jueves, 2 de agosto de 2012

Mons. Lozano predica la confusión


Libertad, Igualdad, Fraternidad

Banderas "cristianas" de la Revolución Francesa




Beatas Carmelitas de Compiègne,
martirizadas por las "banderas" que predica Mons. Lozano

Si la frase que nos sirve de epígrafe fuera nuestra, podría asustarse el lector al verla estampada en un blog católico. No es así pues, lamentablemente, pertenece a la pluma de un obispo salido de las entrañas del Cardenal Bergoglio. Lo cual es mucho peor y no sólo asusta, escandaliza.

Que la inteligencia católica está pervertida de modo que los nuestros hacen suyas, sin inmutarse, las tesis del enemigo, no es novedad. Pero igualmente duele ver salir la confusión de la pluma de un sucesor de los Apóstoles.


Mons. Jorge Eduardo Lozano, Obispo de Gualeguaychú y ex auxiliar de Buenos Aires, ha escrito como columnista invitado, en el diario "El Argentino" de la ciudad que pastorea, un artículo bajo el título: "Mes de Julio: amigos y cuidadanos". Allí estampó la siguiente frase:

"En otro julio, del año 1789 la Revolución Francesa levantó tres banderas de profunda raíz cristiana: libertad, igualdad y fraternidad".

No vale aquí argumentar que el Obispo ha querido decir que esas banderas eran en su origen cristianas, y que han sido profanadas por la Revolución, puesto que la carta continúa diciendo:

"Podemos decir que desde entonces en el mundo se ha avanzado bastante en lograr plasmar estos ideales en los Estados democráticos, aunque queda mucho por lograr"

Es decir que de la Francesada y sus banderas salió algo mejor que lo que había antes. ¡Aunque ese algo sea nada menos que la Cristiandad!

Quizá Mons. no recuerde que detrás de esas banderas se encolumnaron los autores de una de las persecuciones más intensas y radicales que soportó la Iglesia a través del tiempo. Una persecución tan vigorosa y total que se dio el lujo de cambiar el calendario, suprimir el Domingo, crear una falsa iglesia nacional, prohibir la Misa Católica, profanar los templos y, lo que es más grave, llevar al patíbulo a miles de personas por su condición de cristianos.
¿O no se acuerda Mons. de las beatas monjas carmelitas de Compiègne cuyas cabeza segó la guillotina por el sólo hecho de serlo? ¿O de las víctimas de la Vendèe, cuyo extermino constituyó un verdadero genocidio? Ejemplos éstos que son sólo gotas en un mar de sangre.

Pero además de la historia que el enemigo de la Iglesia ha tratado de esconder, para evitar el rechazo que en las gentes producirían estas "bondades" del principal jalón de la Revolución Anticristiana, hay cuestiones filosótico teológicas que no se pueden ignorar.

La Libertad es para un católico, una adhesión constante al Bien, es decir a la Verdad. Es la que procede de aceptar el grito del Apóstol: "es necesario que Cristo Reine" (1ª Cor. 15, 25). En cambio la libertad que pregonan los epígonos de la Revolución deriva del grito satánico "Non serviam - no serviré", que habiendo sido proferido antes de la creación del hombre, resonó y resuena en la boca de los súbditos rebeldes: "no queremos que éste reine sobre nosotros" (Lc 19, 14).
La Libertad generó la Ciudad de Dios, cuyo exponente más alto ha sido la Cristiandad Medieval; en cambio, la libertad revolucionaria nos dio la ciudad del hombre, que ha ido cayendo más y más hasta hundirnos en el fango en el que hoy nos encontramos.
En fin, mientras la Libertad se guarece bajo la soberanía de Dios y el Reinado Social de Jesucristo, la libertad del mensaje de Mons. Lozano pisotea los derechos del Señor anteponiéndole los llamados "derechos humanos".

Podríamos decir que la Fraternidad, entendida desde un punto de vista católico, tiene su punto cúlmine en el Cuerpo Místico, ¿pero qué fraternidad puede haber para la mentalidad inmanentista de los Revolucionarios sindiosistas? ¿No ve Mons. que al decir en su mensaje que la Fraternidad hunde sus raíces en la Paternidad de Dios, está diciendo que la hermandad revolucionaria es anticristiana, con lo cual se contradice en el mismo texto?

La Igualdad enarbolada por la Revolución, siendo la extinción de toda jerarquía natural, es lo más anticatólico que pueda concebirse, y tenía que desembocar en el desmadre actual en el que se confunden hasta los sexos, más aún, se declara ciegamente que no existen.

En un reciente artículo publicado en su blog, el Sr. Pedro Rizo dice que por las novedades pastorales, "se toleran, bendicen o predican los principios de la Revolución Francesa enseñoreados de la Iglesia con el señuelo de conceptos tan bellos como : Libertad, Igualdad y Fraternidad."
Para continuar proponiendo que del postulado revolucionario de Libertad, ha surgido la falta de apostolado; del de Igualdad, la democratización o falsa colegialidad de la jerarquía católica; y del de Fraternidad, el falso ecumenismo. ¿Acaso no tiene razón?

A continuación presentamos el texto completo de Mons. Lozano con comentarios del Druida de Panorama Católico Internacional, a quien agradecemos nos haya evitado el trabajo de hacerlos.




Mes de Julio: amigos y ciudadanos.

En este mes de julio convergen dos celebraciones que me parece bueno vincular: el día de la declaración de la Independencia y el día del amigo. La fecha patria nos da la ocasión para dar gracias a Dios por reunirnos en este territorio y compartir la historia común. En el día del amigo aprovechamos para saludarnos, encontrarnos, desearnos buenas cosas, compartir momentos de alegría y cercanía.
Comentario Druídico: Si no entiendo mal, el “día del amigo” recuerda la primera caminata lunar. Sin duda, a Mons. Lozano le impactó tanto que sigue en la luna.

En otro julio, del año 1789 la Revolución Francesa levantó tres banderas de profunda raíz cristiana: libertad, igualdad y fraternidad. Podemos decir que desde entonces en el mundo se ha avanzado bastante en lograr plasmar estos ideales en los Estados democráticos, aunque queda mucho por lograr. En la Argentina se pregona insistentemente acerca de las libertades individuales y la búsqueda de igualdad en algunos sentidos. Pero bastante menos se proclama la fraternidad.
Comentario Druídico: Libertad, igualdad y fraternidad, tres banderas de profunda raigambre cristiana. Sin duda lo que afirma Mons. Lozano es correcto en cierto sentido. En el peor sentido. Son principios evangélicos deformados por la herejía liberal…

Las ideologías individualistas y colectivistas que se desplegaron durante el siglo XX han conspirado contra la fraternidad en algunas sociedades modernas y contemporáneas y, de algún modo, también nos influyen a nosotros. El individualismo hace que cada uno se encierre en su propio mundo y la sociedad tenga que estar al servicio de mis deseos e intereses (cuando no también, caprichos). Se reclaman derechos pero no se asumen deberes cívicos. Por el contrario, en el colectivismo la persona no cuenta y es el Estado el dueño de la vida y los sueños de sus habitantes.
Comentario Druídico: Bueno, de buenas intenciones está empedrado el camino del infierno. Aunque, después de varios millones de masacrados, ya resulta difícil pensar en la buenas intenciones de los revolucionarios, tanto los “franceses” como los que le siguieron hasta la actualidad.

Cuando hablamos de “amistad social” nos referimos justamente a fortalecer los vínculos que nos unen como Nación. Lazos de orden histórico, de presente y de futuro. De afecto mutuo y compromiso. Es común que haya tensiones, conflictos de intereses, roces entre personas, grupos y sectores sociales. (No perdamos de vista que las tensiones positivas generalmente dan lugar a respuestas creativas, con el plus de la búsqueda de algo nuevo y mejor que lo anterior. Como una mejor versión de nosotros mismos y de las situaciones.) Pero otra cosa distinta es la fragmentación social y la descalificación de quienes piensan de modo diverso.
Comentario Druídico: Dice Belloc que el culto a la nación en Occidente fue un sustituto de la fraternidad cristiana que predominaba en Europa antes de la Reforma. Y ese culto llegó a la idolatría cuando las naciones cristianas se despedazaron en nombre de un falso patriotismo, siendo las grandes guerras mundiales el mayor acto criminal contra la cristiandad, en especial la primera, que acabó con los últimos imperios cristianos. Hoy por hoy, sin una mirada sobrenatural es común que inclusive buenos católicos perciban a las naciones extranjeras como enemigas antes que como hermanas. Y tenemos que soportar que la bandera de la fraternidad hispanoamericana esté en manos de los progres. Una bandera que desvirtúa esa fraternidad colocándola en el plano de la “unidad de los pueblos oprimidos” antes que en el de la confraternidad de los pueblos redimidos por la Fe de Cristo. Y como si fuera poco, lo sobrenatural, la doctrina, los mandamientos, los sacramentos… permanecen ausentes de la boca de los obispos, como en este caso…

La amistad social no es un pacto de no agresión. A veces se empieza por allí, pero va más allá. Es caminar juntos por el camino del diálogo y la búsqueda de consensos en un clima social de cordialidad en el trato con todos los hombres y mujeres que habitamos el suelo argentino. Entendiéndonos distintos y viendo riqueza en esa diversidad.
Comentario Druídico: Otra vez, la diversidad sin un centro de unidad solo puede ser lo que es, la guerra de todos contra todos. Como mínimo, esa amistad se basa en el respeto de la ley natural. Pero insisto, no es aceptable que un obispo hable de” pacto social” como si la sociedad humana no fuese una creación de Dios, expresamente señalada por la Revelación y el Magisterio. Es Russeau por encima de la Biblia.

Es legítimo buscar los intereses de cada sector, pero es importante que todos nos hagamos cargo de la búsqueda del bien común.
Comentario Druídico: Es legítimo buscar los intereses legítimos de cada sector legítimo. Nuevamente, el bien común no es la suma de los bienes individuales, sino lo que es bueno para la sociedad, aunque la sociedad no aprecie ese bien y lo rechace.

A esta altura del texto seguramente alguno querrá preguntarme “Padre, ¿es posible la fraternidad?”. Y yo respondo: “Tan posible como la libertad y la igualdad”. Porque los tres principios son inseparables. Obedecen a lógicas y búsquedas diversas. Pero si se debilita uno, los otros dos se vuelven raquíticos y vulnerables. Y de hecho, en una sociedad poco fraterna no todos tienen las mismas libertades y derechos, y no todas las personas tienen igualdad de oportunidades.
Comentario Druídico: La fraternidad tiene sentido en la medida en que todos tengamos un padre común. La libertad en la medida en que la sociedad se rija por la ley de la caridad (que es el sentido de la expresión Agustina “Ama y haz lo que quieras”), y la igualdad, tal como se la presenta hoy, no es un bien sino más vale un mal.

Claro que es difícil. Si a veces nos peleamos en la propia familia; o vemos rencillas y egoísmos en nuestras Capillas o Parroquias con actitudes que no favorecen la comunión y la entrega generosa. Para quienes tenemos fe, la fraternidad hunde sus raíces en la Paternidad de Dios. Si lo vamos corriendo a Él de la vida social y pública, menos lazos fraternos nos unen. Dios quiera ayudarnos a mirarnos como hermanos y nosotros nos dejemos ayudar.
Comentario Druídico: Bueno, era hora.

Hagamos también una oración por las víctimas del atentado terrorista a la AMIA ocurrido el 18 de julio de 1994, en el que murieron 85 personas, sumiendo en el dolor a miles de familiares y a todos los argentinos. A 18 años el reclamo es el mismo: verdad y justicia. No más. Tampoco menos.
Comentario Druídico: Y cuando parecía que se elevaba un poco sobre el discurso políticamente correcto, desbarra de nuevo en la pleitesía política hacia los sectores dominantes del poder. Obispos mudos, sometidos a los poderes todopoderosos. Estamos en el horno.



11 comentarios:

Anónimo dijo...

El despistado Mons. Lozano debe haber leído al liberal Mons. Mariano Fazio (Ver http://www.clarin.com/europa/Papa-dice-via-Jesus_0_539346189.html), que viene con chapa académica de Europa. Pero no todo lo que brilla es oro.
Todos estos liberales dan verguenza ajena... ocupan cargos importantes en la Iglesia y tal vez por eso estamos como estamos: nos guían ineptos, o peor que eso, gente que trabaja para el enemigo.
¡Gracias Página Católica!
Los Obispos Argentinos.... ¡a estudiar!

argento chaparro dijo...

Creo que de despistado no tiene nada, todo está encauzado en un plan sistemático de destrucción de nuestras raíces católicas. Incluso se ha encargado de destruir la "Sotana", en la diócesis de Lozano, no hay curas con sotana, son todos curas "Wachiturros" que se visten como se les da la gana e incluso han hecho su propio "hit" con la liturgia. Lozano ha expulsado a los lugares más recónditos a los buenos curas ¡las sotanas a las fronteras de la diócesis! ¡fuera la tradición! estas son las banderas de Lozano y de allí que no tenga nada de despistado , Lozano es un revolucionario Más. Que Dios lo perdone Monseñor!!

marcos dijo...

creo que fue el RP Leonardo Castellani que dijo aquello de que "no solo faltan 2000 curas ,sino que sobran 1000".Si hubiera hecho un calculo matematico con los obispos, seguro que la diferencia era un numero bastante menor.....

criollo y andaluz

Anónimo dijo...

¡Jah! Feliz día de los amigos de Enrique Ernesto Febbraro, creador de la "Asociación Mundial para el Entendimiento" y miembro fundador de una asociación no recomendada por el CDC.

Anónimo dijo...

A este obispo tan lozano le han afectado las reuniones con los ecologistas y sus amigos rabinos. Lástima se nombran obispos a quienes solo han hecho cursos de marketing y nunca han estudiado sistemáticamente ni filosofía ni teología. (Además de llevarse a marzo historia)

Sargento Chaparro dijo...

Los prosionistas, Fazio y su "opus gay" siempre presente en la tierra de los carnavales, muy digno para una comparsa que podría llamarse "los sin sotanas ecumenistas".Dominus Vobiscum.

Héctor Aguilar Aguilar dijo...

Digamos que sí, se levntaron persecusiones terribles contra nuestra Madre. Digamos ahora que, solo poro decir, la historia revela que del todo bien, la Iglesia debía sus cuentas... La autocrítica es garantía de avance... Apoyo al Obispo. Es más, lo admiro. En cambio, ¿hablar todavía de 'enemigos', en estos tiempos en los que la Iglesia guarda sus propios enemigos bajo tergales y pendones?

Anónimo dijo...

Creo que: LA GENTE QUIERE LO BUENO LA GENTE QUIERE LOZANO

Sargento Chaparro dijo...

Me parece que el comentario de "Aguilar al Cuadrado" desconoce por completo la persecución y el asesinato a los que se ven sometidos cientos de cristianos en Nigeria y en Kenia...desconoce la persecución que sufren los verdaderos sacerdotes en las distintas diócesis de la argentina, incluida la del Kirchnerista lozano...La iglesia no guarda a sus enemigos "Don Aguilar al cuadrado" todavía sigue enterando sus muertos masacrados por los enemigos de siempre.Sugerencia: deje de leer a Rubín en clarin. Post eventum vani sunt questus!!

Anónimo dijo...

Vayan a ewtn.com y vean como hablan de la libertad religiosa con una imagen de la masónica estatua de la libertad, están que chirrian con este tema mas que han inventado las letanías a la libertad religiosa, sino fuera para llorar sería un buen chiste.

Ricardo dijo...

Por lo que dice este obispo se deja ver que éste es un clérigo muy mundanizado y conciliador, de índole liberal evidente.
En un colegio de mi ciudad adonde llevaba mis hijos, hace años ha, el cura párroco director permitía que cuando se daba el tema de la Francesada, se enseñaran panegíricos a la "gesta de la humanidad". Era un cura mediocre, diocesano pero adscripto al Opus Dei, que terminó desgraciado en los EEUU, adonde reside actualmente, cuando cambió el arzobispo local y su hermana hizo oídos a los chismes. Me parece que no lo expulsaron por sus defectos, que los tenía, sino por algunas de sus virtudes, lo cual fue de lamenetar. Pero bueno, es la Iglesia que tenemos. No la que merecemos, por supuesto, ya que por nuestros pecados nos mereceríamos una horriblemente peor.
Pero Dios es bueno e indulgente, Deo gratias.