sábado, 16 de junio de 2012

EL Cardenal Burke a favor de la Fraternidad


El Prefecto de la Sacra Rota confía en la reconciliación

"Estarán directamente bajo el gobierno del Papa"

El Opus Dei también se alegra




¡Despliegue esta entrada para leer nuestra traducción!


Si hay alguien que sabe de derecho canónico es el Prefecto del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica, Cardenal Raymond L. Burke. En esta entrevista que concedió ayer al Catholic News Service, da a entender que la Fraternidad no estará sujeta a los obispos diocesanos.
Pues si es sabido que todos los fieles, en virtud del derecho, están bajo la potestad "directa" del Papa, a que viene esta aclaración si no a plantear una situación distinta; que creemos no podrá ser igual a la que se da con la Prelatura del Opus Dei, sino que tendrá que tener características que la asemejen a un Ordinariato como el de los Anglocatólicos.

A propósito, ayer la Agencia EFE publicó unas declaraciones de un portavoz del Opus Dei quien hizo saber que la Obra se alegra por la intención de la Santa Sede de constituir una Prelatura para la Fraternidad;  figura canónica que "es muy amplia y permite encuadrar a realidades distintas, que tienen en común estar compuestas de prelado, presbiterio y fieles que siguen perteneciendo a las diócesis en las que viven".

El Opus Dei precisó que esa "amplitud" explica que quepa una realidad como ellos, cuyos fieles tienen una doble dependencia (del obispo de la diócesis en la que viven y en la que reciben todos los sacramentos y del prelado), y otra "como esa posible nueva prelatura". (¡Se imaginan al Cardenal Bergoglio yendo a Venezuela 1316, Priorato de la Fraternidad en Buenos Aires, a confirmar con el Rito Tradicional y dentro de la Misa Tridentina?)

En esa eventual nueva prelatura, precisó el Opus Dei, "parece que se daría una jurisdicción más general sobre los fieles, para la administración de todos los sacramentos en el marco litúrgico anterior a la reforma de Pablo VI". (Los Sacramentos que requieren de aprobación jurisdiccional -Confesión, Matrimonio, Orden  Sagrado- en la Fraternidad, no con el Obispo diocesano)

Fuentes vaticanas señalaron hoy que esa eventual prelatura estaría más en la línea de los "ordinariatos" aprobados hace dos años por la Iglesia Católica para acoger a los fieles anglicanos que deseen volver a la Iglesia de Roma, que la del Opus Dei (es lo que venimos diciendo nosotros, con el asesoramiento de uno de los mejores canonistas de la Argentina. Veremos).

Vamos ahora a la traducción de los dichos del Cardenal Burke, pidiéndole humildemente al Santo Padre que lo incorpore al grupo de "negociadores" con la Fraternidad.



Cardenal Raymond L. Burke (CNS)

No puedo expresar la profunda determinación que tiene Benedicto XVI con respecto a este asunto. Es evidente que, en su corazón, desea muchísimo la reconciliación con los obispos, presbíteros y fieles de la Sociedad Sacerdotal San Pío X.

Creo que, con la ayuda de Dios, se logrará la reconciliación. Luego tendremos que dedicarnos a consolidarla, ayudando para que salga adelante.
Habrá algunas asperezas en el camino a seguir, pero confío en que, con la ayuda de la gracia divina, bajo el liderazgo del Santo Padre y del Obispo Fellay, la reconciliación ocurra y sea realmente un regalo para la Iglesia toda.

Ellos tienen fe, fe católica y aman la sacralidad de la Liturgia y, además, hay en la Iglesia una revalorización de la Misa Tradicional.
Claro que tendrá que haber un cambio en la forma de pensar y de actuar, de modo que la obediencia al Santo Padre sea mucho más concreta, porque estarán directamente bajo su gobierno; algo que no ha ocurrido en las últimas décadas.

El desafío de la obediencia es para toda la Iglesia. Hay otros, que tienen diferentes ideas y enfoques, a quienes también el Santo Padre llama a la obediencia. Así que, pienso que todos podemos aprender de esto.
Con fe católica y con la práctica de los Sacramentos, podemos crecer en la obediencia... pero es algo difícil en la vida de la Iglesia.



En el reportaje original publicado por CNS, están las siguientes declaraciones del Cardenal que no se ven en el video.

El Cardenal Burke, Prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólicam y ex arzobispo de St. Louis, dijo que sus conversaciones con el clero y los laicos de la FSSPX le han indicado que la "gran mayoría" desea la plena comunión con Roma y con el Papa Benedicto XVI.
"El Papa es su Papa, en el sentido de que lo ven como el Pastor de la Iglesia universal" dijo el cardenal Burke. "Ellos sienten que su situación es anómala, pues creen en él como el sucesor de San Pedro, y sin embargo no están bajo su cuidado"



5 comentarios:

Ricardo dijo...

Gran sentido eclesial, gran sentido común y exactísimo conocimiento de la realidad demuestra este prelado. Porque hay que decirlo con todas las letras: la inmensa mayoría de los 4 mil y pico obispos del mundo no ha estado a la altura de las circunstancias y han desvalorizado tesoros inmensos, como el de la Liturgia. Han dejado profanar el Novu Ordo (así como hubiesen profanado el Vetus si vigente siguiera) y se han desinteresado olímpicamente de los signos visibles de la adoración y culto al Señor. (Además de otras cosas, claro). Han mantenido cautiva a la feligresía en un ambiente de desvalorización litúrgica y doctrinal que clama al cielo.
Les comento brevemente un caso:
Un hijo mío adolescente se había acostumbrado a comulgar de rodillas con un buen buen párroco de mi ciudad. Además, era catequista de niños en la misma parroquia. De pronto cambian al párroco y en la primera misa que da el sucesor, obliga a mi hijo a pararse para poder comulgar. Con mi esposa pedimos audiencia y nos quejamos con documentación en la mano, a lo que el infeliz responde:"Roma queda muy lejos, de esta verja para adentro mando yo". Y nos comunica que mi hijo ya no será catequista. Fin de la audiencia.
Pido audiencia a mi obispo y nada, no hay manera. Ni siquiera me acusan recibo del pedido (¿quizás para no dejar constancia?). Entonces, luego de un tiempo prudencial y con el asesoramiento de un buen amigo escribo a Culto Divino, repondiéndome Mons. Ranjith, secretario del Card. Arintze. Me dice que pida audiencia a mi obispo, cosa que hago y ahora sí, alfombra roja... Vamos con mi hijo y exponemos el caso al Vicario de la diócesis. Nos da la razón (menos mal!) y nos pregunta si nosotros vamos a seguir yendo a esa parroquia, a lo que le decimos que ya nos hemos mudado a otra. Entonces nos dice que se trata de un caso "muy difícil", que ellos lo van a reconvenir adecuadamente, y Santas Pascuas.
Concretamente: el cura siguió en sus trece, jamás permitió la comunión de rodillas, estuvo 4 años más en la parroquia destruyéndola por donde se la mire, y recién hace apenas dos meses fue removido por el obispo (otro), siendo destinado a otra parroquia a destruir. Pobrecitas sus nuevas víctimas, lo que les espera!.
No obstante sería injusto si no acotara que en mi diócesis el panorama es muy alentador: nuevos sacerdotes de buena doctrina e impecable liturgia están saliendo del seminario. Por ejemplo, el sucesor del infeliz de marras es excelentísimo. La instauración de la Prelatura vendría a confirmar lo que ya aparece como una enérgica restauración eclesial.

Patricio dijo...

Dios quiera, que los Obispos Pasteleros y progres, por un lado, y los "mas lefevristas que Lefevre" no arruinen lo que sería una solución muy esperada por todos los que queremos sentir con la Iglesia.

elbio dijo...

Ricardo, hemos pasado tiempos de grandes tribulaciones en nuestra Iglesia pero, a pesar de todo, vivimos también un tiempo de abundantes gracias. Nuestro Señor Jesucristo dijo: "estaré con ustedes hasta el final de los tiempos" y esa profecía es actual y es real. El progresismo que comenzó el siglo pasado y que San Pio X condenó llega a nuestros días, pero por la Divina Providencia estamos recibiendo en nuestras diócesis, sacerdotes muy santos, quizás también como nosotros, asqueados de la mediocridad y el vaciamiento que hemos sufrido en nuestra Iglesia y en nuestra Sagrada Liturgia. Para terminar, quiero expresar que me siento muy contento con la reconciliación a la que se está llegando con FSSPX y pido que oremos por los obispos alemanes que lejos de hacer un bien, están en primer lugar desobedeciendo al Santo Padre y en segundo lugar están aministrando los sacramentos a personas que no tiene gracia de estado y se han alejado de Cristo por su propia voluntad.

Enrique Molina Pico dijo...

Quiera el Señor darle a cada uno de los intervinientes la humildad necesaria para aceptar las decisiones de la autoridad.

Anónimo dijo...

Susana

Me alegra enormemente que la Fraternidad San Pío X vuelva a la Iglesia de Pedro pues sería de una riqueza inmensa para toda la Iglesia.