viernes, 30 de noviembre de 2012

La Patria consagrada al Inmaculado Corazón


Hace 43 años era oficialmente consagrada

a los pies de la Virgen de Luján

Consagramos a vuestro Inmaculado Corazón nuestra República

Audio al final de esta entrada 


El 30 de Noviembre de 1969, el entonces Presidente de la Nación Gral. Juan Carlos Onganía, se dirigió a pie, junto a los miembros de su gobierno y numerosa comitiva, desde la localidad de General Rodríguez hasta el Santuario de Nuestra Señora de Luján.

Allí, luego de las 5 horas de caminata necesarias para cubrir los 15 Km del recorrido, el mandatario se arrodilló frente a la imagen de la Patrona de Argentina, Paraguay y Uruguay, y consagró nuestra patria a su Inmaculado Corazón con las siguientes palabras:

"Madre de Dios: Señora de Luján, a quien nuestro Pueblo os llama también la Virgen de Itatí, Madre del Nordeste argentino; Señora de Sumampa en Santiago del Estero y Virgen de Catamarca; Milagrosa Imagen de la Virgen en Santa Fe y Virgen del Milagro en Salta, ante Vos estamos aquí reunidos.

Nuestra bandera tiene el mismo color de vuestra túnica y manto. Nuestra historia os venera en sus dramas y en sus júbilos. Virgen del Rosario, la Reconquistadora; Virgen del Carmen, patrona del ejército emancipador por voluntad del Libertador de medio continente, patrona del pueblo argentino y de sus regimientos militares; Virgen de Loreto, patrona de la Marina y Virgen de la Merced, Generala de nuestro Ejército.

Nuestros próceres y héroes os invocaron antes de la batalla y después de la victoria. Aún se escucha la voz de San Martín, de Belgrano, de Pueyrredón, de Güemes, de Lamadrid y de Díaz Vélez: ¡Salve Señora de Nuestro Pueblo!.

Es que es la Argentina de hoy y de siempre la que da carril y empuje a esta manifestación de fe. Fieles a Vos, leales al país y a nuestra historia, nos sumamos al testimonio de Fe que nos legaron los fundadores de la Patria y, conscientes de la responsabilidad que impone a todos esta hora del mundo, llegamos a Luján, pago y santuario entrañablemente nuestro, de todos los argentinos, para consagrar a Vuestro Inmaculado Corazón, Nuestra República y todos nuestros esfuerzos, implorando bendiciones por la grandeza de la Patria. Así sea".

Es lógico pensar en los sentimientos que habrá despertado esta consagración, entre los argentinos de aquel tiempo cargado de problemas.
Al respecto, al principio de la homilía de una Misa celebrada ese mismo día por Fray Antonio de Monterroso, el discípulo del padre Pío les dice a los fieles qué significa un acontecimiento como éste.

Abajo ponemos el breve audio a disposición de nuestros lectores.

Solo nos queda pensar en los misterios de la Providencia. Pues la Argentina fue consagrada por el Presidente Justo al Sagrado Corazón de Jesús el 14 de Octubre de 1934; Perón apadrinó la Coronación Pontificia de la Virgen de Luján el 15 de Noviembre de 1953; el Presidente de la Rúa volvió a consagrarla en el año 2000; acto que repitió también Eduardo Duhalde poco después; y sin embargo andamos como andamos...

Fray Antonio de Monterroso se refiere a la Consagración

30/11/1969




¡Por favor, deje su comentario!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

"Solo nos queda pensar en los misterios de la Providencia" Qué reflexión de mierda!!!

Anónimo dijo...

Perdón, el audio no se corresponde con las palabras de Monterroso...!!!

Página Católica dijo...

Hubo un error que ya está arreglado.

María Carlota Lassalle dijo...

Mal que les pese a los ateos, comunistas, papanatas, insultantes en
su falta de creencias e ideas, los que no tienen como responder con fundamentos y conocimiento, nuestra
Patria, desde su fundación por Juan de Garay en la que recibió el nombre de Trinidad del Puerto de Santa María de Buenos Aires, siempre ha estado bajo Su bendito Amparo aunque, ahora sí, en estos terrible momentos que le toca atravesar, por esas cosas de la
Divina Providencia, de la que algunos se ríen, estamos bajo la tiranía de los guerrilleros apátridas que solo se ufanan de la estrella roja, roja de sangre que
supieron derramar a mansalva
entre la desprevenida gente de
nuestro pueblo católico, veneradores de
María Santísima y Cristo Rey,
como la mayoría de nuestros patriotas.

Santa María de Luján salva a nuestra Patria

María Carlota Lassalle dijo...



Fe de Erratas: Juan de Garay
fundador de la Ciudad de Buenos Aires.

Otra aclaración importante, a pesar de los tiempos difíciles que nos tocan vivir y más en esta hora, la Santísima Virgen siempre nos
ampara.

En Cristo y María.-