jueves, 18 de octubre de 2012

La Iglesia triunfará a pesar de ellos.


Predicador del Papa
de arrodillas ante los protestantes.


Apostasía con chapa romana.

Años atrás (2006), durante la reunión anual de CRECES (Comunión Renovada de Católicos y Evangélicos en el Espíritu Santo), el cardenal Bergoglio se puso de rodillas para recibir la "imposición de manos de los protestantes".

Parece que, como si este acto de apostasía no hubiera sido suficiente, en el mismo evento realizado este año en Buenos Aires, el predicador de la Casa Pontificia, Raimundo Cantalamessa, se arrodilló al momento de una invocación protestante, como se puede ver en la foto de arriba.

Estas reuniones contradicen expresamente las Sagradas Escrituras y el Magisterio de la Iglesia. Veamos lo que dice el Papa Pío XI en su Encíclica Mortalios Animos, en la que recuerda el versículo que es lema de nuestro Blog:

"Podrá parecer que dichos "pancristianos" tan atentos a unir las iglesias, persiguen el fin nobilísimo de fomentar la caridad entre todos los cristianos. Pero, ¿cómo es posible que la caridad redunde en daño de la fe?
Nadie, ciertamente, ignora que SAN JUAN, el Apóstol mismo de la caridad, el cual en su Evangelio parece descubrirnos los secretos del Corazón Santísimo de Jesús, y que solía inculcar continuamente a sus discípulos el nuevo precepto Amaos unos a los otros, prohibió absolutamente todo trato y comunicación con aquellos que no profesasen, íntegra y pura, la doctrina de JESUCRISTO: Si alguno viene a vosotros y no trae esta doctrina, no le recibáis en casa, y ni siquiera le saludéis".
Siendo, pues, la fe integra y sincera, como fundamento y raíz de la caridad, necesario es que los discípulos de Cristo estén unidos principalmente con el vínculo de la unidad de fe"

Por otro lado, en la declaración fundacional del grupo CRECES, además de colocar a la Iglesia Católica en paridad con otras denominaciones protestantes, se leen las siguientes barbaridades:

"Por medio de esa efusión mundial del Espíritu Santo, la Iglesia - pueblo de Dios - alcanzará su pleno vigor espiritual y su santidad, y recuperará la unidad a la que fue llamada. El Padre responderá plenamente la oración de su Hijo: “Que todos sean uno para que el mundo crea que tú me has enviado” (Juan 17.21).

Seremos uno. Por la acción del Espíritu Santo progresaremos gradualmente desde la unidad del Espíritu, en la que estamos actualmente, hasta la unidad de la fe, y hasta llegar a ser un solo Cuerpo. ¡Seremos uno, y el mundo creerá!

¿Quién lo hará? Tenemos la respuesta: ¡EL ESPÍRITU SANTO! ¿Cuándo alcanzaremos la plenitud de esa unidad? No lo sabemos. Una cosa sí sabemos: Que el Señor ya ha comenzado a hacerlo, y lo completará".

Esta formulación contiene gravísimos errores y manifiesta un ciego voluntarismo humano que se opone a la voluntad de Dios.

Si la Iglesia alcanzará su pleno vigor, santidad y unidad en el futuro cuando arregle con los protestantes, luego no es ahora plenamente UNA, SANTA y CATÓLICA. Lo cual es sencillamente una herejía y quizá no haya sido advertido por los sacerdotes firmantes del acta fundacional de Creces.
El Papa Pío XI advirtió claramente sobre este error funesto en al artículo 9 de la encíclica mencionada arriba.

Por otro lado, es también herético sostener que el Espíritu Santo es fuente de divisiones en la Fe.
Porque si los católicos y los protestantes estuvieran actualmente unidos por el Espíritu, como sostiene CRECES, Éste inspiraría a unos la Verdad y a otros el error. ¿O acaso quieren decir que la Iglesia no posee hoy la Verdad Revelada y que con la guía del Espíritu, y junto a los protestantes, la encontrará en el futuro?
Estas dos opciones, es una más herética que la otra.

Además, el voluntarismo humano que los impulsan, desecha la senda querida por Dios para la reconciliación de los cristianos, que no es otra que la indicada magistralmente por Pío XI en la Encíclica antes mencionada:

"Alejáronse ¡ay! los hijos de la casa paterna, que no por eso se arruinó ni pereció, sostenida como está perpetuamente por el auxilio de Dios.
Vuelvan, pues, al Padre común, que olvidando las injurias inferidas a la Sede Apostólica, los recibirá amantísimamente.
Porque, si, como ellos repiten, desean asociarse a Nos y a los Nuestros, ¿Por qué no se apresuran a venir a la Iglesia, madre y maestra de todos los fieles de Cristo?...

Vuelvan, pues, a la Sede Apostó1ica, asentada en esta ciudad de Roma, que consagraron con su sangre los Príncipes de los Apóstoles San Pedro y San Pablo, a la Sede raíz y matriz de la Iglesia Católica; vuelvan los hijos disidentes, no ya con el deseo y la esperanza de que la Iglesia de Dios vivo, la columna y el sostén de la verdad abdique de la integridad de su fe, y consienta los errores de ellos, sino para someterse al magisterio y al gobierno de ella".

Por eso los firmantes de CRECES no saben cuándo terminará la herejía protestante (si no es que ya ha terminado por disolución). Pero cualquier católico bien formado les podría enseñar: ¡Ni antes ni después de que abandonen ellos sus funestos errores, y vuelvan a la casa paterna donde los espera amantísimamente el Padre común!

Mientras tanto, lo único que se gana con estas reuniones carnavalescas es certificar, con la autoridad y las payasadas apostáticas de un cardenal, de un predicador de la Santa Sede y de varios sacerdotes, a las denominaciones y sectas protestantes, e inducir a los católicos a caer en los funestísimos errores que pregonan con porfiada insistencia de casa en casa.

¡Dios les perdone la pública apostasía!



Sacerdotes católicos que firman la
Declaración Común de  CRECES

(¿Pueden ser buenos confesores o directores espirituales?)

Pbro. Fernando Giannetti - Párroco de Ntra. Sra. de la Misericordia, Bs As.
R.P. Alberto Ibáñez Padilla s.j.
Pbro. Adrián Santarelli – Párroco de Santo Tomás Moro (Vte. López)
R.P. Carlo Colonna s.j (Bari, Italia)



El predicador pontificio





Dijo Cantalamessa en un reportaje que transcribiremos completo en un próximo post:


¿El Papa está al tanto de estos encuentros?

P. Raniero Cantalamessa:
Yo he mencionado en una meditación que le di al Papa Benedicto XVI precisamente lo que había vivido la última vez acá en el encuentro acá en Argentina.
Hablé de la Nueva Evangelización que hubo en la historia de la Iglesia. Una, la evangelización de América Latina en el siglo XVI.
Hablando de la evangelización hablé de los problemas actuales y mencioné este encuentro, de esta conversión que es un signo tremendo, hacia una comunión, una colaboración y dije en esa ocasión que me parece que este es el signo profético del porvenir, y es la manera de aislar los grupos fundamentalistas, polémicos y agresivos, la verdadera forma de dialogar entre los que ponen en el centro a Jesús y no a su Iglesia o denominación o su persona.


Lástima no haberle podido preguntar si cree que se puede poner en el centro a Jesús pero no a la Iglesia. No se entiende como un "macanero" tan grande le predique al Santo Padre.


¡Por favor, deje su comentario!

14 comentarios:

Héctor el Cruzado dijo...

¡Cuántos mártires derramaron su Sangre para no renegar de su fe aún ante la muerte y éstos engendros lo hacen voluntariamente!!
Lo que más me duele y preocupa es que este fantoche usurpando un hábito capuchino y el traidor que gobernó la Iglesia Argentina durante años (Bergoglio) sean los encargados de guiar a las almas.

César Brito dijo...

el primer indicio de fanatismo es creer que una institución religiosa esta al mismo nivel de a quienes representa

me pregunto que pensaría jesus del encubrimiento de la iglesia católica a sus curas violadores...

Página Católica dijo...

Estimado César:

No te confundas, el mal está en todos lados, y también en la Iglesia. Pero como ésta es la única verdadera, el mundo le señala las fallas de sus hijos, inclusive aumentándolas, por los medios en poder de sus enemigos.

Hay también pastores, rabinos, etc, violadores, pero el mundo no los molesta porque, en general, son sus aliados.

Lo importante es saber que la Iglesia de Cristo existe y es la Iglesia Católica. Los que están fuera tienen que volver y recibir de ella los sacramentos, sin los cuales no se puede tener vida eterna.
Un católico, y más uno revestido de autoridad, que se reúne año tras año con los protestantes y no les dice esta verdad, recordemos que ellos no tienen sacramentos, comete una gravísima falta de caridad y los pone en peligro cierto de condenación.

¿Además, por qué darle largas al asunto si la única y verdadera solución es que vuelvan a la Iglesia?
Saludos y gracias por comentar.

Anónimo dijo...

Che, no fue Pablo VI también el que se postro ante el Patriarca Atenagoras?

César Brito dijo...

Está bien, uds creen que su iglesia es la verdadera, pero su argumento tiene la misma validez que el de las demás iglesias, por ende, en mi opinion, no les corresponde condenar a quienes profesan otro tipo de fe, y mucho menos los gestos de humildad, o que se yo que se le pasó a ese cardenal por la cabeza...en el último caso, si es que existiera dios (no lo creo), es a él(se supone) le corresponde juzgar, no a ustedes, no lo creen?.

les dejo al ultima palabra, porque en realidad no me gusta opinar en blogs donde los comentarios tienen que pasar el filtro del administrador antes de exponerse.

mencionar como ultimo de mi parte, el gran desacuerdo que tengo con uds respecto al aborto, cuando a traves de la iglesia se trata de quitarles el derecho a decidir que tienen las mujeres, al menos en ciertas circunstancias terapeuticas.


saludos y que tengan buena vida

Página Católica dijo...

César:
Los comentarios están moderados porque hemos sufrido un ataque hace poco. Se trata de no dejar pasar insultos, pero ya ves que los tuyos están.
No se condena aquí a los hermanos que están fuera del redil, se trata de que vuelvan al mismo y cuanto antes mejor.
Hay razones para saber que la Iglesia Católica es la Iglesia de Jesucristo. Aunque la fe es creer en la autoridad de Dios, la razón puede y debe acompañar este proceso. Históricamente es fácil comprobar que los protestantes no existían antes del siglo XVI y con esto basta.

Matar un inocente no es moralmente aceptable en ninguna circunstancia. Hay soluciones más razonables y humanas.
Saludos.

Anónimo dijo...

César no los condenamos se condenan solitos.

Jordán Bruno dijo...

Cesar: No te mereces ni una "a" de respuesta. Tu comentario es tan precario de inteligencia que es más útil invitarte a participar en los blogs para gente "abierta" como vos...

Anónimo dijo...

serian tan amables y no postear informacion falsa.El que aparece de rodillas NO ES el Papa Francisco.Pueden buscar archivos de fotos de Él en esa época y verán que él no tenía barba

Preocupado dijo...

El que aparece en esta foto es el padre Cantalamesa.
Pero hay otra foto, muy conocida, donde está Bergoglio de Rodillas recibiendo la bendición de los protestantes y del pueblo. Más o menos lo mismo que hizo cuando salió al balcón de San Pedro.

Anónimo dijo...

entonces si existe una foto del Papa recibiendo una bendicion de los hermanos separados postéenla y asi evitan que las personas caigan en el engaño de creer que alguien es cuando NO ES

Jack the Ripper dijo...

Pueden ver la fotito esa aquí:
http://www.catolicosalerta.com.ar/ecumenismo/imagenes/bergoglio.jpg

Buen provecho modernistas.

Jack the Ripper dijo...

Ah, hermanos en cuanto creaturas del mismo Dios, herejes en cuanto a la Fe.

Anónimo dijo...

Ser creaturas de Dios no implica ser sus hijos, asi que tampoco hermanos. Solo con el bautismo se es hijo, y hasta cierto punto hasta que no nos configuremos con Cristo tampoco. No es tan sencillo ni automático.