martes, 14 de diciembre de 2010

¡No tienen vergüenza!


El escandaloso e inconcebible
regreso del Obispo sodomita

Por Muzzafer al Shufie



Un antiguo amigo, tan buen analista de la realidad que en ocasiones pudo profetizar con acierto, me dijo que la liviandad de la política y de la sociedad americana demostrada en la falta de sanción al presidente Clinton, cuando su conocido affaire con una becaria de la Casa Blanca, desencadenaría el derrumbe de aquella nación. Varios años después de esta conversación fuimos testigos del colapso de 2008 que cambió radicalmente la posición de EEUU en el mundo.

Me dijo también mi amigo, que guardara copia de la película en que se mostraba a Mons. Macarrone en la cama con un joven al que había pervertido desde la temprana edad de 18 años aproximadamente, siendo Obispo de Santiago del Estero. Según él, pasado un tiempo la copia sería eliminada y, un poco más tarde se comenzaría a dudar del episodio hasta que fuera declarado mito.
Efectivamente, aquel video hoy no se consigue (quizá sea mejor así por el bien de la Iglesia) pero, como yo estaba impresionado por su pasta de profeta, creo haber conservado algunas fotografías al respecto que espero no sea necesario mostrar nunca.

Porque, ¡Oh sorpresa! Mons. a vuelto al ruedo, según puede verse en la ilustración de esta entrada, para conferir el sacramento de la Confirmación por mandato de Mons. Gustavo Help, Obispo de Venado Tuerto y miembro de la Comisión Episcopal de Ecumenismo y Relaciones con el Judaísmo. La ceremonia tuvo lugar en la parroquia de la Santísima Trinidad en la ciudad de Rufino, de que es párroco el padre Diego Cavanagh, ecónomo de la Diócesis (¿Conocerá a su colega Sucunza?). Y esto sin haberse disculpado jamás por su público y atroz pecado.

¿Será este el comienzo de una operación de "blanqueo" del desgraciado Obispo? Porque como dijo el padre Cavanagh ante el requerimiento periodístico, "estamos en una Iglesia humana, somos pecadores, todos necesitamos de la misericordia".
De acuerdo padre. El que escribe tal vez sea uno de los mayores pecadores y esté necesitado como nadie de misericordia. Pero justamente la misericordia, exige que no se exponga al prójimo a la vergüenza pública, y más aún, que se evite el escándalo de los fieles.
La caridad bien entendida, manda corregir al que yerra y no certificarlo en su mala conducta con apoyos inapropiados, como los que se le brindó en su momento. Debe permanecer en tranquilidad y reposo, lejos de la prensa, y donde no haya riesgos. A propósito: ¿Será acertado que Mons. Macarrone sea el capellán de un instituto donde viven niños discapacitados alguno de los cuales seguramente no podrán expresarse?

Quizá no se tenga conciencia acabada de lo que ha pasado, puesto que el mismo padre Cavanagh dijo a la prensa local que el Obispo “renunció al Obispado de Santiago del Estero pero no al ministerio. No hubo ningún delito a nivel civil y tampoco hubo ningún impedimento para seguir ejerciendo el ministerio". ¡Habráse visto desfachatez! Pádre Cavanagh: ¿El hecho de que este pobre hombre haya practicado la sodomía durante largos meses al mismo tiempo que celebraba habitualmente la Santa Misa no es impedimento? ¿Acaso es Ud. discípulo del padre Schickendantz?

Tendríamos que preguntarnos qué pasa en la Iglesia en la Argentina, por qué se protege y encumbra a los candidatos más inadecuados, indignos y peligrosos. Preguntarnos si los encumbran a pesar de sus canalladas o por ellas. En el último de los casos, se entendería la cruel persecución ejercida contra los buenos y santos sacerdotes; algo de lo que ya hemos hablado aquí.

Porque el Cardenal Bergoglio, los obispos y presbíteros que necesariamente tuvieron que participar en el proceso de su designación como Ordinario de Santiago del Estero, no podían dejar de saber que, siendo Obispo de Chascomús, Mons. Maccarone estuvo involucrado en una causa judicial por un tema parecido al que lo llevó a la renuncia. No obstante lo cual fue promovido e inclusive incluido en la Comisión Episcopal para la UCA que terminó causando su ruina académica y, dicen, material.
Lo cual lleva a la dolorosísima conclusión de que todos los que, conscientes del problema que sufría lo elevaron aún más, son corresponsables de sus acciones indignas y del daño que ocasionó a la Iglesia y a los propios fieles, empezando por su amante de 18 años.
Son los mismos obispos que, conocida la noticia, salieron a defenderlo vergonzosamente. Los mismos que habrían sido sorprendidos por su dimisión la que, probablemente, no se habría efectuado si les hubieran dado tiempo de actuar.
Porque según cuentan gentes muy enteradas en estos temas, luego de que la cinta con la prueba se entregó en la Nunciatura, Mons. Macarrone fue llamado de inmediato y sólo salió de allí cuando, luego de ensayar alguna resistencia, consintió en ser obispo emérito de Santiago del Estero.
Dicen también que el responsable principal de tan expeditivo trámite fue el entonces secretario Mons. Nicola Girazoli. El mismo que pocos meses después fue "premiado" con la designación de Nuncio Apostólico en... Zimbawe.

Lo que acaba de acontecer puede ser un "globo de ensayo" para probar la viabilidad de reinstalar al obispo sodomita a pocos años de que sus andanzas salieran a la luz. ¿Será una especie de venganza o restauración que se deben a sí mismo los que lo encumbraron?

Es natural que el Cardenal Bergoglio haya movido toda su poderosa influencia intentando evitar (lo cual logró con bastante éxito) la difusión por los medios del caso Sucunza. Pero era inimaginable que se intentara instalar el "aquí no ha pasado nada" en el caso Macarrone. ¿Pretenderá resucitar su candidatura para sucederlo en el Arzobipado de Buenos Aires, como aseguraban algunas fuentes antes de la aparición del video santiagueño?

Sea cual fuere la causa, queda demostrada una vez más la hondura de la crisis moral que afecta a la Iglesia en la Argentina. ¡Qué Dios nos asista!

7 comentarios:

Héctor el Cruzado dijo...

No nos alcanza con los multiples y peligrosos enemigos que tenemos de afuera que tenemos que soportar esta lacra de adentro. Sigo sosteniendo la urgente necesidad de una contrarreforma (contra el CVII) en la Iglesia para eliminar enemigos internos, y cruzadas contra los enemigos de la Iglesia ya.

Anónimo dijo...

Creo que la Iglesia ya tiene bastantes enemigos para que nosotros también la critiquemos.
Es doloroso, mucho, Dios sabe perfectamente cuanto. A nosotros nos queda rezar para que esto no vuelva a suceder y rezar también por el alma del pobre Obispo (perdónalos Dios mío pues no saben lo que hacen…)
No obstante, no envidio vuestra situación, siempre ánimo y adelante.

Carlota dijo...

YA NO CABE DUDA!!! La abominación está en el Templo!!! ¿Si no de dónde vienen estos horrores?, no solo aceptados sino, promovidos desde la jerarquía, palabra que escribo con minúscula ya que ellos lo son. No en cuanto a maldad y su esencia diabólica sino, como católicos y seres humanos en primer término ya que, son engañosos, ladinos, y esconden, aunque no tanto, su maldad bajo una apariencia pastoral para confundir a la grey que les fuera encomendada. No seamos faríseos nosotros y pretendamos esconder la suciedad bajo la alfombra. Lo que es, ES y no podemos nombrarlo con eufemismos. Son enemigos de Cristo y su Iglesía, SON SATANÁS. En Dios está perdonarlos, a riesgo de ser castigada por mi impiedad, yo no los perdono. Jesús dijo que hay un pecado que no será perdonado y es el pecado contra el Espíritu Santo, ¿contra Quién están pecando estos falsos pastores y clérigos?

En Cristo y María, Carlota.-

Anónimo dijo...

El que defiende maricones es maricón y el que los promueve, más todavía.

MONICA dijo...

eL ACTO DE m. mACCARONE FUE EN EL AMBITO PRIVADO, EXPUESTO A LA LUZ POR UNA SERIE DE PERIPECIAS POLITICAS, PERO AUN ASI ENTIENDO QUE NO DEJA DE SER UN PECADO PRIVADO, NO MENOR NI MAYOR QUE LA QUE LA ENVIDIA, ENGAÑOS, CALUMNIA...(RM1,29-30SS ; TAMBIEN GAL 5,19SS)
ME QUEDA SOLAMENTE CITAR AL SEÑOR: AMARAS AL PROJIMO COMO A TI MISMO.

Anónimo dijo...

Monica:!¿???¿¿¿¿¡¡¡¡¡!!!!!!

Cristobal dijo...

Es una verdadera vergüenza que se quiera restituir a este mal ministro de Cristo. Pero es pasable, que no esté al frente de una Diócesis, tal el caso del Arzobispo de La Paz, Bolivia, cuyos affaires como rector del Seminario San José con su amante Hugo Trujillo, seminarista de la Diócesis de Oruro, y luego con un joven de Santa Cruz, que (como registró la prensa) vació su casa, el Obispado de Potosí. Así y todo fue premiado siendo elevado a la calidad de Arzobispo de La Paz. Dicho sea de paso, como Maccarone, Abastoflor (de La Paz) no dice nada en contra del impío gobierno que dirige Bolivia.