sábado, 30 de marzo de 2013

Secuencia de Pascua de Resurrección



Victimæ Paschalis Laudes



Abajo se puede oír la secuencia cantada
por el padre Alfredo Sáenz

(Ver la partitura al final.)

El Misal Romano del Concilio de Trento, indicaba el canto de cuatro Secuencias a lo largo de todo el Año litúrgico: Victimæ Paschalis Laudes (Secuencia del Domingo de Pascua), Veni Sancte Spiritus (Secuencia de Pentecostés), Lauda Sion Salvatorem (Secuencia de Corpus Christi) y Dies Iræ (Secuencia en las misas de requiem). Más adelante se incorporó la Stabat Mater , en la memoria de los Dolores de la Santísima Virgen María.

La secuencia se debe cantar (o leer) inmediatamente antes del santo Evangelio correspondiente, y de aquí su nombre que significa "continuación". Recordar que hasta la última reforma litúrgica, al comenzar la lectura del Evangelio, el celebrante decía: "Secuencia (continuación) del Santo Evangelio según....

Se cree que la secuencia de Pascua ha sido compuesta alrededor de 1050 por Wipon de Burgundia, capellán de la corte de Conrado II, emperador de Sacro Imperio Romano Germánico, y de su sucesor Enrique III.

Oigámosla primero en una composición ilustradas por frescos de la Basílica de San Marcos en Venecia (arriba), y luego en la voz del padre Alfredo Sáenz quien la cantó en la extinta capilla Sagrado Corazón durante la Vigilia de 2009 (abajo).



Cantada por el padre Alfredo Sáenz




Victimæ paschali laudes
immolent Christiani.

Agnus redemit oves:
Christus innocens Patri
reconciliavit peccatores.

Mors et vita duello
conflixere mirando:
dux vitae mortuus,
regnat vivus.

Dic nobis Maria,
quid vidisti in via?

Sepulcrum Christi viventis,
et gloriam vidi resurgentis:

Angelicos testes,
sudarium, et vestes.

Surrexit Christus spes mea:
praecedet suos in Galilaeam.

Scimus Christum surrexisse
a mortuis vere:
tu nobis, victor Rex, miserere.

Amen. Aleluya



A la Víctima pascual
consagren los cristianos las debidas alabanzas.
El Cordero redimió a las ovejas:
Cristo inocente reconcilió a los pecadores con su Padre.

La muerte y la Vida se trabaron
en imponente duelo:
El Autor de la Vida, aunque murió,
ahora reina vivo.

Dinos, María, ¿qué has visto en el camino?

Vi el sepulcro de Cristo viviente,
y la gloria del que resucitó.
Vi por testigos a los ángeles;
y vi su sudario y sus vestidos.

Resucitó Cristo, mi esperanza;
precederá en Galilea a los suyos.

Sabemos que Cristo verdaderamente
resucitó de entre los muertos:
Y por lo tanto, Tú Rey victorioso,
ten piedad de nosotros.

Amen. Aleluya.



Click para agrandar





¡Por favor, deje su comentario!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es hermoso como todo lo gregoriano y en latín. Qué mayor lujo. Convida a la reflexión y al acercamiento con Dios. Lástima que aquí en México se haga en español y le hayan cambiado la letra original.

Anónimo dijo...

Gracias me ayudo a rezar mejor