jueves, 13 de septiembre de 2012

El Papa en zona de riesgo, recemos por él


Benedicto XVI inicia su viaje al Líbano

En medio de un conflicto creciente


Ntra. Sra. del Líbano, ruega por el Papa

Al final del post se pueden ver dos videos sobre la situación en el Líbano


El Santo Padre iniciará mañana uno de los viajes más significativos y peligrosos que haya emprendido. Visitará la tierra donde el Señor realizó su primer milagro (*), y que más tarde fue regada por la sangre de innumerables mártires: el Líbano.

La pequeña nación que en una época fue considerada la Suiza del Medio Oriente, alberga proporcionalmente la mayor cantidad de Cristianos que residen en tierra árabe, y sus raíces son profundamente católicas.

Solamente para dar un ejemplo, cuando un santo rey de Francia estuvo en el Líbano durante la VII Cruzada, firmó lo que los Maronitas (católicos de rito oriental) llaman "La Carta Magna de San Luis", por la cual les concedía los mismos favores que a los propios franceses.
Allí puede leerse: "Señores Patriarca y obispo, pueblo y clero maronita, así como vuestro gran Emir, hemos visto con gran alegría vuestro constante apego a la Religión Católica, y vuestra veneración hacia el Sucesor de San Pedro en Roma; nos os exhortamos a mantenerla, así como también a permanecer firmes en vuestra fe". (San Juan de Acre, 24 de Mayo de 1250).

Puede decirse que el Líbano es una "confederación religiosa", en cuyo Estado tienen representación las distintas confesiones: el Presidente maronita, el Primer Ministro Sunita, el Jefe del Ejército Maronita, etc.

Años atrás, los Maronitas, cuyo patriarca emérito Mons. Nasralla Butros Sfeir es Cardenal de la Iglesia Católica, constituían la mayoría del país, con aproximadamente el 60 % de la población.
La larga guerra civil, originada cuando los EEUU e Israel quisieron solucionar el problema palestino merced al Líbano, las invasiones posteriores y la fertilidad de los musulmanes (que tienen más hijos que los católicos), han hecho descender el porcentaje de cristianos, pero aún continúan siendo mayoría, según las estadísticas oficiales de la Iglesia (53 %).

El Santo Padre llegará en un momento en que la lucha que se está verificando en Siria comienza a afectar la paz del vecino país. Según informan algunos medios, los sunitas libaneses ya tienen problemas con los alauitas (minoría que gobiernan en Siria), en una sociedad altamente sensibilizada por los últimos conflictos.

Hace dos semanas, se descubrió la preparación de un atentado contra un diputado y el actual Patriarca maronita Mons. Bechara Rai.

El superior emérito de la orden monástica maronita, Paul Naaman, explicó a Ayuda a la Iglesia Necesitada que un antiguo ministro partidario de Damasco intentó llevar una gran cantidad de explosivos para preparar un coche-bomba cerca de la casa del diputado y al paso del vehículo del líder cristiano.

Pese a todos los problemas el Santo Padre no ha querido suspender este viaje.
El ministro del interior libanés, Marwan Charbel, ha declarado a la Agencia Francesa de Prensa que "los servicios de seguridad y municipales están en estado de alerta por la visita del Papa, que habrá de ser una de las más logradas de la historia moderna de Líbano. Es verdad que el ambiente está difícil por lo que ocurre en Siria y en torno a nosotros, pero controlamos la situación".

El Papa saldrá del aeropuerto romano de Ciampino a las 9.30 del 14 de septiembre y su avión aterrizará en el aeródromo Rafiq Hariri de Beirut a las 13,45 (hora local).

Después de la ceremonia de bienvenida se trasladará a Harissa, para visitar la basílica de San Pablo donde firmará la Exhortación Apostólica post-sinodal de la asamblea especial para Oriente Medio del Sínodo de los Obispos, que se llevó a cabo en el Vaticano en el 2010.

El sábado, 15 de septiembre, a las 10, en el palacio presidencial de Baabda se encontrará, en visita de cortesía, con el Presidente de la república de El Líbano, así como con los presidentes del Parlamento y del Consejo de ministros.

A continuación verá a los jefes de las comunidades religiosas musulmanas, y posteriormente pronunciará un discurso ante los miembros del gobierno, de las instituciones de la república, del cuerpo diplomático, de los jefes religiosos y de los representantes del mundo de la cultura.

Ese mismo día, en el Patriarcado armenio católico de Bzommar almorzará con los patriarcas y obispos de El Líbano, con los miembros del Consejo especial para Oriente Medio del Sínodo de los obispos y con el séquito papal.

A las 18.00, en la explanada ante el Patriarcado maronita de Bkerké, pronunciará un discurso a los jóvenes allí reunidos.

El domingo celebrará la Santa Misa, a las 10,00, en el Beirut City Center Waterfront y entregará la exhortación apostólica post-sinodal para Oriente Medio. Después de rezar el Ángelus, se desplazará a la nunciatura apostólica en Harissa para almorzar con los miembros del séquito papal.

A las 17,15 en el Patriarcado siro-católico de Charfet presidirá un encuentro ecuménico. Desde allí se trasladará al aeropuerto de Beirut desde donde, a las 19,00, emprenderá el regreso a Roma.

Recemos por el Santo Padre, para que Dios no lo abandone en manos de sus enemigos.

(*) Algunos historiadores, basándose en el testimonio de Eusebio, estiman que Caná de Galilea estaba ubicada en el sur del Líbano.


Radio y Televisión Española



RomeRepors