viernes, 24 de agosto de 2012

El Papa herido por la Iglesia en Alemania


Al mismo tiempo que se ataca al Papa,
un obispo alemán procede contra la Fraternidad San Pío X


Lutero ante la Dieta de Worms
¿La Iglesia en Alemania contaminada de Protestantismo?

La Iglesia alemana parece estar en una decadencia sin fin. Nuestros lectores recordarán que, no hace mucho, un grupo numeroso de curas de la diócesis de Friburgo había llamado a la rebelión abierta contra normas establecidas, publicando un manifiesto al cual se podían adherir otros sacerdotes.

El arzobispo Mons. Zollitsch solicitó a su clero que retiraran sus firmas de ahí, con el siguiente resultado: Cuando nos interesamos por esta noticia el número de firmantes era de 140, ahora es de 210. Sólo 3 sacerdotes obedecieron al obispo, mientras lo desobedecían 73 más.

Pues vemos publicado por The Tablet, y traducido por Secretum Meum Mihi, que el Nuncio Papal en Berlín ha dicho que el Santo Padre "está  profundamente herido", por la forma negativa en que parece tratarlo la Iglesia en Alemania.
Añadiendo que el rechazo de los católicos alemanes al Papa, les provoca más daño a ellos que al mismo Pontífice.

Ahora bien, si los católicos alemanes rechazan al Papa: ¿quién les enseño tal impiedad? ¿acaso sus propios pastores? Pues enseñar es misión del Obispo.

Por otro lado, la noticia dice que entre las cosas que le achacan los alemanes al Papa, está el rechazo de la Fraternidad San Pío X al Concilio (sic), como si él tuviera la culpa de las disidencias que sobre éste manifiesta la Sociedad fundada por Mons. Lefebvre.
Más parecen querer decir que están enojados por la generosidad que el Papa ha demostrado hacia los seguidores del obispo francés, o por la posibilidad de que acuerde con ellos.

Quizá por eso, mientras ellos rechazan al Sucesor de Pedro, el Arzobispo de Colonia, Cardenal Meisner, no tiene mejor idea que meterse con la Fraternidad San Pío X, en lugar de corregir a sus propios fieles en orden a que aprendan lo que es el Papado.
¿No será mejor, en las actuales circunstancias, mantener silencio y dejar que actúe quien debe, es decir la Pontificia Comisión Ecclesia Dei?

Lo que llama la atención es que el Cardenal Meisner, en la misma columna que ataca a la Fraternidad, se preocupa ostensiblemente por destacar el moribundo e inútil diálogo con el judaísmo laicista y masónico que, a nuestro parecer, sólo quiere verse certificado por la Iglesia en su posición de rechazo a Jesucristo. ¿Acaso no ayudan a sostener esta posición conceptos como las siguientes que pertenecen al Cardenal Koch?:

“…si bien la salvación se cumple a través de Jesucristo, no se puede concluir que los judíos están excluídos de la salvación, porque no creen que Jesucristo es el Mesías y el Hijo de Dios” (…) “es teológicamente indiscutible que los judíos son partícipes en la salvación de Dios, pero cómo ello puede ser posible sin que confiesen explícitamente a Cristo es y será un insondable misterio divino”.

“Nostra Aetate” es el “documento fundacional y la “Carta Magna” del diálogo de la Iglesia Católica con el Judaísmo”. 

Es más, Mons. Meisner quiere imponer la aceptación de este diálogo entre sordos, como condición sine qua non del posible arreglo.

Si pudiéramos hablar con el cardenal Meisner le preguntaríamos con todo el respeto merecido por su investidura: ¿por qué le importa tanto el diálogo con los judíos (que de Cristo no quieren ni oír hablar), al punto de anteponerlo a la reconciliación con sus propios hermanos?

Y luego, también con el máximo respeto le diríamos que deje a Ecclesia Dei preocuparse por la Fraternidad, la cual va continuamente en ascenso, y se preocupe por la Iglesia en Alemania que, de seguir así, dejará de ser católica.




(Lea en el enlace la versión original inglesa)

 23 de Agosto de 2012 El Papa Benedicto XVI “está profundamente herido” por la forma negativa en que la Iglesia de Alemania parece considerarlo, de acuerdo con el nuncio del Vaticano en Alemania.

El Arzobispo Jean-Claude Périsset, añadió que el “rechazo” de los católicos alemanes al Papa Benedicto XVI les estaba haciendo más daño que al Papa.

 “Es una gran perdida para la Iglesia Católica en Alemania que se preste tan poca atención al Papa”, dijo. En una entrevista con el semanario Christ & Welt dijo: “Cada uno viene con su propia opinión y cree que él sabe mejor”.

La Iglesia alemana se ha vuelto cada vez más crítica del Papa Benedicto. Los obispos se han quejado de los “informantes” conservadores, del rechazo del [concilio] Vaticano II por parte de la Fraternidad de San Pío X, y de la nueva traducción del Misal.




(Abajo la síntesis de Secretum Meum Mihi)

El Card. Arzobispo de Colonia, Alemania, Mons. Joachim Meisner insiste hoy en una columna suya publicada en Kath.net que la FSSPX debe reconocer plenamente el Magisterio, lo cual incluye la aceptación de todos los concilios de la Iglesia incluyendo el Vaticano II. Esto incluye el decreto Nostra Aetate con su enfoque positivo en el acercamiento con los judíos.

En otro aparte, el Card. Meisner escribe que la FSSPX/SSPX sigue siendo un grupo cismático y sus obispos continúan suspendidos hasta que reconozcan plenamente el Concilio Vaticano II, incluidos sus decretos sobre la libertad religiosa y la relación con los Judíos, además de la validez de la actual forma de la Misa de la Iglesia Católica.

Para el Card. Meisner, un retorno de la FSSPX/SSPX a la comunión con la Iglesia Católica presupone también que deben retractarse de sus acusaciones contra el Papa, las cuales afirman que Él no es ortodoxo. “Quien parcial o totalmente rechaza pronunciamientos doctrinales, no puede estar en plena comunión con la Iglesia”, escribe el Card. Meisner.

Señala que el Papa repetidamente ha expresado su aprecio por la fe Judía y la importancia del diálogo entre Cristianos y judíos. El Papa Benedicto XVI visitó la sinagoga de Colonia durante la Jornada Mundial de la Juventud de 2005 y citó a su antecesor, Juan Pablo II, quien dijo: “Quien encuentra a Jesucristo encuentra el Judaismo”.



10 comentarios:

Boecio dijo...

AAAAAHHHH!!! los obispos,,, porque no cierra la conferencia episcopal de alemania !!!!!!agayas santo padre!!!!!!.... Inocencio III volve!!!!!!!

Anónimo dijo...

Donde esta el amor en esos obispos , haciendo lo contrario a lo que hacia Jesús.
El vino para dar plenitud a todos y ayudarnos a volver al Padre
Animo Santo Padre. El que quiera que lo siga
Yo estoy con usted.
Que Dios lo siga bendiciendo
Sariuxxx.

Anónimo dijo...

Querido V.,
te felicito y agradezco por traer a colación este tema tan candente como doloroso a la vez. Aquellos que se llenan la boca con palabras altisonantes como herejes o cismáticos refiriendose a la FSSPX, se olvidan que la Fraternidad son de los mas fervientes seguidores del papa en aquello que no contradiga la Fe de siempre, mucho mas que los que parecen ser del palo propio pero que en realidad son los verdaderos cismáticos, por ahora en la gatera. Y no solo en Alemania...
Abrazo,
D

Ricardo dijo...

La Iglesia de postguerra, percibiendo el signo de los tiempos que marcaba el fin de una era cristiana de más de milenio y medio, y habiendo perdido el favor de las minorías gobernantes en las principales naciones otrora católicas, se decidió a una empresa tan necesaria como ciclópea: adaptar una estructura que había sido desarrollada en gran medida bajo el amparo de la potestad civil, a la inédita situación imperante.
Dos fuerzas muy poderosas se le opusieron: el progresismo disolvente, deseoso de mimetizarse con el mundo entregando sin condiciones armas y bagajes, y el reaccionarismo nostálgico, refractario a todo cambio.
Ambos son responsables de que el CVII haya fracasado. Unos, haciéndole decir lo que no decía, otros, denostándolo mañana, tarde y noche.
Ambos son la causa de que la Iglesia marche hoy a los tumbos, porque pusieron palos en la rueda a un intento lúcido y vigoroso de reformular un apostolado que habrá de vérselas sin el favor de los poderosos, o aún con su oposición.
Unos van a desaparecer por acción biológica pero los otros, más peligrosos a mi juicio, van a requerir que la autoridad apostólica maneje la situación "a lo Cristo", esto es, que diga de una vez que el cisma es un cisma y cada uno sabrá, entonces, qué bando elegir.

Porque encubriendo la realidad de las cosas sólo conseguiremos prolongar a perpetuidad un estado de conmoción, confrontación y confusión que ya es decididamente crónico.

En otro orden, es necesario que se termine de una buena vez y para siempre la novedad absolutamente antitradicional de crear "lobbys dentro de la Iglesia, que ejercen presión constante y que desarrollan estrategias sin tiempo. "Lobbys" de "izquierda" o de "derecha, lo mismo da, ambos atentan contra la autoridad y contra la unidad en la Iglesia.
Y cuando encima de crean "lobbys" para defender la Tradición, bueno, ya es el colmo de las contradicciones.

Anónimo dijo...

Gente de Página Católica:

sería muy bueno y honesto de una vez por todas que se saquen la máscara, y anuncien su pertenencia a la Fraternidad San Pío X...esto ayudar a entender muchas de sus posiciones tomadas.

Un abrazo

Página Católica dijo...

Estimado:

Nadie por aquí pertenece a la Fraternidad San Pío X, y esto no quiere significar juicio alguno, es la realidad.

Sin embargo, el que escribe agradece a la Fraternidad el permitirle oír la Misa Tradicional, de vez en cuando, prohibida por el Cardenal Bergoglio, con el conocimiento de la Curia Romana (perfecto conocimiento, digo), que luego de dos años largos no ha podido solucionar el problema.

Así que, querido anónimo, en el caso de la Misa Tridentina, la Fraternidad en Bs As obedece al Papa, mientras el Cardenal y todos sus obispos auxiliares lo DESOBEDECEN... astutamente, por supuesto.

Esto me hace acordar a la parábola de los dos hijos, uno que le dice que no al padre y luego lo obedece, y el otro le dice que sí y hace lo contrario.

Ud. me dirá que en la Misa Nueva no lo siguen, y le tendré que decir que tiene razón. Pero al menos son francos y plantean el problema de frente, no a escondidas como hacen los otros.

Lo que nos debe llamar la atención de este post no es la FSSPX, sino el saber que hay cardenales y obispos que anteponen los intereses del judaísmo laicista al bien de la Iglesia.

Jeremías Pastor dijo...

Pregunta a Página Católica:
¿Pero que se le puede reprochar a un modernista como el Cardenal Meisner?
¿Cuál es el problema de que quiera un diálogo entre sordos, si esto se viene haciendo desde el concilio vaticano II? ¿No han intentado el mismo (escandaloso) diálogo Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI?
¿Además el Cardenal Koch no se fundamenta correctamente? ¿Qué es el documento "Nostra Aetate" sino fomentar ese "diálogo" entre sordos?

No podemos culpar a esos modernistas si aceptamos esos documentos ¿no es así?

Anónimo dijo...

http://fratresinunum.com/2012/08/24/missa-dia-do-macom/#
Con estos hay comunión, con Mons Lefebvre y su fraternidad, condena y maldición. La iglesia patas arriba apoyada por papólatras de pequeña talla y profunda ceguera.
D

Página Católica dijo...

Estimado Jeremías:

A mi parecer es un diálogo de sordos. Los protagonistas tan vez opinen distinto.
Ahora bien, si ese diálogo tiene como objeto la conversión de los judíos, yo creo que no se ha logrado nada. En ese sentido son sordos.

No conozco en produnfidad el decreto Nostra Ætate como para opinar al respecto. Pero los modernistas en ejercicio, van mucho más allá de cualquier documento (mire sino la Sacrosanctum Concilium comparado con lo que es el Novus Ordo en muchos casos).

Quizá podamos en el futuro publicar aquí algún buen análisis del polémico decreto, tan mentado en contra de la FSSPX.

Saludos.

MaríaCarlota lassalle dijo...



¡Los obispos de Alemania hieren al Papa!

¿Quién hirió a la Una Santa Católica y Apstólica Iglesia, nombrando, de buenas a primeras, al Obispo de Friburgo, (Es Alemania reformista, ¿o no?) a Monseñor Gerhard Ludwig Müller
como "Prefecto para la Congregación
para la Doctrina de la Fe"? ¡Nada más, ni nada menos! Con todas sus conocidas herejías en la mochila.

Quizás un psiquiatra pueda explicar esta dualidad.

En Cristo y María