miércoles, 29 de mayo de 2013

Secuencia de Corpus Christi


Lauda Sion Salvatorem


Para oír la secuencia, bajar la partitura, y leer su traducción, despliegue esta entrada.


La secuencia Lauda Sion, poesía admirable en que Santo Tomás de Aquino sintetizó toda la teología y toda la mística de la Eucaristía, es una de las cuatro que mandó conservar el Concilio de Trento, debiéndose cantar durante la Solemnidad de Corpus Christi, luego del Aleluya e inmediatamente antes de la lectura (o canto) del Santo Evangelio.



Secuencia de Corpus Christi



Partitura luego de la traducción castellana



Secuencia de Corpus Christi

Traducción del Misal del R.P. don Andrés Azcárate OSB
(1943)

Canta, oh Sion, con voz solemne
al que a redimirte viene,
a tu Rey, y a tu Pastor,

2. Alaba cuanto se puede,
que a toda alabanza excede,
toda es poca en su loor.

3. De alabanza sin medida,
el pan vivo y que da vida,
alto objeto es hoy doquier.

4. Que al colegio de los Doce,
nuestra Iglesia reconoce,
dado en la cena postrer.

5. Al cantar lleno y sonoro,
con transporte, con decoro,
acompañe el corazón.

6. Pues la fiesta hoy se repite,
que recuerda del convite,
la primera institución.

7. Nueva Pascua es la ley nueva,
el Rey nuevo al mundo lleva,
y a la antigua pone fin.

8. Luz sucede a noche oscura,
la verdad a la figura,
el nuevo al viejo festín.

9. Lo que practicó en la cena,
repetirlo Cristo ordena,
en memoria de su amor.

10. Y en holocausto divino
consagramos pan y vino,
al ejemplo del Señor.

11. Siendo dogma, el fiel no duda
que en sangre el vino se muda
y la hostia en carne divina.

12. Lo que ni ves ni comprendes
con fe valiente defiendes
por ser preternatural.

13. Bajo especies diferentes
sólo signos y accidentes,
gran portento oculto está.

14. Sangre, el vino es, del Cordero;
carne el pan; mas Cristo entero
bajo cada especie está.

15. No en pedazos dividido,
ni incompleto, ni partido,
sino entero se nos da.

16. Uno o mil su cuerpo tomen,
todos entero lo comen,
ni comido pierde el ser.

17. Recíbelo el malo, el bueno:
Para éste es de vida lleno,
para aquél manjar mortal.

18. Vida al bueno, muerte al malo,
da este manjar regalado.
¡Oh qué efecto desigual!

19. Dividido el Sacramento,
no vaciles un momento,
que encerrado en el fragmento
como en el total está.

20. En la cosa no hay fractura,
la hay tan sólo en la figura,
ni en su estado ni estatura
detrimento al cuerpo da.

21. ¡Pan del Ángel, pan divino,
nutre al hombre peregrino;
pan de hijos, don tan fino,
no a los perros se ha de echar!

22. Por figuras anunciado,
en Isaac es inmolado,
maná del cielo bajado,
Cordero sobre el altar,

23. ¡Buen pastor, Jesús clemente!
tu manjar de gracia fuente,
nos proteja y apaciente,
y en la alta región viviente,
haznos ver tu gloria, ¡oh Dios!

24. Tú, que lo sabes y puedes,
y que al mortal lo sostienes;
por comensales perennes,
al festín de eternos bienes
con tus Santos, llámanos.

¡Amén –Aleluya!



Partitura en notación gregoriana


Clique sobre la imagen para agrandarla

¡Por favor, deje su comentario!

10 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias. ¡maravilloso regalo qeu nos hacen!!

Anónimo dijo...

Este Jesus Eucaristia se dio todo en la Cruz por nosotros, ¿ sabemos lo que comemos? Pues al mismisimo DIOS!!!!! Amen! ¡ Aleluya!!

Página Católica dijo...

Creo que si supiéramos que es el mismo Señor el que que está realmente presente con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, comulgaríamos de rodillas y no en la mano.
Saludos y muchas gracias por comentar.

Anónimo dijo...

O sea que según usted la Iglesia se equivoca al permitir que se comulgue en la mano???

Página Católica dijo...

Es un gravísimo error, sin ninguna duda.
La Beata Teresa de Calcuta dijo que el peor mal de Siglo XX fue la comunión en la mano.
Saludos.

Anónimo dijo...

Muy bien contestado PC.
Es como el aborto, puede ser legal pero es malo.

Tish dijo...

Totalmente de acuerdo.Debemos comulgar de rodillas y no en la mano. Recibimos a nuestro Dios y Señor que se humilla hasta nuestra pequeñez porque quiere estar con nosotros.
Oh Corazón Eucarístico de mi Señor con toda humildad te adoro. Te amo con toda mi alma.

Anónimo dijo...

Hermosas palabras Tish.

tomás dijo...

La Iglesia enseña que se debe recibir la comunión de rodillas y en la mano por ser Cristo mismo que el creyente recibe y este no posee manos bendecidas como el sacerdote.

En cambio en la secta conciliar no hay problema alguno en recibir la "comunión" de pie y en la mano, pues la supuesta comunión no es otra cosa que pan.

Según la definición oficial de la misa montiniana (§ 7 "Institutio Generalis) la "misa" montiniana no es otra cosa que una reunión de los fieles que bajo la dirección del sacerdote conmemoran la muerte de Cristo.

Si en la "misa" modernista no se renueva, en forma incruenta, el Sacrificio sino solamente de lo recuerda es sumamente dudoso que haya transformación.

Pese a todo, podría haber transubstanción si el ministro es válidamente ordenado y usa la materia y la forma prescripta por la Iglesia, con lo cual demuestra tener la intención de hacer lo que hace la Iglesia.

Esto no es el caso pues la inmensa mayoría de los celebrantes modernistas son laicos y usan las palabras falsificadas en la consagración.

En caso que tal o cual sacerdote modernista consagre válidamente no es motivo para recibir de este la comunión, pues el canon 1258 § 1 CJC prohíbe la participación activa de cultos no católicos.
Nunca nos olvidemos del caso de San Hermenegildo que se negó estrictamente a recibir la comunión de un arriano, lo cual le costó la vida.

La "Beata" Madre Teresa podrá haber dicho esto o aquello, pero la "comunión" de pie y en la mano es en la secta modernista lo normal.
Por ese motivo han sacado de todos los templos modernistas los reclinatorios.
En caso que un "desubicado" pretenda "comulgar" de rodillas y/o en la boca el celebrante ya lo "ubica".

tomás dijo...

El derecho divino revelado y el orden natural rige para todos los estados, incluso para los no católicos.

Por eso ningún estado tiene el derecho a legalizar el aborto.

Un estado podrá aparentar legalizar el aborto pero la "legalización" no tiene valor alguno.

Algo que por naturaleza no es legítimo jamás puede ser legal.