lunes, 25 de marzo de 2013

¿Es infalible el Obispo de Roma?


Sobre la Infalibilidad del Romano Pontífice



Actualización: El Papa Francisco insistió en llamarse públicamente "Obispo de Roma" durante los primeros días de su pontificado. Así lo vieron entre otros Vátican Insider y Messainlatino. Al tiempo de escribir este post, no habíamos visto dos de sus últimos discursos en donde se llamó a sí mismo Papa. ¡Enhorabuena! 


Por algunos gestos y palabras, el Papa Francisco podría ser llamado: "El hombre al que le cuesta ser Papa".
No usa zapatos, ni muceta, ni pectoral, ni trono, ni estrado, ni la cátedra de Papa, y no se ha llamado así ni una sola vez hasta ahora, pues ha dicho siempre que es el Obispo de Roma.

Ahora bien, aunque él no lo diga, sabemos que es el Papa, y esto es una gran noticia porque, como dijo el padre Castellani en un artículo publicado en su libro "Cristo ¿Vuelve o no Vuelve?",  la infalibilidad le asiste "cuando habla como Doctor público y cabeza de la Universal Iglesia, no como hombre, no como teólogo, no como obispo de Roma, precisamente."

Dadas las circunstancias presentes, en que ha sido llamado a la Silla de Pedro un obispo que ha sabido tener gestos ambiguos, hoy mismo ha dicho que Dios sigue bendiciendo a los que rechazan a Cristo, parece oportuno recordar el artículo mencionado, cosa que hacemos abajo:


La Infalibilidad

R.P. Leonardo Castellani Conte Pomi, SJ
Dr. Sacro Universal

La infalibilidad del Papa que Dios ha hecho, es una cosa milagrosa; pero no es tan milagrosa como la infalibilidad del Papa que algunos protestantes han hecho.
Ni Dios mismo, con ser todopoderoso, puede hacer la infalibilidad que hizo Mr. Charles Kingsley, por ejemplo, y que regaló gratuitamente al Sumo Pontífice. Por eso, para decir lo que es, ayuda a decir juntamente lo que no es la Infalibilidad Pontificia.


1. Infalibilidad no es el poder del mal bien y del bien mal

La doctrina de la Iglesia reconoce la existencia de la ley natural, existencia del bien y del mal, es decir, de un orden que nace de la misma naturaleza de las cosas. Orden que Dios mismo no puede deshacer, porque Dios no puede hacer cosas contradictorias.(1)
Dios mismo no puede hacer que una blasfemia deje de ser pecado, porque Dios no puede hacer que la criatura no sea criatura y el Creador no sea Creador. Dios puede dispensar de una ley divina positiva como la de comulgar alguna vez en la vida; La Iglesia puede dispensar de una ley eclesiástica positiva, como la de comulgar una vez al año: porque todo legislador puede dispensar de su ley, cuya obligatoriedad dimana de su propia voluntad.

Así, pues, La Iglesia podía quizá dispensar el impedimento del matrimonio de Enrique VIII con Catalina de Aragón, cuyo impedimento de afinidad en primer grado, auque de hecho no lo dispensó; pero que de eso se deduzca que el Papa “has the power of creating right and wrong” tiene el poder de crear el bien y el mal en tan desmesurada proporción que pueda por medio de las indulgencias (!) asegurar el perdón a cualquiera “etsi matrem Dei violavisset” parece que es una consecuencia tan monstruosa, que es imposible que haya sido escrita, parece que debe ser por algún dejado de la mano de Dios.
Y si fuera escrita por el Rev. Charles Kingsley en una crítica de la historia de Froide en el Mac Millan Magazine, en enero de 1864, parece que yo no debería repetir sus palabras siquiera por no ofender los píos oídos y por respeto al género humano.

Y sin embargo, las tengo que repetir, para que se vea hasta dónde puede llevar el prejuicio de un hombre de estudios, Doctor Divinity (doctor en teología), que dice creer en Jesucristo y tiene a todos los papistas por fanáticos: para que sirva de ejemplo de lo que decía arriba acerca de la razón humana.


2. Infalibilidad no es impecabilidad.

Dicen que en algunas lenguas estas dos ideas se expresan con una palabra común (unfehlbar en alemán, nepogriéchimosti, en ruso), la cual hizo gritar a los viejo-católicos alemanes y a los cismáticos rusos cuando la definición Vaticana, que los ultramontanos habían fabricado un Papa igual que Dios. Por lo cual, en el II Congreso de Velehrad, en 1905, el obispo ortodoxo A. Maltzew propuso cambiar por la palabra bezochibotchnodti (sin error), para quitar piedra de tropiezo a nuestros hermanos orientales.
Pero no es así en la lengua latina (falli = equivocarse) ni en la nuestra. Nosotros sabemos hace mucho tiempo que no todo es trigo limpio en la Iglesia Católica, y que no solo pueden pecar, sino que de hecho algunos papas pecaron. ¡Miren a que hora se despierta el buen diputado socialista! Lo sabía yo al hacer la primera comunión, que en el campo del Padre de familia el hombre enemigo sembró en medio del trigo limpio, cizaña.

El Papa es pecador como hombre privado, y por eso tiene confesor y se arrodilla ante él cada semana; pero es infalible cuando habla ex cátedra. Esa expresión técnica de los teólogos (hablar desde lo alto de la cátedra de Pedro) expresa las condiciones y límites de la promesa divina, que son tres:
  1. cuando habla como Doctor público y cabeza de la Universal Iglesia, no como hombre, no como teólogo, no como obispo de Roma, precisamente;
  2. cuando habla acerca de las cosas de la fe y de la moral, es decir, acerca del depósito de la revelación pública hecha por Cristo y clausurada por los Apóstoles;
  3. cuando define, es decir, pronuncia juicio solemne, auténtico y definitivo acerca de si una verdad está contenida en ese depósito inmutable, no cuando aconseja, exhorta, insinúa o administra.
Ojo con esta palabra depósito de la revelación (“Apostoli contulerunt in Ea, tanquam in repositorum dives, omnia quae sunt Veritatis” dice Ireneo), que no significa una caja de verdades colgadas pinchadas y clasificadas, como la teca de un naturalista.

En el capítulo último de Orthodoxy, Chesterton ha ilustrado las relaciones de la autoridad y el aventurero, con la comparación su padre llevándolo de la mano a él pequeño al descubrimiento del jardín de su casa. “Yo sabía que mi padre no era un montón de verdades, sino una cosa que dice la verdad.”
El montón de verdades supraterrenas que al hijo de Dios plugo traernos están todas contenidas en la Iglesia Católica de Pío XI, como lo estuvieron en la Iglesia Católica de San Pedro; no precisamente en la cabeza de Pío XI, ni en el símbolo de Pedro, ni en la Suma Teológica, ni en el Concilio de Trento; sino en la vida de la Iglesia viva, a la cual pertenecen Pío XI y el símbolo y la Suma Teológica y el Concilio.
La inspiración personal de los protestantes agarrados a la Biblia es el extremo contrario del estatismo autorital de los rusos agarrados a los ocho primeros Concilios; y las dos exageraciones matan la verdad revelada, la primera por desangramiento, la segunda por estrangulamiento. Porque la asistencia continúa del Espíritu de Verdad prometida a la Iglesia, ni es la continua profecía, ni es la profecía momentánea y petrificada en un libro o en veinte cánones.

Entre los dos extremos de la momificación del dogma y el continuo nacimiento del dogma, hay un medio verdadero que es la vida del dogma. Y de ésta vida del dogma es la infalibilidad el órgano regulador y propulsor, como el corazón que en el medio del pecho bate tranquilamente la medida.


3. Infalibilidad no es ciencia universal.

Algunos católicos poco instruidos se imaginan quizá la Infalibilidad como un estado de ciencia actual, y al Papa flotando en mares de certidumbre infusa, ideal y sintética acerca de todas las cosas divinas. Si no hay católicos tan sencillos, protestantes si que los hay; y de esta gruesa fantasía brota la objeción anglicana que arbora cándidamente Chillinworth, por ejemplo (2): “Vamos a ver; si el Papa es infalible, ¿por qué no publica un comentario infalible de todos los versículos de la Escritura?”. Como si dijera: “Si el Papa es infalible, que resuelva el problema aeronáutico de volar sin motor.”

De esta concepción nace también otra idea simplista, que ha cristalizado en el libro de Augusto Sabatier, Réligions d’Authorité et la Réligion de l’Esprit. Representan la historia de la religión de Cristo como una lucha continua entre la Autoridad y la Razón, con mayúscula; y atribuyéndose a si mismos la libertad de la razón, nos regalan gentilmente la esclavitud de la Autoridad. En la cual mazmorra papal el entendimiento del pobre papista tiene que estar preparado para recibir cada día nuevas listas de credenda, nuevos dogmas y verdades que, so pena del infierno, debe creer ciegamente, aunque contradigan todo lo que creyó ayer y creerá mañana. Claro que Sabatier no lo dice así, porque tenía más talento que eso; pero así lo dicen al pueblo los bautistas yanquis en la plaza Once de Buenos Aires y los anglicanos en el Hyde Park de Londres.

Pero no hay libertad para el entendimiento fuera de la verdad. Es no saber ontología, tener por un bien la libertad de pensar el error, que no es más que la esclavitud del espíritu a la carne y al orgullo. “La gente libre debajo de Dios”, llama San Agustín al pueblo cristiano. Es no saber psicología, ignorar la elástica energía del entendimiento del hombre, centuplicada bajo la comprensión benéfica de la Verdad Divina, como ya notara Aristóteles,(3) la elástica vitalidad de ese hijo del cielo, que como Anteo, hijo de la tierra, a cada golpe más gozoso salta y con freno es cuando más gallardea, piafa y salva barreras, mientras que sin freno se desboca y precipita. Es no saber historia, ignorar por una parte el edificio estupendo de la Teología Católica, más sublime que la metafísica aristotélica y la ética platónica, que no son más que sus basamentos, arquitecturado bajo el rol de la infalibilidad, por mentes como Atanasio, Agustín y Tomás de Aquino; ignorar, por otra parte, la descomposición casi instantánea de la teología protestante en manos del libre examen, la carrera al ateísmo pasando por el protestantismo liberal y el racionalismo, que hacía retroceder espantada en 1833 al alma religiosa de Newman y la ponía sobre el rastro de Dios. Descomposición de la cual escribió el mismo Loisy, a propósito de la encuesta “Jesus or Christ?” del Hibbert Journal: “Se siente uno tentadísimo de pensar que la teología contemporánea-excepción hecha de la católica romana... -es una verdadera torre babélica, donde la confusión de ideas es peor aún que la diversidad de lenguas.”

Es que dentro de la palestra de la Infalibilidad hay espacio amplísimo para el torneo formidable y benéfico de la Razón y la Autoridad Divina, para que se agarren Agustín y Jerónimo sobre los ritos judaicos, tomistas y suaristas sobre los Auxilios, mientras que fuera del recinto trazado por Dios mismo, la razón rebelde galopa al escepticismo que es su ruina, detenida un momento solamente por otra Autoridad bien innoble y esclavizante, la autoridad humana de un Estado civil, del Rey de Inglaterra, jefe de la Iglesia Anglicana; del ex zar Romanoff, ex jefe de la Iglesia Rusa.

De modo que el magisterio infalible de Pedro no es la plenitud de la ciencia adquirida ni de la ciencia infusa; y no a sido instituido por la Providencia para crear nuevas creencias y dogmas, sino para custodiar incorruptas las creencias reveladas por Jesucristo-Dios, ni una más, ni una menos.” (“para que no andemos vagando a todo viento de doctrina”), a través de todas las vicisitudes de los tiempos, hasta el fin. He aquí como la entiende un gran escritor ateo, y hoy amigo de la Iglesia, pero que ha leído historia: “El viejo de blancos hábitos que asienta en la cima del sistema católico puede parecerse a los príncipes de horca y cuchillo cuando corta y separa, expulsa y fulmina; pero la mayor parte de las veces, su autoridad participa de la función pacífica del maestro de coro, que marca el compás de un canto que sus coristas conciben como él y al mismo tiempo que él.” (4)


4. Infalibilidad no es poder despótico de gobernar la Iglesia y aun los Estados

El Sumo Pontífice es el jefe supremo de la Iglesia y su potestad es inmediata, ordinaria y episcopal. No podría, sin embargo, disolver el Episcopado, que es institución divina; porque Cristo quiso que fuese monárquico-aristocrático el gobierno de esta sociedad visible y cuerpo místico.
Pero este poder de mandar, que llaman de imperio, no es el poder de enseñar, que llaman de magisterio, al cual esta prometida la Infalibilidad. Lo cual no impedirá que el tigre Clemenceau vocifere en el Senado en 1864, cuando se iba a definir: “Quieren hacer [los ultramontanos] al Papa como en los tiempos en que los reyes eran sus tenientes”; porque ¿Qué obligación tienen Ellos (“What They don´t know?”, que dice Chésterton) de saber estas cosas?

Sobre el poder temporal de los príncipes, los Papas no tienen ninguna jurisdicción directa, como han enseñado casi unánimemente los Teólogos, Santos Padres, Apóstoles y el mismo Cristo. Es conocido el ejemplo del jefe del Centro Alemán Mallinckrodt negándose a seguir una insinuación meramente política de León XIII (votar leyes militares de Bismarck), por parecerle dañosa a la patria, conducta que fue aprobada por el mismo Pontífice.


-¿Qué es, pues, la Infalibilidad?

La Infalibilidad Pontificia no es más que la promesa del Hijo de Dios de la fe de Pedro y sus sucesores no fallará; antes bien, servirá de sostén a sus hermanos, y de este modo la Iglesia de Pedro será hasta el Fin del Mundo columna y fundamento de la verdad revelada. Para negar que Dios pueda hacer eso, hay que negar que hay Dios.

¿Cómo lo hará Dios, por revelación, por inspiración, por simple vigilancia, por su eterna presciencia sola y habitual providencia?...

El hecho es que si lo ha prometido, lo hará.


(1) “Deus contra primum ordinem non agit, quia contra seipsum nemo agit” Dice San Agustín
(2) Murria, De eclessia, t. II, p. 361
(3) X Etic., c. VII; De Part. anim. II
(4) Charles Maurras, Politique,Dilemme I, pág. 382.


¡Por favor, deje su comentario!

105 comentarios:

Anónimo dijo...

No se dice de quién es. ¿Nombre del autor?

Página Católica dijo...

En la introducción dice que es el Padre Castellani. Ahora lo dejamos claro debajo del título.
Sacerdote jesuita fallecido en 1981, probablemente la máxima lumbrera que nuestra patria ha dado a la Iglesia.

Anónimo dijo...

R.P. Leonardo Castellani Conte Pomi, SJ
Dr. Sacro Universal

maríax dijo...

para mí el padre castellani es el papa.

Anónimo dijo...

¡todo es tan confuso!, tenemos una persona elegida y ocupando la Sede de Pedro, que se niega a decir que es Papa, no habla o se comporta como Papa, y se niega a usar los símbolos del Papa, ¿el hábito hace al monje?; siempre partí de que un buen monje cuida su hábito. Mi respuesta para mí, y no me atrevo a repetirla.

Anónimo dijo...

Nunca pensé que se pudieran decir tantas tonterías y considerarse católicos. ¿Esto es lo que les preocupa a ustedes?

Luis Alvarez Primo dijo...

Página Católica: humildad, Fe, Esperanza,Caridad, y ... Prudencia!

Anónimo dijo...

Que furia me da que manipulen al P. Castellani, y ensucien su fama utilizando sus artículos para justificar sus desvaríos. Ustedes se fijan en los zapatos, en la muceta, en... Por favor!. Si viviera el P. Castellani seguro que ustedes lo hubieran condenado por progresista, porque usaba sotana con un cinturón de polícia en lugar de la faja negra, y también boina, ¡qué barbaridad!. En la pobreza exterior también puede haber dignidad, como ocurrió con San Juan Bautista, que dicho sea de paso, también lo hubieran condenado, porque no enseñaba en la Sinagoga de su tiempo, y vestía con piel de camello y no con los vestidos propios de la tradición...
Hay que distinguir, entre lo esencial y lo accidental; imposible si no hay un corazón abierto, fresco y sentido común. Lo que natura no da...
Ah!, supongo que hubieran condenado también a los miembros de las ordenes mendicantes del s. XIII, como el mismo Santo Tomás de Aquino, o San Francisco de Asís, o Santo Domingo... porque esos sí que mendigaban, con hábitos raídos y viejos. Sin duda que su apariencia no era como la del alabado por ustedes Cardenal Burke, con sus 5 metros de capa, que es lo que parece les fascina. Hay un interés desordenado por lo mórbido. A éstas alturas, que le hubieran dicho al Cura Brochero, ¡que no calzara alpargatas!... La verdadera y única dignidad procede de la fidelidad al Señor, que se expresa en la Biblia, el Magisterio y en la Sagrada Tradición, que no es igual a tradición farisaíca.
Creo que hay que estar atentos - como se estuvo con Pablo VI, JPII, BXVI - a todo lo que dice, y hasta ahora no hay nada objetable en lo que ha dicho. Y si hay duda, hacer un juicio fundado. Y no hacer daño con juicios temerarios y juicios estéticos propios de... mejor imaginen lo que iba a decir!. Estamos en Semana Santa.
Apple

Bertram dijo...

Dos fotitos que describen un poquito a Página "Católica"


Foto 1
y

Foto 2

Bertram dijo...

De acuerdo a la concienzuda investigación de Sebastián Randle, no existe una sola constancia de que el Padre Castellani fuera "Doctor Sacro".

Bertram dijo...

¡Aquí, aquí tienen para cebarse a gusto!
¡Horroooorrr! Habló de "Amistad" con los pérfidos judíos

¿Por qué no hacen el cisma de una buena vez y se van?

Arrope dijo...

Nunca entenderé qué hacen estos tipos visitando Página Católica si no están de acuerdo... Váyanséeeee por favorrrrrrrr!!!!! Enfermos de papolatría de urgencia.
Arrope

Pancho dijo...

Dime con quién andas y te diré quién eres

Anónimo dijo...

Francisco y la autorreforma de la Iglesia.
http://vaticaninsider.lastampa.it/es/vaticano/dettagliospain/articolo/francesco-francis-francisco-23372/

Aquí deja claro las reticencias de Francisco a llamarse Papa.

Página Católica dijo...

Nojado:

SE ACABÓ LA PACIENCIA. He borrado tus comentarios porque no dejaré que nos insultes.
Por falta de tiempo no había visto los discursos del Papa en donde se llama a sí mismo Papa, lo cual es muy bueno.

Pero eso no quita que empezó su Pontificado llamándose Obispo de Roma (expresión utilizada despectivamente por Lutero) y llamó a Benedicto Obispo Emérito. Y luego dijo lo mismo cuantas veces improvisó.

Lo que tendrías que haber hecho es decir las cosas tranquilamente, pero sin insultar. Te invito a recapacitar sobre ese punto.

Página Católica dijo...

Apple:
Los ejemplos que das no valen. Ni el cura Brochero, si San Francisco ni los demás fueron EL PAPA.
Estoy absolutamente seguro de que si por un casual el Padre Brochero hubiera llegado al Trono de San Pedro, se hubiera puesto todos los ornamentos del Pontificado porque era un hombre humilde, y la humildad verdadera consiste no en hacer nuestros gustos sino lo que siguieron los mayores y santos que ocuparon el mismo cargo.

Francisco le está quitando brillo, esplendor, y simbolismo al Papado, y si bien puede hacerlo pues su poder es absoluto en lo que no es de derecho divino: ¿por qué lo hace? ¿qué beneficio pueden obtener los fieles de eso?

El poner su Cátedra sobre el suelo, al mismo nivel que los demás, significa eso, que el Papa está ahora "al mismo nivel que los demás".
El dejar los zapatos rojos, puede ser visto como olvido de la sangre de los mártires que lo sostienen.
El abandonar la púrpura, puede significar que no es más el Príncipe de los Apóstoles.

¿Ud cree que todos esos ornamentos están allí por capricho?, NO. Lo lamentable es que los cristianos, por la catequesis disolvente del Modernismo que se enseñorea en la Iglesia, ya no sepan ni estimen esa rica simbología tan necesaria al hombre, que es un ser que necesita de los gestos y de los símbolos para percibir la profundidad del Misterio. ¿O cree que las Sagradas Escrituras y la Misa están llenas de símbolos por que sí nomas?

Hace siglos que santos pontífices vienen respetando sin interrupción los ornamentos papales y ahora nos venimos a enterar de que son algo superfluo y que dependen del gusto personal de la persona que ocupa el Papado.

Pues eso no es bueno ni para el Papado ni para la Iglesia.

Despojemos el Misterio de sus símbolos y luego no nos quejemos si los cristianos van a buscarlos en las falsas religiones orientales como el Budismo. Porque el hombre es como Dios lo ha hecho, no como se nos ocurre a nosotros.

Peter dijo...

¿"Buena doctrina" es sembrar confusion y perturbacion entre los fieles? Ustedes de catolicos les va quedando el nombre solamente. Propongo que se llamen pagina-sinagogalseparatista ... ¿les pinta? Porque la division que siembran ya sabemos de donde viene...

Peter dijo...

Y respecto a los ornamentos papales.... ¡¿Puede creer que San Pedro no los usó??????!!!!!!!!!!!

Habrase visto junagran-heresiarca !!!!! Lástima que en esa época aún no existia este blog para avivarlo...

Andrés José D'Angelo Rodríguez dijo...

Gente, tranquilidad y Caridad.

Página Católica dijo...

Nojado, te invito a leer de nuevo el texto del artículo allí dice "sabemos que es el Papa". Te invito también a dejar de insultar y hablar tranquilamente.
Podemos, por falta de tiempo, no haber advertido que en los últimos discursos se llamó Papa. Pero al principio no fue así y otros blogs de importancia lo han advertido también.

Peter el planteo que haces ha sido condenado por Pío XII como arqueologismo litúrgico en su encíclica Mediator Dei.

La Iglesia no es solamente San Pedro, sino los 2000 años que vinieron tras él. Y el enriquecimiento doctrinal y litúrgico no puede ignorarse.

No podemos ir a tal época de la historia y tomar lo que se nos ocurra y luego traerlo a esta época ignorando la tradición.

Es decir, no es de importancia cómo se vistió San Pedro, que no sabemos tampoco, quizá haya usado la púrpura, sino cómo se han vestido los papas a lo largo de la historia. Y lo de Francisco no es evolución natural sino ruptura con esa tradición.

A propósito, cuando se descubrió a mediados del siglo pasado la tumba de San Pedro, sus huesos estaban envueltos en una pieza de riquísima tela de color púrpura, de la misma calidad que la utilizada por el Emperador de Roma.

Dad al César lo que del César y a Dios lo que es de Dios. Se pueden utilizar los símbolos del Papado y al mismo tiempo ayudar a los pobres como nunca antes.

Anónimo dijo...

Recomiendo leer en el blog Legion Católica los dos últimos comentarios de la entrada "La profecía de San Francisco..." Me parecieron de una claridad magistral para este tema de la infalibilidad del papa. Léanlo, me pareció muy bien explicado.
Antonella.

Nojado dijo...

Si, Antonella.
Son Legión.

Habemus Papam ? dijo...

Dadas las innumerables muestras del espectaculo circense que se ha montado en el Vaticano con el como primer actor, y en los medios desde la eleccion de Bergoglio, uno se sigue preguntando, una y otra vez.

Es papa ? HABEMUS PAPAM ?

No pudo haber estado excomulgado cuando lo elegieron , por por ejemplo haber violado el secreto del Conclave de 2005, o por haber incurrido en Herejia con sus oscuras relaciones con los musulmanes y judios ?

Pronto lo sabremos.

Anónimo dijo...

Nojado, que hizo ud concretamente contra las difamaciones de siempre de la perra bonafini, las recientes del perro verbitsky y las de la autoproclamada católica carlorto?.
Si me dice que hizo en CONCRETO Y LO PRUEBA le juro que paso a darle bola a Ud.
Esteban Piro

Anónimo dijo...

No se puede comparar a Pedro con los Papas siguientes, ya que la sentencia común entre los teólogos es que el colegio apostólico fue confirmado en gracia tras Pentecostés y eso no se habría dado en sus sucesores.

Anónimo dijo...

Realmente me parece que exageran con el Padre Castellani.

Anónimo dijo...

que feo ver como les gusta chismear murmurar y hablar de mas. es obvio que haga lo que haga y diga y lo que diga el Papa ustedes no tienen Fe. creen en ustedes mismos.. Castellani no es Papa es un simple sacerdote.y por los frutos se ve que sus seguidores estan llenos de murmuracion maledicencia difamacion y odio.. mucha politica y poca caridad. lastima..ustedes se pierden vivir la caridad. y la caridad es LA VIRTUD.

Anónimo dijo...

jajaja me imagino pagina catolica en la epoca de San Pedro.. pobre lo que murmurarian de el!! que nego a Cristo que era bruto que no era inteligente jajaja.. por que no hacen un retiro en esta Santa Semana y piden Fe , Humildad, Caridad y sobre todo mucha humildad..

Anónimo dijo...

Perdón PC pero ustedes dicen que el papa tiene poder absoluto y puede hacer lo que quiere,
¡NO!
EL GOBIERNO DE LA IGLESIA ES PARA DEFENDER LA FE Y EL CULTO, NO PARA DESTRUIRLO NI PARA QUE HAGAN LO QUE QUIERAN; ELLOS DEBEN CUSTODIAR EL DEPÓSITO DE LA FE.

Anónimo dijo...

LA MISMA HUMILDAD QUE TENÉS VOS ESTUPIDO DE LAS 14:09

Bertram dijo...

Pura exterioridad. Puro fariseísmo.

Anónimo dijo...

POR SUPUESTO EL TUYO BERTRAN PROVOCADOR DE PACOTILLA.

Anónimo dijo...

Apollo llamando a Nojado, over.

Estoy esperando su respuesta a mi pregunta que le hice antes...

Esteban Piro

Página Católica dijo...

Estimado:
El Papa es un monarca absoluto, pero no puede cambiar lo que es de derecho divino ni lo que ha sido declarado como dogma.
Como dice Castellani no podría disolver el Episcopado, ni disolver el vínculo matrimonial cuando está válidamente contraído.
Pero sí puede dejar de utilizar los zapatos rojos o la muceta aunque no nos guste.
Podría inclusive dejar de lado el celibato de los sacerdotes, porque eso es disciplina de la Iglesia.

Creo que queda claro.
Saludos.

Anónimo dijo...

PC a ustedes estos insultadores seriales ya los tomaron por estúpidos pero es culpa de ustedes por haberles dado piedra libre para decir todas esas idioteces.

Página Católica dijo...

Nojado:
Dices refiriéndose a nosotros

"Antes, hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres.Pues ensanchan sus filacterias, y extienden los flecos de sus mantos "
"¡Ay de vosotros Fariseos!"...


No se te das cuenta de que el despojo de Francisco de los signos pontificales se ha visto en todo el mundo y ha sido alabado por los medios normalmente hostiles a la Iglesia, con la consiguiente denigración de BXVI? Y que hasta ahora no se le oyó decir por qué lo hizo y que esos gestos no se deben interpretar en contra de sus mayores como los interpreta todo el mundo?

¿Te parece que sería injusto que alguien pudiera pensar que Francisco lo ha hecho, entre otras razones, para ser visto por los hombres?

¿Por qué no le endilgas la frase evangélica que nos has aplicado, si ha hecho ese despojo para que todo el mundo lo vea, evidentemente?

Página Católica dijo...

Siguiendo el consejo de nuestros asiduos lectores, pondremos la moderación de mensajes para eliminar las provocaciones de los que no se dignan contestar con argumento alguno.
Entre otras cosas nos están haciendo perder un tiempo que no tenemos.

Andrés José D'Angelo Rodríguez dijo...

Dicen que no usa Muceta ni zapatos rojos. Juan Pablo II tampoco lo hizo, ni Juan Pablo I, ni Paulo VI, ni Juan XXIII.
Dicen que no usa Pectoral, cosa que no es cierta.
Dicen que no dice de sí mismo que es Papa, cosa que tuvieron que corregir.
¿Qué queda?
Nada.

Sencillamente, si no soportan a Nuestro Santo Padre, díganlo. Afírmenlo con todas las letras y entonces los lectores de esta página sabrán a qué atenerse.
Omnes ad Jesum Cum Petro per Mariam.
¿Contra Pedro?
Jamás.

Puede no gustarnos el estilo personal del Santo Padre. Podemos estar en desacuerdo con su modo de vestir, de actuar e incluso de hablar. Pero hacer depender de ello su primado, o su infalibilidad es sembrar semillas de duda e incertidumbre para las almas.

Nadie que se llame católico (cuando yo lo hago aclaro que soy un MAL católico), puede estar diciendo del Sumo Pontífice las cosas que se dicen en este blog.

Tratémonos con caridad y con paciencia, sobre todo en la Semana Santa.

Anónimo dijo...

SI ES LEY EL CELIBATO!!!!!!
NO DESBARREN USTEDES TAMBIÉN POR FAVOR.

Anónimo dijo...

ES LEY ESTÁ EN EL EVANGELIO Y BIEN CLARITO, ALGUNOS SE HACEN EUNUCOS POR AMOR AL REINO, ENTIENDA EL QUE PUEDA, Y SOLO LOS QUE TIENEN EL LLAMADO PUEDEN ENTENDER, PERO ES LEY EL CELIBATO. JP II LO DEJÓ BIEN CLARO ASI QUE ESO NO SE DISCUTE MAS.

Página Católica dijo...

Sr. D'Angelo:
Vea nuevamente los registros y se dará cuenta de que los papas que Ud. nombra, salieron al Balcón de San Pedro el día de su elección, con muceta, estola y pectoral de Papa (no de obispo de Bs As, que no es lo mismo). Francisco quebró con todo eso y lo hizo abruptamente.
Predicaron desde la cátedra, no desde el ambón, y mantuvieron el estrado del trono papal.

Francisco se llamó con exclusividad Obispo de Roma hasta el 20 de marzo, al punto de que Vatican Insider lo consideró un rasgo de su pontificado, una señal hacia los ortodoxos. No es una ocurrencia nuestra.

Ahora bien, de todo eso que es verdad, ¿por qué deduce Ud. que dudamos de la infalibilidad del Papa?
Creo que sus palabras son injustas.
Saludos.

Página Católica dijo...

Estimado anónimo:
El celibato es disciplina de la Iglesia, pues Cristo aconsejó pero no mandó que sus ministros lo fueran.

De echo, las iglesias orientales en plena comunión con Roma, ordenan hombres casados. Es decir la Iglesia Católica acepta hoy día que se ordenen hombres casados (en el rito oriental claro).

Sin embargo, la tradición en la Iglesia Latina es que los presbíteros sean célibes y esa tradición, por las razones expresadas por Pablo VI en Sacerdotalis Caellibatus sería bueno que se mantenga.

Pero la verdad es que el Romano Pontífice tiene el poder de cambiar esta disciplina No nos engañemos, es así.

Página Católica dijo...

Nojado:
Lea la respuesta al Sr. D'Angelo. Está equivocado, ninguno de esos papas desdeñó los ornamentos pontificales al salir a la logia de San Pedro.
Saludos.

ATANASIUS dijo...

Que el gran Leonardo Castellani sea “un simple sacerdote” no está probado. De hecho lo contrario es más cierto: fue un sacerdote destacadísimo. Insigne. “Simple” sería el cura de mi parroquia, que no tiene nada en qué destaca. Tanto que si fuera laico sería más simple entenderlo; pues que duele en el alma ver un Sacerdote de Cristo con tanta “simpleza” que oscurece su sobrenatural dote de consagrado.
Eso de la simpleza ya me tiene por de más de confundido.
¿Fue Bergoglio un sacerdote simple? Mejor me dedico a desentrañar otros misterios más difíciles. Como ser: ¿Es Argentina un país Católico?
El Insigne y poco simple P. Castellani decía que la Argentina es católica. Que es un país católico pero mistongo. Mistongo. Tema de tesis doctoral de teología: “El concepto de fe mistonga en la obra del simple de Castellani”
Pobre diablo. Más le hubiese valido ser un “simple monje cisterciense” que andar lidiando con la herejía modernosa que venía forjada casi directamente de su propia Orden de pertenencia. Pero no le plugo a Dios darle al su sacerdote una vida tan simplona. Lo quiso hacer “Doctor Sacro Universal”. A pesar de que ningún biógrafo suyo lo haya podido confirmar. ¡Oh, paradójica existencia cristiana! Nos tenemos que fiar de la simple confesión de su casera que hasta el último día de su vida repetía, como simple lorita o cotorrita, que castellani lo logró siendo el único (simple) sacerdote en quinientos años… (Otro misterio para desentrañar)
La gran legión fundada por el simplón soldadito vasco lisiado paradógicamente en pamplona mientras seguía tras las huestes de sus mundanas ilusiones… otro pobre diablo… que terminó transformándose en un humilde y simple sacerdote fundador de una de las principales órdenes religiosas que otrora aplastara como con un martillo divino-metafísico la pujante herejía luterana. Un tipo simple. Un pobre sacerdote.
¿Fue Bergoglio un simple sacerdote? ¿Fue un simple obispucho? ¿Es un humilde servidor? ¿A quién le importa? De última: lo que importa es ahora.
Todos dicen que es humilde. Él, como que lo quiere demostrar. ¡Acá está! El Papa más humilde de la historia… Un Papa Franciscano. Todos los demás no han sido más que unos pobres arrogantes con sus disfraces, muecas, ademanes y su complicado latín que el mundo no entiende. Acá está la resurrección de Francisco. El de los pobres. No hay nadie más simple que él.
Que se vaya al cuerno Castellani con sus complicados modismos latinistas… sus complejas elucubraciones metafísicas, con su arrogante dependencia del pasado… que se vaya al cuerno con sus complicados razonamientos y reivindicaciones aristotélico-tomistas. Nosotros queremos un Papa que no ande recordando a nadie lo que se tiene que creer. Total yo ya sé que cuando el Papa tenga que plantarse ante el Poder Mundial filo-masónico-judaizante, él va a demostrar para lo que vino. Y defenderá la perenne Doctrina Católica, el Celibato Sacerdotal (para seguir teniendo sacerdotes simplones), la Doctrina moral del matrimonio, la vida desde la concepción hasta la muerte, la pecaminosidad del sistema Liberal-Comunista…. Todo para seguir teniendo en la Santa Iglesia cristianos humildes y simplones que no se dejen llevar por las apariencias y los circos…
Y que se callen los sacerdotes como Castellani. Que no son más que simples sacerdotes… Nosotros somos “católicos”. Ayer obedecíamos a un viejo teutón un poco cascarrabias y fanfarrón que le gustaban la pomposidad y los roquetes… todo bien; ahora somos todos más austeros. Y así todo es más simple… hay que ser simples. No pensar. Eso es ser simples y humilde, así nos hacemos querer por el mundo.
Y que también se vaya al cuerno el aburguesado de Chesterton. Que no entiendo un bledo cuando dice: “Cuando entro a una iglesia me saco el sombrero pero no la cabeza”…
P/D: No me digan que no soy más Papista que el Papa…

Anónimo dijo...

La confirmación en gracia lo hace santo, no infalible, pues la promesa de Cristo de confirmar en la fe es anterior a Pentecostés. El Peregrino

Anónimo dijo...

Además la promesa de inerrancia no es sólo a Sa Pedro sino también a sus legítimos sucesores. La confirmación en gracia fue un privilegio específico a los apóstoles pues convenía para la extensión de Iglesia que las columnas fueran impecables. El Peregrino

Andrés José D'Angelo Rodríguez dijo...

Así se debe escribir un artículo sobre este tema:

FRANCISCO, OBISPO DE ROMA...

Algunos nos hemos asombrado de la insistencia del Papa en usar más la expresión Obispo de Roma que la de Papa. Y ante algunos comentarios de ciertos pensadores católicos de que se trata de un "primus inter pares", nos pareció ver en ambas situaciones un peligro y una ocasión para que los conciliaristas volvieran por sus fueros. Pero por lo visto, no hay tal. Dice Hervada: "Cabe preguntarse si obispo de Roma y Papa son un solo oficio o dos oficios unidos en la persona de su titular. Es preciso contestar que es verdadero lo primero y no lo segundo: San Pedro no fue Apóstol y Primado, sino el Apóstol-Príncipe en quien se fundían todos los poderes recibidos de Cristo en su única condición de Apóstol-Piedra.Por lo tanto, su sucesor, que es el obispo de Roma, es el obispo-primado, que en unidad de oficio sucede a Pedro. El primado es el obispo de Roma, el cual es, a la vez, el Episcopus totius Ecclesiae. No es una unión personal de dos oficios, sino un único oficio, en el cual se da la sucesión. En consecuencia, no cabe el desglose de los dos oficios, que rompería la sucesión petrina. Ha de tenerse en cuenta, además, que San Pedro fue un Apóstol al que se dieron los poderes primaciales,no algo distinto de Apóstol; del mismo modo, el Papa es un obispo diocesano con los poderes primaciales, no cosa distinta de obispo. Por lo tanto, no cabe la constitución de un oficio papal, desglosado del oficio de obispo diocesano de Roma". Está claro que el Papa no es un Obispo más, pues es el que tiene los poderes primaciales, pero tampoco un monarca absoluto. Veremos cómo evoluciona esto en las enseñanzas y en el gobierno del Santo Padre.

Anónimo dijo...

A todos estos papolatras, no saben ni lo que dicen, y quieren justificar lo injustificable, tapar el sol con un dedo y sacar a la luz hechos de los primeros años de la cristiandad cuando se sabe que el Catolicismo fue madurando a raíz de los años y enriqueciéndose mas y mas con la tradición.

Déjenme decirle que son unos reverendisimos ignorantes, los que están llenos de soberbia son ustedes que no quieren ver mas allá de sus narices, la verdadera humildad se lleva por dentro, o acaso ustedes vieron que el papa San Pio X que fue un hombre verdaderamente humilde en todos los sentidos se despojó de las vestiduras papales? o quiso andar en arapos como lo hicieron San Francisco de Asis o demás santos? Como bien dice Pagina Católica, esos santos no fueron PAPA, y todos los papas han respetado esa tradición de ornamentos y símbolos por muy humildes que fueran. A excepción de los papas modernistas que por muy modernistas que fueran han dejado de ser Papas.

Entonces díganme ustedes que se creen mas astutos que todos, porque la icografia, foto o imagen de Cristo Rey sale revestido de toda Gloria y Majestad como verdadero Rey y Señor que es?, porque si fuera como dicen ustedes entonces la imagen de Cristo Rey seria una en arapos con una corona de espinas no? Pero el Señor Jesús da lugar a todo, como dice el refran: "al Cesar lo que es del Cesar, a Dios lo que es Dios", su segunda venida sera llena de Gloria y Majestad y no en arapos como cuando vino por primera vez porque el quiso en su primera venida nacer humilde. Todos los símbolos de nuestra fe representan algo importante para Dios ya que nuestro Dios no es igual a de las demás religiones creadas por el hombre, y eso hay que distinguirlo.

Que hipocritas son ustedes que dicen que esta página no es católica, los no católicos son ustedes que comulgan con los herejes y protestantes y ponen a nuestro Dios a la par del dios de ellos, ustedes son los que venden su fe a cualquier precio y es a ustedes que les van a pedir rendir cuentas porque no supieron jamas con valentía defender la fe en estos días de apostasía.

Anónimo dijo...

En aquella época, el evangelio de la misa de la fiesta decía: "Id a predicar, diciendo: El Reino de Dios ha llegado... Dad gratuitamente lo que habéis recibido gratuitamente... No poseáis oro ... ni dos túnicas, ni sandalias, ni báculo ...He aquí que os envío como corderos en medio de los lobos..." (Mat.10 , 7-19). Estas palabras penetraron hasta lo más profundo en el corazón de Francisco y éste, aplicándolas literalmente, regaló sus sandalias, su báculo y su cinturón y se quedó solamente con la pobre túnica ceñida con un cordón. Tal fue el hábito que dio a sus hermanos un año más tarde: la túnica de lana burda de los pastores y campesinos de la región. Vestido en esa forma, empezó a exhortar a la penitencia con tal energía, que sus palabras hendían los corazones de sus oyentes. Cuando se topaba con alguien en el camino, le saludaba con estas palabras: "La paz del Señor sea contigo".

Nojado dijo...

Digo otra cosa:
Benedicto XVI era un gran papa, muy seguro en doctrina... ¡PERO RENUNCIÓ!

Anónimo dijo...

Estimados digo lo siguiente con todo respeto por el Obispo de Roma:
Bergoglio siguió aquí unan táctica que lo llevaba a escribir lo contrario a lo que hacía. Mientras envió una carta ortodoxa a las carmelitas para que recen por el fracaso de la ley del homomonio, hizo lo posible para que sus curas no fueran a la manifestación que hicieron un grupo de católicos; y mandó allí un mensaje contemporizador.

Puede ser que ahora pase lo mismo, él se llamó por los medios Obispo de Roma mientras que por escrito se llama Papa. Quizá eso esté causando la confusión que se ve aquí en estos post. Porque la gente lo ve por la tele, pero no lee lo que escribe.

Andrés José D'Angelo Rodríguez dijo...

Insisto con mi aserto: Basan toda la argumentación de que el "obispo de Roma" no es infalible en un supuesto: que el Papa no se llama a sí mismo Papa.
Eso no es cierto, ya desde el segundo día de pontificado, dijo "Desde todos los rincones de la tierra se ha elevado la oración ferviente y unísona del pueblo cristiano por el nuevo Papa; y también ha sido muy emotivo mi primer encuentro con la multitud apiñada en la Plaza de San Pedro"

¿El Papa Elige llamarse a sí mismo "Obispo de Roma"? Es indistinto, de acuerdo a opiniones más autorizadas.
Si eso sirve para que "todos sean uno", como Rezó Nuestro Señor, ¿Qué más da que se llame a sí mismo Papa, Obispo de Roma, Sumo Pontífice, o cualquier otra forma válida?

Luis Alvarez Primo dijo...

El tono de esta discusión es un verdadero revulsivo que debería invitar a penitencia, silencio y contemplación de Cristo en la Cruz.

Anónimo dijo...

la actitud del Papa francisco es un poco despectiva, según lo vemos nosotros, para el Papa Emérito, pero le regaló la Virgen de la Humildad al visitarlo, diciéndole que se acordó de él por su humildad, y que Benedicto agradeció emocionado.Entonces él no considera que la humildad pase por ese lado, de ponerse o no ciertas ropas según su cargo.Benedicto era muy meticuloso en su ropa,Creo que estas actitudes le vienen bien a muchos de los que están en el Vaticano,que tienen llenos sus bolsillos y una vida poco santa.
Tal vez con el tiempo se dé cuenta de que la humildad que es andar en verdad es eso,ser verdadero, y tampoco estar tan pendiente de las superficialidades,si quieren que me ponga el pongo me lo pongo y listo, sino parezco un adolescente que nunca quiere llevar un sweater cuando la madre se lo dice...por llevar la contra.El humilde quiere pasar desapercibido, y por ahora todo esto llama mucho la atención.Pensemos que con el tiempo su tan alto cargo lo llevará a ser más sumiso con lo que corresponde a un Papa,además esa Dios al que tiene que gustar y no a las criaturas.Y Dios conoce su corazón aunque ande en un Mercedes Benz. Yo que él me quedaría tranquilo con unos buenos zapatos.

Anónimo dijo...

No usen la censura que esta página está re divertida,no se hagan los "ofendios" que no es para tanto.

elbio dijo...

EL SANTO PADRE
El Papa, obispo de Roma y sucesor de San Pedro, “es el principio y fundamento perpetuo y visible de unidad, tanto de los obispos como de la muchedumbre de los fieles”.
LUMEN GENTIUM, 23

Anónimo dijo...

Atanasius: ¿dónde están los sacerdotes no simples -y tampoco cobardes- hoy día en Argentina? Sólo conozco a un laico, Caponeto, que tiene un par de lo que hay que tener, y que se enfrenta a los modernistas poderosos, y sufre un verdadero martirio, mientras otros se esconden... para sobrevivir

Se queda corto al señalar que Castellani era sólo "Insigne y poco simple", creo que además era valiente, como Menvielle. Si no, hubiera sido un "simple" ratón de biblioteca que se pavonea en círculos de iniciados. La diferencia esta en el testimonio valiente.

En fin, nos faltan testigos que iluminen al pueblo.

María Carlota Lassalle de Valenzuela dijo...



Ante tanta sandez modernista post conciliar, solo queda decir: "Padre, perdónalos, no saben lo que hacen"
como Cristo en el Madero a los deicidas.

Y,ciertamente, no lo saben ya que conocieron solamente la iglesia mistificada

Ni siquiera saben que Cristo vestía una bella túnica, de rica tela y de una sola pieza, por lo cual, y "para que se cumplieran las Escrituras", no fue cortada y se la jugaron al azar los malechores.

No solo no están leyendo en esta Semana Santa (O nunca) La Pasión del "Rey de los Judíos" Según reza el cartel que colocaron al tope del madero.

Tampoco tienen idea, ni respeto ni admiración por el R.P. Castellani, una de las pocas mentes esclarecidas, de la Argentna, que supo decir "proféticamente" lo que estaría pasando - a estas alturas- en la Patria y en la Iglesia. Fue expulsado, por decir "La Verdad", sin chicanas, de La Compañía de Jesús,
a la cual pertenece Francisco.

Murió en la más absoluta pobreza y escribiendo a la luz de velas, ya que, no podía pagar el suministro y comía cuando personas amigas le alcanzaban un plato.

Al anónimo del 26-3-13 de las 7,46
el cinturón que lleva no es de un policía, es de un bombero que quería suicidarse con él y el "Santo" Castellani,le dijo: andá tomate una botella de vino y cuando se te pase lo del suicidio, vení a verme y te pido que me regales el cinto" Nunca se lo quitó.

En Cristo y María.-




D dijo...

Me hago eco de la pregunta de mas arriba del Sr. Esteban Piro (Este Vampiro :-)) a Nojado, y se la repregunto yo también:

qué hizo Ud, estimado Nojado, concretamente contra las difamaciones de siempre de la perra bonafini, las recientes del perro verbitsky y las de la autoproclamada católica carlorto?.
Si me dice que hizo en CONCRETO Y LO PRUEBA le juro que paso a darle bola a Ud.
Esteban Piro

Aguardo algo de Ud que me confirme sin dudas que también evangeliza entre la carroña antitea y no solo pretende pescar en la bañera.
Grs.

D dijo...

Dedicado a todos los católicos mistongos y papólatras de ocasión.

+++

ROMA (De nuestra corresponsal).- Magdi Cristiano Allam, un famoso ex periodista musulmán que se había convertido al catolicismo en la vigilia pascual de 2008, cuando fue bautizado por Benedicto XVI, sorprendió ayer al anunciar que abandona la Iglesia Católica porque la considera "débil" con el islam y por su relativismo.

"Creo en Jesús, pero no creo más en la Iglesia", escribió Allam en un artículo publicado en la tapa del diario Il Giornale. Nacido en Egipto, pero residente desde hace años en Italia, Allam explicó que tomó la decisión de "concluir su conversión al catolicismo" después de mucho sufrimiento y luego de ver "la realidad de dos papas que por primera vez en la historia se encuentran y se abrazan".

"El factor que más hizo que me alejara de la Iglesia es el relativismo religioso y, en particular, la legitimización del islam como verdadera religión", explicó Allam, que siempre denunció al islam como "una ideología intrínsecamente violenta".

"La «papalatría» que inflamó la euforia por Francisco y que rápidamente archivó a Benedicto XVI ha sido la gota que hizo rebasar el vaso de un cuadro de incertidumbres y dudas sobre la Iglesia", escribió Allam.

El ex periodista criticó al ahora papa emérito Benedicto XVI por haber rezado hacia La Meca en Estambul a fines de 2006 y a Francisco por haber "exaltado", hace unos días, a los musulmanes que adoran al Dios único, viviente y misericordioso, en una audiencia con representantes de otras religiones. Hoy al frente de un partido que se llama Yo Amo Italia, y que defiende sus valores e identidad, Allam, en su inesperado anuncio, también se manifestó convencido de que "Europa terminará siendo sometida al islam".

+++

D dijo...

Y antes de irme a dormir les dejo a todos los campeones de la fe católica modernista de esta interminable primavera de la nueva iglesia conciliar unos párrafos sobre el Papa Pablo IV y sus Bulas por cierto luego confirmadas por San Pio V (siii el mismo!, el vencedor de Lepanto y el de la Misa Tridentina!, espanto de los masones y mistongos actuales).

El santo padre Pablo IV, antiguo inquisidor, y conocedor a fondo del peligro que representa la infiltración hebrea en la Iglesia, primero ordenó elaborar un estudio a fondo de las demoníacas estratagemas de la Sinagoga y como resultado publicó el 14 de julio de 1555, con su suprema potestad apostólica, la Bula Cum nimis absurdam mediante la cual prohíbe la designación de hebreos para todo cargo público en todos los estados cristianos.
Asimismo, para salvaguardar a la Iglesia de los usurpadores futuros, el mismo Pablo IV con el antecedente de los muchos intentos de la Sinagoga, publicó la Bula Cum ex apostolatus oficcio, del 15 de febrero de 1559, con la cual lega a perpetuidad la verdad de que SON NULAS las ordenaciones, consagraciones, elevaciones, y elecciones de sujetos previamente reos de delitos de cisma, herejía o apostasía, así sean supuestos papas electos por unanimidad y reconocidos universalmente como tales.

Me adelanto a algún presuroso impugnador: "...ESTA NUESTRA CONSTITUCIÓN, VÁLIDA A PERPETUIDAD..."

Oopa!. Dulces sueños a todos...y todas.
[PD: en caso de pánico abrir la Bula Cum ex apostolatus oficcio y leer]

Anónimo dijo...

Gente, es sabido por todos quienes seguimos su blog que ustedes despreciaban (y muchas veces con causas mas que justificadas a mi humilde entender) al Cardenal Bergoglio. Pero en el nombre de Dios, por favor! que ganamos con difundir sospechas sobre el Santo Padre! Nos compete a los católicos amar al Sumo Pontífice.
En nombre de Dios se los ruego! Ayudennos a los católicos a amar a este Papa. Ustedes podrían hacerlo.
Les ruego un gesto de grandeza y catolicidad. Que su enconco contra el ex cardenal Bergoglio no les haga sembrar confusión y ser causa de escándalo para otros, minando el amor de los fieles al Romano Pontífice.
Por nuestra parte renovamos nuestra adhesión sin reservas al magisterio del Santo Padre
nuestra obediencia filial
y nuestra oración para que Dios lo bendiga y fortalezca en el desempeño fiel de su ministerio.
Oremus pro Pontifice nostro Franciscum. Dominus conservet eum, et vivificet eum, et beatum faciat eum in terra, et non tradat eum in animam inimicorum ejus.

Darius dijo...

Por lo que he leido veo como personas saltan cuando se escribe un articulo indicando las las falencia fel Papa en materia que no es infalible. El Papa se puede equivocar ya lo hemos visto a San Pedro, por lo tanto no tenemos que ponerbos nervioso porque hoy en día se haga, y no es muestra de sedevacantismo, porque veo q acá se llama sedevacantismo sin saber lo que es realmente. No me quiero imaginar si estas personas q se enojan y nos llaman fariseos,sedevacantistas etc. Vivieran en la epoca de Santa Catalina de Siena cuando le mandaba cartas al Papa diciendo "sea hombre vuelva a Roma"estarian todos diciendole a la santa farisea, sepulcro blanqueado, soberbia etc. Esta gente es asi pero seguro q cuando ven a Cristo manipularlo irreverentemente en la liturgia quedan callados como perros mudos .
Darius

Anónimo dijo...

Es mi parecer que esta enojosa discusión se priva, para su justa resolución, de algunas declaraciones esenciales de la Iglesia. Si el moderador lo permite, agregaré a continuación algunas definiciones del Concilio Vaticano I, exponiéndolas bajo la numeración que les asigna el Denzinger, edición 1963, seguidas de un evidente hecho narrado en los Evangelios.
3053. Enseñamos, pues, y declaramos que, según los testimonios del Evangelio, el primado de jurisdicción sobre la Iglesia universal de Dios fue prometido y conferido inmediata y directamente al bienaventurado Pedro por Cristo Nuestro Señor....
3054. A esta tan manifiesta doctrina de las Sagradas Escrituras, como ha sido siempre entendida por la Iglesia Católica, se oponen abiertamente las torcidas sentencias de quienes, trastornando la forma de régimen instituída por Cristo Señor en su Iglesia, niegan que sólo Pedro fuera provisto por Cristo del primado de jurisdicción verdadero y propio, sobre los demás Apóstoles, ora aparte cada uno, ora todos juntamente. Igualmente se oponen los que afirman que ese primado no fue otorgado inmediata y directamente al mismo bienaventurado Pedro, sino a la Iglesia, y por medio de ésta a él, como ministro de la misma Iglesia.
3057. De donde se sigue que quienquiera sucede a Pedro en esta cátedra, ése, según la institución de Cristo mismo, obtiene el primado de Pedro sobre la Iglesia universal.
Por esta causa, fue “siempre necesario que” a esta Romana Iglesia, “por su más poderosa principalidad, se uniera toda la Iglesia, es decir, cuantos fieles hay, de dondequiera que sean”, a fin de que en aquella Sede de la que dimanan todos “los derechos de la veneranda comunión”, unidos como miembros en su cabeza, se trabaran en una sola trabazón de cuerpo.
3058 [Canon.] Si alguno, pues, dijere que no es de institución de Cristo mismo, es decir, de derecho divino, que el bienaventurado Pedro tenga perpetuos sucesores en el primado sobre la Iglesia universal; o que el Romano Pontífice no es sucesor del bienaventurado Pedro en el mismo primado, sea anatema.
3060 [Consecuencias negadas por los innvadores.] Enseñamos, por ende, y declaramos, que la Iglesia Romana, por disposición del Señor, posee el principado de potestad ordinaria sobre todas las otras, y que esta potestad de jurisdicción del Romano Pontífice, que es verdaderamente episcopal, es inmediata.

Continúa...

Anónimo dijo...

Continuación
3064 [Canon.] Así, pues, si alguno dijere que el Romano Pontífice tiene sólo deber de inspección y dirección, pero no plena y suprema potestad de jurisdicción sobre la Iglesia universal, no sólo en las materias que pertenecen a la fe y a las costumbres, sino también en las de régimen y disciplina de la Iglesia difundida por todo el orbe, o que tiene la parte principal, pero no toda la plenitud de esta suprema potestad; o que esta potestad suya no es ordinaria e inmediata, tanto sobre todas y cada una de las Iglesias, como sobre todos y cada uno de los pastores y de los fieles, sea anatema.
3070 ...pues no fue prometido a los sucesores de Pedro el Espíritu Santo para que por revelación suya manifestaran una nueva doctrina, sino para que, con su asistencia, santamente custodiaran y fielmente expusieran la revelación trasmitida por los Apósloles, es decir el depósito de la fe...
...enseñamos y definimos ser dogma divinamente revelado: 3074 Que el Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra —esto es, cuando cumpliendo su cargo de pastor y doctor de todos los cristianos, define por su suprema autoridad apostólica que una doctrina sobre la fe y costumbres debe ser sostenida por la Iglesia universal—, por la asistencia divina que le fue prometida en la persona del bienaventurado Pedro, goza de aquella infalibilidad de que el Redentor divino quiso que estuviera provista su Iglesia en la definición de la doctrina sobre la fe y las costumbres; y, por tanto, que las definiciones del Romano Pontífice son irreformables por sí mismas y no por el consentimiento de la Iglesia.

Por último, a título personal, me permito también recordar que el primado petrino, siempre definido como "primus SUPER pares", para diferenciarlo tanto del poder civil de los reyes, que era "primus inter pares", como el de los obispos reunidos en Concilio, le fue conferido a Pedro en forma personal por N. Señor Jesucristo cuando aún no era Obispo de Roma. Por lo que pudiera valer, recuerdo este hecho.
Gracias
José Francisco Gutiérrez de Estrada

Anónimo dijo...

NICOLÁS MARTÍN:

Hay, Hay, Hay, los que hablan sin saber, los que hablan sin meditar, los que hablan sin escuchar a sus conciencias...

Por los frutos se conoce al árbol. Árbol podrido el primado de Buenos Aires, defendiendo al "Cura Roquero" o al "Padre Pepe" que es defensor del materialismo histórico. Primado en cuyo país, y frente a sus narices se llevo a cabo el primer "matrimonio" homosexual. Primado que es más amigo de los Judíos y Musulmanes que de los católicos. Primado que persiguió a los VERDADEROS SACERDOTES, Santos Varones que el terrible mal que hicieron fue defender la Santa Tradición...

Hay del que habla por hablar, hay del que llama cismáticos a los que VERDADERAMENTE defienden la Fe, a los que por ello son perseguidos, mientras se promueve a todo tipo de herejes, traidores, cobardes, imbéciles y falsos pastores...

El escándalo y la tribulación no son justamente sembrados por ellos, sino todo lo contrario. Son semillas de este árbol horrible y podrido, al cual habría que arrancar de raíz...

EL QUE QUIERA OÍR QUE OIGA!!!!

Sea para Gloria de Dios...

Anónimo dijo...

Ay María Carlota... eso de ponerse seudónimo femenino para esconderse, es todo un símbolo... de los malos tiempos que vivimos...

Anónimo dijo...


El P.Castellani fue castigado por meterse en política partidaria sin permiso de sus superiores .
Lo principal de su obra fue escrito durante su “ destierro “ y después de su restitución como sacerdote .
No olvidar que fue castigado por un Papa bien tradi : Pio XII ( ultimo Papa para algunos ) , y restituido en su ministerio por Juan XXIII ( Papa progre dicen estos “ algunos “ )

Pienso que Su Santidad el Papa Francisco habrá leído , como muchos de nosotros las obras del P.Castellani .

Pavel

Anónimo dijo...

Darius..

A ese mismo Papa del cual habla , Santa Catalina de Siena le decía “ tu eres el Dulce Cristo en la tierra “ . No lo insultaba como hacen algunos en este blog …..

Anónimo dijo...

EL CANON NO ESTÁ POR ENCIMA DEL DEPÓSITUM FIDEI SR ESTRADA.

Anónimo dijo...

LAS GRACIAS QUE TENÍA SANTA CATALINA NO LAS TENEMOS NOSOTROS.

Anónimo dijo...

El celibato es ley no lo puede cambiar a su antojo cada uno que ocupa la sede.

Anónimo dijo...

El pontífice tiene potestad para custodiar el depósitum fidei no para hacer lo que le parece a su antojo.

La relación de unidad es FE CULTO GOBIERNO, EL GOBIERNO NO ES PARA QUE CADA UNO HAGA LO QUE LE PARECE SINO PARA CUIDAR LA FE Y EL CULTO.

JESUCRISTO FUE CÉLIBE Y DIJO
"YO SOY EL CAMINO"

CUANDO EL HABLA DE CAMINO SE REFIERE
A SUS EJEMPLOS



SU EJEMPLO FUE SER CÉLIBE


NO ES UN SIMPLE CONSEJO.

Y HAY MUCHAS COSAS MAS EN EL EVANGELIO QUE HABLAN DEL CELIBATO

QUIÉN NO SE DEJA A SI MISMO
QUIÉN PONE LAS MANOS EN EL ARADO
Y MIRA ATRÁS NO ES DIGNO DE ÉL

Y MUCHOS MAS



Y ESTUDIEN LO QUE DICEN LOS SANTOS SOBRE LA EUCARÍSTIA Y COMO DEBE SER QUIÉN CONSAGRA Y SE VAN A DAR CUENTA QUE NO ES UN SIMPLE CONSEJO.

YA DEBERÍA SER DOGMA ASI DEJAN DE MOLESTAR CON EL TEMA.

Anónimo dijo...

No porque sea un tema de disciplina esta abierto a la discusión, es un tema suficientemente tratado y que nadie por capricho o por ligereza pueda cambiar por más Papa que sea.

Anónimo dijo...

! Concretamente, al día siguiente de la elección, o a los dos o tres días, junto a las manifestaciones de gozo y confianza que se produjeron, ya no pocos tradicionalistas se expresaron públicamente con acentuada reticencia o con franco rechazo. Y sus escritos, como he podido comprobar, han causado en no pocos católicos una perplejidad y angustia muy graves.Traté del problema en este blog, en mi artículo Dios proteja al Papa de los ataques de Satanás y de todos sus otros enemigos (16-III-2013). Pero veo la necesidad de insistir sobre lo mismo, procurando, con el favor de Dios, confirmar en la fe y en la paz a mis hermanos católicos perturbados. Para ello, en primer lugar, resumiré un texto que, en seguida de la elección del Papa (13-III-2013), fue escrito por Antonio Caponnetto (15-III-2013), católico argentino (1951-) que, como dice, se vió «obligado a mantener con el Cardenal Bergoglio un doloroso y sistemático disenso» en estos años pasados. Nos vale aquí como ejemplo y síntesis de los argumentos contrarios a la elección del nuevo Papa. Y en segundo lugar, trataré de analizarlo y contestarlo a la luz de la fe.
—Recitencias o rechazos ante la elección del Papa Francisco
1. Una elección problemática. El Autor aludido, escribiendo a propósito del Nuevo Pontificado, afirma que «será tarea de los teólogos de la historia más eminentes, discernir con solvencia si el Cónclave que eligió al Papa Francisco estuvo iluminado y movido por la inspiración del Espíritu Santo, como la fe nos lo señala; o si por alguna razón que ahora ignoramos, los Cardenales electores fueron engañados, resultaron objeto de alguna extraña manipulación, o cerraron su entendimiento a la lumbre del Paráclito». Así pues, los cristianos no tenemos hoy conocimiento cierto sobre la elección del Papa Francisco, en tanto «los teólogos de la historia más eminentes» dictaminen sobre tan gravísimo asunto.
5. El Autor considera con gran dureza, haciendo no pocos juicios temerarios, los gestos iniciales del Papa Francisco (9). Pero en cuestiones prudenciales, el Papa puede perfectamente modificar o eliminar tradiciones pontificias con la suprema Autoridad apostólica de que está revestido. Y siempre se han producido esos cambios, en mayor o menor medida, al paso de los siglos. Si miramos, por ejemplo, la evolución de la indumentaria de los Papas en los últimos cien o doscientos años, podríamos comprobar muy numerosos cambios. Entre San Pío X y Pío XII, entre Juan XXIII y Juan Pablo II, entre Benedicto XVI y el Papa Francisco, los ha habido, como todos sabemos, y seguirá habiéndolos sin que por eso se desmorone la Roca de Pedro. Incluso en un mismo Papa, como Benedicto XVI, algunos intentos de cambio –la recuperación del gorro «camauro» o del sombrero «saturno»– no prosperaron, y renunció a ellos. El Papa Francisco tiene, pues, perfectísimo derecho a presentarse por primera vez en la loggia de la Basílica de San Pedro sin muceta y sin estola, para recibir luego ésta, a la hora de bendecir los fieles. Y aunque no se sirva de otras «hierofanías», como dice el Autor, en nada disminuye ante el pueblo católico su excelsa dignidad de Romano Pontífice. Las críticas hechas por el Autor sobre estas cuestiones son crueles y falsas, y sólo sirven para denigrar al Papa Francisco gratuitamente.
Cuando Pío XII, en un momento de la II Guerra Mundial, para detener el peligro inminente en que se veía la Ciudad Eterna, se pone a orar en medio de la muchedumbre con los brazos en cruz y mirando al cielo, no está haciendo ningún gesto teatral, sino expresando su oración al modo que le es más propio. Y el Papa Francisco, realizando entre los fieles algunos gestos que podrían parecer populistas, no está haciendo ejercicios de campechanía para ganar el aplauso del pueblo, sino que está expresando con toda sinceridad su modo de ser. Alvaro d’Ors decía que «cuando el enfático habla con énfasis, está hablando con naturalidad». Ni Pío XII ni el Papa Francisco están haciendo teatro.http://infocatolica.com/blog/reforma.php/1303231025-el-papa-francisco-y-el-apocal

Anónimo dijo...

http://infocatolica.com/blog/reforma.php/1303231025-el-papa-francisco-y-el-apocal

Anónimo dijo...

De acuerdo a la concienzuda investigación de Sebastián Randle, no existe una sola constancia de que el Padre Castellani fuera "Doctor Sacro

Anónimo dijo...

Que hizo usted contra las difamaciones?? preguntan a nojado?? pregunto.. que hizo Cristo contra las difamaciones???

ustedes no viven el evangelio.

Anónimo dijo...

Asi como un objeto es Sagrado cuando se ha segregado, separado del uso normal, para dedicarse en exclusiva al Culto Divino asi también un sacerdote. Lean a San Alfonso María de LIGORIO, el explica bien como debe ser un sacerdote, el Papa no tiene derecho a cambiar eso.

Anónimo dijo...

LA HERENCIA DEL SACERDOTE ES EL SEÑOR NO EL MATRIMONIO, NO SE ES LLAMADO AL MISMO TIEMPO A DOS ESTADOS DE VIDA.

Anónimo dijo...

Si en el cielo seremos como ángeles los sacerdotes ya aquí deben adquirir esa figuración por la pureza.

Anónimo dijo...

El P.Castellani fue castigado por meterse en política partidaria sin permiso de sus superiores .
Lo principal de su obra fue escrito durante su “ destierro “ y después de su restitución como sacerdote .
No olvidar que fue castigado por un Papa bien tradi : Pio XII ( ultimo Papa para algunos ) , y restituido en su ministerio por Juan XXIII ( Papa progre dicen estos “ algunos “ )
Pienso que Su Santidad el Papa Francisco habrá leído , como muchos de nosotros las obras del P.Castellani

Anónimo dijo...

Todo cristiano ha de ser perfecto y santo, porque todo cristiano hace profesión de servir a un Dios Santo. Según San León, cristiano es el que se despoja del hombre terreno y se reviste del hombre celestial (...). Por eso dijo Jesucristo: Seréis, pues, vosotros, perfectos, como vuestro Padre Celestial es perfecto [Mt 5, 48]. Pero la santidad del sacerdote ha de ser distinta de la del resto de los seglares, observa San Ambrosio (...), y añade que así como la gracia otorgada a los sacerdotes es superior, así la vida del sacerdote tiene que sobrepujar en santidad a los seglares (...) y San Pedro Pelusio afirma que entre la santidad del sacerdote y la del seglar ha de haber tanta distancia como del cielo a la tierra (...).

Santo Tomás enseña que todos estamos obligados a observar cuantos deberes van anejos al estado elegido. Por otra parte, el clérigo dice San Agustín está obligado a aspirar la santidad (...). Y Casiodoro escribe: “El eclesiástico está obligado a vivir una vida celestial” “El sacerdote está obligado a mayor perfección mayor perfección que el que no lo es”, como asegura Tomás de Kempis (...), pues su estado es más sublime que todos los demás. Y añade Salviano que Dios aconseja la perfección a los seglares, al paso que la impone a los clérigos (...).

Anónimo dijo...

Los sacerdotes de la antigua ley llevaban escritas estas palabras en la tiara que coronaba su frente: SANTIDAD PARA YAHVEH (Ex 39, 29), para recordar la santidad que debían confesar. Las víctimas que ofrecían los sacerdotes habían de consumirse completamente. ¿Por qué? Pregunta Teodoreto, y responde. “Para inculcar a aquellos sacerdotes la integridad de la vida que han de tener los que se han consagrado completamente a Dios (...). Decía San Ambrosio que el sacerdote, para ofrecer dignamente el sacrificio, primero se ha de sacrificar a sí propio, ofreciéndose enteramente a Dios (...). Y Esiquio escribe que el sacerdote debe ser un continuo holocausto de perfección, desde la juventud a la muerte (...). Por eso decía Dios a los sacerdotes de la antigua ley: “Os he separado entre los pueblos para que seáis míos (Lev 20, 26). Con mayoría de razón en la Ley nueva quiere el Señor que los sacerdotes dejen a un lado los negocios seculares y se dediquen solo a complacer a Dios a quien se ha dedicado: “que se dedica a la milicia se ha de enredar en los negocios de la hacienda, a fin de contentar al que lo alistó en el ejército” [2 Tm 2, 4). Y es precisamente la promesa que la Iglesia exige de los que ponen el pie en el santuario por medio de la tonsura: hacerles declarar que en adelante no tendrán más heredad que a Dios: “El Señor es la parte de mi heredad y mi copa. Tú mi suerte tienes (Salmo 15 5). Escribe San Jerónimo que “Hasta el mismo traje talar y el propio estado claman y piden la santidad de la vida” (...). De aquí que el sacerdote no solo has de estar alejado de todo vicio, sino que se debe esforzar continuamente por llegar a la perfección, que es aquella a que sólo pueden llegar los viadores (...).

(...). Deplora San Bernardo el ver tantos como corren a las órdenes sagradas sin considerar la santidad que se requiere en quienes quieren subir a tales alturas Y San Ambrosio escribe: “Búsquese quien pueda decir: El Señor es mi herencia, y no los deseos carnales, las riquezas, la vanidad” (...). El Apóstol San Juan dice: Hizo de nosotros un reino, sacerdotes para el Dios y Padre suyo (Apoc 1, 6). Los interpretes (Menoquio, Gagne y Tirino) explican la palabra, diciendo que los sacerdotes son el reino de Dios, porque en ellos reina Dios en esta vida con la gracia y en la otra con la gloria; o también porque son reyes para resinar sobre los vicios. Dice San Gregorio que el “el sacerdote ha de estar muerto al mundo y a todas las pasiones para vivir una vida por completo divina” (...) El sacerdocio actual es el mismo que Jesucristo recibió de su Padre (Jn 17, 22); por lo tanto, exclama San Juan Crisóstomo: “Si el sacerdote representa a Jesucristo, ha de ser lo suficientemente puro que merezca estar en medio de los ángeles (...).

Anónimo dijo...

San Pablo exige del sacerdote tal perfección que esté al abrigo de todo reproche: “Es necesario que el obispo sea irreprensible (1 Tm 3, 2). Aquí, por obispo pasa el santo a hablar de los diáconos: Que los diáconos, así mismo sean respetable (Ib 8), sin nombrar a los sacerdotes; de donde se deduce que el Apóstol tenía la idea de comprender al sacerdote bajo el nombre de obispo, como lo entienden precisamente San Agustín y San Juan Crisóstomo, que opina que lo que aquí se dice de los obispos se aplica también a los sacerdotes (...). La palabra 'rreprehensibilem' todos con San Jerónimo están de acuerdo en que significa poseedor de todas la virtudes (...).

Durante once siglos estuvo excluido del estado de clérigo todo el que hubiera cometido un solo pecado mortal después del bautismo, como lo recuerdan los concilios de Nicea (Can. 9, 10), de Toledo (1can. .2), de Elvira (Can. 76) y de Cartago (Can .68). Y si un clérigo después de las ordenes sagradas caía en pecado, era depuesto para siempre y encerrado en un monasterio, como se lee en muchas cánones (Cor, Iu. Can, dist. 81); y he aquí la razón aducida: porque la santa Iglesia quiere en todas las cosas lo irreprensible. Quienes no son santos no deben tratar las cosas santas (...). Y en el concilio de Cartago se lee: “Los clérigos que tienen por heredad al Señor han de vivir apartado de la compañía del siglo”. Y el concilio Tridentino va aún más lejos cuando dice que “los clérigos han de vivir de tal modo que su habito, maneras, conversaciones, etc., todo sea grave y lleno de unción (...). Decía San Crisóstomo que “el sacerdote ha de ser tan perfecto que todos lo puedan contemplar como modelo de santidad, porque para esto puso Dios en la tierra a los sacerdotes, para vivir como ángeles y ser luz y maestros de virtud para todos los demás” (...). El nombre de clérigo, según enseña san Jerónimo, significa que tiene a Dios por su porción; lo que le hace decir que el clérigo se penetre de la significación de su nombre y adapte a él su conducta (...) y si Dios es su porción, viva tan solo para Dios (...).

Anónimo dijo...

El sacerdote es ministro de Dios, encargado de desempeñar dos funciones en extremo nobles y elevadas, a saber: honrarlo con sacrificios y santificar las almas. Todo pontífice escogido de entre los hombres es constituido en pro de los hombres, cuanto a las cosas que miran a Dios, para ofrecer dones y sacrificios por los pecados [Hebr. 5, 1]. Santo Tomás escribe acerca de este texto: “Todo sacerdote es elegido por Dios y colocado en la tierra para atender no a la ganancia y riquezas , ni de estimas, ni de diversiones, ni de mejoras domesticas, sino a los interés de la gloria de Dios” (In Hebr., 5, lect. I). Por eso las escrituras llaman al sacerdote hombre de Dios [1 Tm 6, 11], hombre que no es del mundo, ni de sus familiares, ni siquiera de sí propio, sino tan solo de Dios, y que no busca más que a Dios. A los sacerdotes se aplican, por tanto las palabras de David: Tal de los que le buscan es la estirpe (Sal 25, 6); esta es la estirpe de los que busca a Dios solamente. Así como en el cielo destinó Dios ciertos ángeles que asistiesen a su Trono, así en la tierra, entre los demás hombres, destinó a los sacerdotes para procurar su gloria. Por esto les dice el Levítico Os he separado de entre los pueblos para que seáis míos [Lev 20, 26]. San Juan Crisóstomo dice: “Dios nos eligió para que seamos en la tierra como ángeles entre los hombres” (...).

Y el mismo Dios dice: En los cercanos a mí me mostraré que soy santo [Lev 10, 3]; es decir, como añade el interprete “Mi santidad será conocida por la sanidad de mis ministros”.
Cual debe ser la santidad del sacerdote como ministro del altar
Dice santo Tomas que de los sacerdotes se exige mayor santidad de los simples religiosos por razón de las sublimes funciones que ejercen, especialmente en la celebración del sacrificio de la misa: “Porque, al recibir las ordenes sagradas, el hombre se eleva al ministerio elevadísimo en que ha de servir a Cristo en el sacramento del altar, cosa que se requiere mayor santidad que la del religioso que no está elevado a la dignidad del sacerdocio. Por lo que añade, en igualdad de circunstancia el sacerdote peca más gravemente que el religioso que no lo es” (...). Célebre la sentencia de San Agustín “No por ser buen monje es uno buen clérigo” (...); de lo que sigue que ningún clérigo puede ser tenido por bueno si no sobrepuja en virtud al monje bueno.

Anónimo dijo...

Escribe San Ambrosio que “el verdadero ministro del altar ha nacido para Dios y no para sí (...). Es decir, que el sacerdote ha de olvidarse de sus comodidades, ventajas y pasatiempos, para pensar en el día en que recibió el sacerdocio, recordando desde entonces ya no es suyo, sino de Dios, por lo que no debe ocuparse más que en los intereses de Dios. El Señor tiene sumo empeño en que los sacerdotes sean santos y puros, para que puedan presentarse ante Él libres de toda mancha cuando se le acerquen a ofrecerle sacrificios: Se sentarán para fundir y purificar la plata y purificará a los hijos de Leví, los acrisolará como el oro y la plata y luego podrán ofrecer a Yahveh oblaciones con justicia [Mal. 3, 3]. Y en el Levítico se lee: Permanecerán santos para su Dios y no profanarán el nombre de su divinidad, pues son ellos quienes ha de ofrecerlos sacrificios ígneos a Yahveh, alimento de su Dios; por eso han de ser santos [Lev 21, 6]. De donde se sigue que si los sacerdotes de la antigua ley solo porque ofrecían a Dios el incienso y los panes de la proposición, simple figura del Santísimo sacramento del altar, habían de ser santos, ¡con cuánta mayor razón habrán de ser puros y santos los sacerdotes de la nueva (ley), que ofrecen a Dios el Cordero Inmaculado, su mismísimo Hijo! “Nosotros no ofrecemos, dice Escío, corderos e incienso, como los sacerdotes de la antigua Ley, sino el mismo Cuerpo del Señor, que pendió en el ara de la cruz, y por eso se nos pide la santidad, que consiste en la pureza del corazón, son la cual se acercaría uno inmundo” (...) al altar. Por eso decía Belarmino: “Desgraciado de nosotros, que, llamados a tan altísimo ministerio, distamos tanto del fervor que exigía el Señor de los sacerdotes de la antigua Ley (...).

Hasta quienes habían de llevar los vasos sagrados quería el Señor que estuviesen libres de toda mancha (...), pues “¡cuánto más puros han de ser los sacerdotes que lleven en sus manos y en el pecho a Jesucristo!”, dice Pedro de Blois (...). Ya san Agustín había dicho: “No debe ser puro tan solo quien ha de tocar los vasos de oro, sino también aquellos en quien se renueva la muerte del Señor. La Santísima Virgen María hubo de ser santa y pura de toda mancha porque hubo de llevar en su seno al Verbo encarnado y tratarlo como Madre: y según esto, exclama San Juan Crisóstomo, “¿no se impone que brille con santidad más fúlgida que el sol la mano del sacerdote, que toca la carne de un Dios, , la boca que respira fuego celestial y la lengua que se enrojece con la sangre de Jesucristo?” (...). El sacerdote hace en el altar las veces de Jesucristo, por lo que, como dice San Lorenzo Justiniano, “debe acercarse a celebrar como el mismo Jesucristo, imitando en cuanto sea posible su santidad (...). ¡Qué perfección requiere en la religiosa su confesor para permitirle comulgar diariamente!, y ¿por qué no buscará en sí mismo tal perfección el sacerdote, que comulga también a diario?

Anónimo dijo...

No porque sea de disciplina se puede cambiar y máxime siendo un asunto bien aclarado y tratado a menos que se quiera abusar de la autoridad.

Bertram dijo...

INSOPORTABLE anónimo:
¿Te diste cuenta que el post es sobre el papa y no sobre tu opinión sobre el celibato?

D dijo...

"...Es un espacio-tiempo de lo eterno, y se llama Roma donde el Cielo anticipa en la Tierra un cambio de era que dejará su marca, abriendo un nuevo capítulo en la historia con su huella en el tiempo: a.F. y d.F., antes de Francisco y después de él. ..."

Esta es la visión teológica de la historia de un conspicuo rabino amigo del Papa F, que representa también la de vastos sectores agazapados.

El fragmento creo que sintetiza muy bien las esperanzas que la mundanidad mas visceralmente anti Cristo (no necesariamente anti Iglesia...conciliar) tiene depositadas en F, para a través de él dar la confirmación a la Gran Religión Sincrética Mundial, racionalizada en luminosos salones masónicos, concebida por la Nueva Teología en el CV2 y esparcida por doquier durante estos "primaverales", perdón, invernales 50 años de post concilio.

Que Dios tenga misericordia de nosotros y no permita que F sea usado como instrumento de devastación de su Iglesia y roguemos para que el Señor nos dé inteligencia en la caridad para seguir a los buenos pastores y no a lobos disfrazados de ovejas.

catolico perplejo dijo...

creo que el tema de la validez de potestad ya fue definida por el Papa Pablo IV en su Bula Cum Nimis Absurdam y cito:

"CON ESTA NUESTRA CONSTITUCIÓN, VÁLIDA A PERPETUIDAD, CONTRA TAN GRAN CRIMEN -QUE NO PUEDE HABER OTRO MAYOR NI MÁS PERNICIOSO EN LA IGLESIA DE DIOS- en la plenitud de Nuestra Potestad Apostólica…todos y cada uno de los Obispos, Arzobispos, Patriarcas, Primados, o de cualquier otra dignidad eclesiástica superior; o bien Cardenales, Legados, condes, barones, marqueses, duques, reyes, emperadores, que hasta ahora (tal como se aclara precedentemente) HUBIESEN SIDO SORPRENDIDOS, O HUBIESEN CONFESADO, O FUESEN CONVICTOS DE HABERSE DESVIADO (DE LA FE CATÓLICA), O DE HABER CAÍDO EN HEREJÍA, O DE HABER INCURRIDO EN CISMA, O DE HABERLOS SUSCITADO O COMETIDO; O TAMBIÉN LOS QUE EN EL FUTURO SE APARTARAN DE LA FE CATÓLICA, O CAYERAN EN HEREJÍA, O INCURRIERAN EN CISMA, O LOS PROVOCAREN, O LOS COMETIEREN, O LOS QUE HUBIESEN DE SER SORPRENDIDOS O CONFESARAN O ADMITIEREN HABERSE DESVIADO DE LA FE CATÓLICA, O HABER CAÍDO EN HEREJÍA, O HABER INCURRIDO EN CISMA, O HABERLOS PROVOCADO O COMETIDO, DADO QUE EN ESTO RESULTAN MUCHO MÁS CULPABLES QUE LOS DEMÁS, FUERA DE LAS SENTENCIAS, CENSURAS Y CASTIGOS, ENUMERADOS, (QUE PERMANECEN EN SU VIGOR Y EFICACIA Y QUE PRODUCEN SUS EFECTOS), TODOS Y CADA UNO DE LOS OBISPOS, ARZOBISPOS, PATRIARCAS, PRIMADOS, O DE CUALQUIER OTRA DIGNIDAD ECLESIÁSTICA SUPERIOR; O BIEN CARDENALES, LEGADOS, CONDES, BARONES, MARQUESES, DUQUES, REYES, EMPERADORES, QUEDARÁN PRIVADOS TAMBIÉN POR ESA MISMA CAUSA, SIN NECESIDAD DE NINGUNA INSTRUCCIÓN DE DERECHO O DE HECHO, DE SUS JERARQUÍAS…

Y POR OTRO LADO SIENDO DEL TODO CONTRARIOS E INCAPACITADOS PARA TALES FUNCIONES, SERÁN TENIDOS ADEMÁS COMO RELAPSOS Y EXONERADOS EN TODO Y PARA TODO, INCLUSO SI ANTES HUBIESEN ABJURADO PÚBLICAMENTE EN JUICIO TALES HEREJÍAS.

Y NO PODRÁN SER RESTITUIDOS, REPUESTOS, REINTEGRADOS O REHABILITADOS, EN NINGÚN MOMENTO, A LA PRÍSTINA DIGNIDAD QUE TUVIERON….

5. Excomunión ipso facto para los que favorezcan a herejes o cismáticos.

INCURREN EN EXCOMUNIÓN IPSO FACTO TODOS LOS QUE CONSCIENTEMENTE OSEN ACOGER, DEFENDER O FAVORECER A LOS DESVIADOS O LES DEN CRÉDITO, O DIVULGUEN SUS DOCTRINAS; SEAN CONSIDERADOS INFAMES, Y NO SEAN ADMITIDOS A FUNCIONES PÚBLICAS O PRIVADAS, NI EN LOS CONSEJOS O SÍNODOS, NI EN LOS CONCILIOS GENERALES O PROVINCIALES, NI EN EL CÓNCLAVE DE CARDENALES, O EN CUALQUIERA REUNIÓN DE FIELES O EN CUALQUIER OTRA ELECCIÓN.

Además los clérigos serán privados también por la misma razón, de todas y cada una de sus iglesias, incluso catedrales, metropolitanas, patriarcales y primadas; de sus dignidades, monasterios, beneficios y oficios eclesiásticos incluso como ya se dijo, cualquiera sea el grado y el modo de su obtención."

Según esto y por dar sólo un ejemplo, Müller está en el horno

Anónimo dijo...

No es mi opinión es la enseñanza de la Iglesia de siempre, SI USTED NO SABE VER ESO LO SIENTO POR USTED, PERO NO ES DISCIPLINA CUALQUIERA SINO BIEN FUNDAMENTADA EN LA TEOLOGÍA Y EN LA REVELACIÓN, NO SE PUEDE CAMBIAR A GUSTO DE NADIE. QUIÉN SE CREE QUE ES USTED PARA CONTRADECIR A LOS SANTOS QUE ENSEÑABAN INSPIRADOS POR EL ESPÍRITU SANTO.

Andrés José D'Angelo Rodríguez dijo...

Han desaparecido unos 20 comentarios que estaba leyendo.
¿Qué pasó?

Página Católica dijo...

Andrés:

Han sido borrados. No tenemos tiempo para perder con provocadores profesionales.
La política de este Blog cambió, no dejaremos que nos molesten gratuitamente.
Saludos.

Andrés José D'Angelo Rodríguez dijo...

Vaya, una pena. En fin...

Anónimo dijo...

Al señor que me contesta diciendo que la autoridad del Sumo Pontífice es "para guardar el depósito de la Fe"; le ruego lea atentamente el texto del Concilio Vaticano Iº que le transcribo, por que esa frase suya está escrita allí desde hace 143 años. Luego, no veo que tenga nada que contestarme.
Asimismo, si el Moderador lo permite, quisiera sugerir a los demás comentaristas que sean breves, o fraccionen sus comentarios, y sobre todo, que no escriban en mayúsculas, que en lenguaje de Internet es como un grito.
Por fin, a los señores que afirman que: a) al Padre Leonardo Castellani lo castigaron por meterse en política partidaria, y b) Que don Santiago Randle no encontró constancia del doctorado del P. Castellani, debo decirles que están equivocados.
a) La sanción le fue impuesta por lo que se denominaron sucesivas desobediencias y espíritu "indócil". La verdad, que a sus superiores les cayó muy mal la acusación del joven jesuita sobre la educación en la Compañía, el estado general de los seminarios en el mundo y la práctica universal de la religión. No tuvo proceso alguno, provocando esto la nulidad de la sanción (es proceso de ley es de derecho natural, como prueba Tomás de Aquino), pero tenía en su poder documentos que demostraban que su candidatura a diputado por un partido político había sido lanzada sin su autorización.
b) En todo caso, quien no tiene pruebas del doctorado de Castellani es don Santiago Randle, que no es lo mismo que no las haya.
Este escritor nunca ha visto el Diario del Padre ni muchos de sus papeles privados, ni ha viajado a Roma a consultar los Registros de grados académicos. O eso creo, porque no afirma haberlo hecho.
Gracias.
José Francisco Gutiérrez de Estrada

catolico perplejo dijo...

aclaro que las citas posteadas de la Bula Cum Nimis Absurdam ya estaban en mayúsculas del sitio en que las tomé y me pareció bien dejarlas así por una cuestión -digamos- didáctica, a los que les haya molestado espero sepan entender.

Anónimo dijo...

Cada Papa que asume no puede hacer lo que se le ocurra debe tener en cuenta lo que está ya revelado o discernido sino estaríamos a merced de que cada uno imponga su parecer. ES DE SENTIDO COMÚN.
Y LO QUE BIEN DICE SAN ALFONSO MARÍA DE LIGORIO ESTÁ ESCRITO E INSPIRADO MUCHO TIEMPO ANTES DE ESE CONCILIO. NO LO PUEDEN OBVIAR LOS PAPAS Y TRATAR CON LIGEREZA Y SI PONGO EL GRITO EN EL CIELO POR ESO ESCRIBO EN MAYÚSCULAS. Como los canes del Señor que ladran cuando ven un peligro.

Anónimo dijo...

Se ve que no soportan a San Alfonso María de LIGORIO. Sin embargo lo que dice es tan perfecto.

Anónimo dijo...

Por favor aunque no tenga que ver con el tema que alguien explique lo de la túnica inconsutil, cual es entonces esa túnica que parten en dos y cual la que juegan al azar.

Página Católica dijo...

Una tradición dice que Santa María tejió una túnica sin costura (inconsútil) que crecía con el Niño.
Era conocida en los tiempos del poeta Lope de Vega, como se puede ver en este fragmento:

"En tanto que el hoyo cavan
donde la cruz asienten,
en que al Cordero levantan
figurado por la sierpe.
Aquella ropa inconsútil
que de Nazaret ausente
libró la hermosa María
después de su parto alegre.


De sus delicadas carnes
quitan con manos aleves
los camareros que tuvo
Cristo al tiempo de su muerte.

No bajan a desnudarle
los espíritus celestes,
sino soldados que luego
sobre su ropa echan suerte."



Si vestía una túnica que había sido tejida por la Virgen después del parto, estando en Belén, la única solución es que haya crecido con Cristo.
Esa túnica, los soldados la echaron a la suerte porque no tenía costura que permitiera repartirla entre ellos sin dañarla.
Saludos.

Bertram dijo...

Hay que reconocer algo: ayer Nojado les dio una paliza, demostrando no sólo que mentían con toda la barba, sino que además lo hacían con MALA INTENCIÓN. Cuando quedó demostrado más allá de toda duda esto, le borraron todos los comentarios, diciendo que era "un provocador".

Un provocador es alguien que miente para irritar a su contrincante. Nada de lo que dijo Nojado era mentira.

A ver si se animan a publicar este comentario.

Página Católica dijo...

Bertram:
Hago una excepción al publicar este comentario, porque no tengo tiempo que perder contestando agravios.
A Nojado se le dio la parte de razón que tenía, y se le explicó la génesis de este artículo. No hemos mentido ni tenemos mala intención; no sabíamos, eso es todo. Pero que esa percepción errada en parte se debe a la ambigüedad de Bergoglio, que no va a cambiar de la noche a la mañana. Y no fuimos los únicos, ya les dije hasta el cansancio.

Por otro lado le aclaro que no necesitamos mentir para referirnos críticamente al Papa. Vea el mensaje que le envió a los judiós para Pascua, donde probablemente haya un error teológico ("Dios sigue bendiciendo a los judíos"), o los saludos de la masonería y de los enemigos de la Iglesia que él deja pasar sin más.
O abandonar su catedral para ir a celebrar "íntima y simplemente" la Cena del Señor a una cárcel, cuando esa liturgia debe ser "solemne y pública". O el nombramiento del nuevo Arzobispo de Buenos Aires.

¿Cree que hace falta mentir?

Todo eso no lo hemos tratado porque estamos en el Triduo Pascual y porque, como le dije a Nojado, esperemos los frutos del árbol para saber de qué se trata.

Le ruego que si va a contestar este mensaje, lo haga con altura y argumentos. No con agravios que no vamos a consentir.


Anónimo dijo...

para nojado


No lleguéis a pecar; que la puesta del sol no os sorprenda en vuestro enojo. No dejéis lugar al diablo.
Ef 4,26-27

de las completas del día de ayer

Mariano dijo...

APROVECHAR CUALQUIER COSA

Enhorabuena por la rectificación. Han paliado así los efectos de usar con torcidas intenciones un artículo (el de Castellani) que en absoluto daba para tanto. Y quiero señalar unas cosas para mostrarlo:

1. Hacían al principio la presentación del artículo de una forma ambigua por error o por cálculo, que podía, o no, querer decir que el Papa (el Papa que a ustedes no les gusta) no es infalible.

2. Y hay que tener presente una cosa bien obvia. Su argumento primero era que mi querido Papa Francisco nunca se había autodesignado como Papa, y siempre como obispo de Roma. Pues bien: la cosa obvia es que el hecho de ser el Papa no depende de que él lo diga o no lo diga. Me parece el suyo un juego sucio que sólo engaña a los tontos, pero es que ustedes saben que de ésos, muchos hay: "stultorum infinitus est numerus", que dice la Escritura.

3. Y se trae por los pelos, sobre todo, una frase del articulista que, estoy convencido, él no escribió con la intención con que ustedes la emplean: el Papa es infalible "cuando habla como Doctor público y cabeza de la Iglesia universal, no como hombre, no como teólogo, no como obispo de Roma, precisamente". Y ustedes ponen en negrilla "no como obispo de Roma". La conclusión era (ahora, después de la rectificación, no) que Francisco no es infalible.
Todo muy torpe, todo muy burdo, todo muy malintencionado. Se ha hecho con la preferencia (al menos inicial) por Francisco de la expresión "obispo de Roma" lo mismo que con los famosos zapatos: aprovechar cualquier cosa, cada día una, para hacernos creer que el día del Cónclave el Espíritu Santo se había tomado vacaciones.
Y eso es mucho decir.