los partidos e incluso hasta en el peronismo -que una sola vez ha ganado en la provincia en 1973- para ellos todo vale para mantener el poder. Es facil de conocer a que provincia me refiero, apenas entrar a ella se ven los campos sin cultivar solo llenos de yuyos y con unas pocas vacas aquí y alla con tal de justificar que las tienen para eso, mientras tanto sus peones sobreviven con sueldos de hambre mientras ellos viven la fantasía de ser señores feudales. Personalmente pienso que fue una calamidad la caida del imperio romano de occidente que llevó a la destrución de los avances logrados por la civilización latina cuando cualquiera podía por propìos meritos ascender a lugares de claves en la epoca imperial. Nuestro país necesita ciudadanos al mejor estilo romano y no subditos como quieren los que añoran al feudalismo. El cristianismo fue quien rescató a europa de la ignorancia y la barbarie de la estructura social germanica que estableció el sistema feudal. Queda aclarado mi oposicion a los arcaicos intentos de los pro-feudales de "congelar" la estructura social de la sociedad. Hay que volver al sistema meritocratico del Imperio romano, el que quiera tener un cargo que lo obtenga por sus meritos y no por ser "hijo de alguien".

Ricardo dijo...

Supongo que Anón 1946 es el mismo de 2052.
Bueno, yo voy a redoblar la apuesta: voto a Pericles, ¡qué humanidad tendríamos si no se hubiese terminado nunca el Siglo de Oro helénico! :-)
(Pido disculpas por la humorada, pero en serio, lo que hace Anón. es históricamente inaceptable, es disquisición de café. Tenemos mucho más a mano y con posibilidades concretas de realización a la Doctrina Social de la Iglesia, doctrina equilibradísima que es infinitamente superior al orden que los romanos fueron improvisando luego de cada batalla ganada).
Es cierto que los terratenientes de hogaño poco y nada tienen de los verdaderos señores feudales, caballeros cristianos -al menos en sus orígenes- que en buena proporción eran verdaderos padres de su personal. Aunque tengo entendido que el feudalismo que conoció el liberalismo naciente estaba ya muy corrompido.
Éstos terratenientes de ahora en cambio son de cuño liberal: hacen de sus propiedades cotos privados al servicio de sus intereses y de sus placeres. Y al momento de repartir las herencias, cuando por lo general deben avenirse a perder parte de lo usufrucruado, muestran toda su bilis y toda su codicia.
Pero no es cierto que el feudalismo sea un invento germánico. El feudalismo como tal se gestó espontáneamente a fines de la Edad Antigua. Todas las sociedades organizadas se estructuraron feudalmente. Encontró tanto feudalismo Marco Polo en China y Mongolia, como también San Francisco Javier en Japón. Que de germánicas, nada de nada.
Pero bueno, advierto que me ido fuerísima de tema así que la corto.