viernes, 7 de junio de 2013

Monición para reanudar el Tiempo Ordinario


Monición para retomar el Tiempo durante el Año



El Calendario Litúrgico está ordenado alrededor de los dos grandes misterios de nuestra fe: la Encarnación del Verbo, y la Redención de la Humanidad por su muerte en la Cruz.

En el calendario para el Modo Extraordinario del Rito Romano, vigente en 1962 y reafirmado por el Motu Proprio Summorum Pontificum en 2007, la celebración del primero de ellos, que va desde el I Domingo de Adviento hasta la Solemnidad de la Epifanía, es continuada por los Domingos después de Epifanía, en los cuales se desarrolla armoniosamente aquel primer Misterio -el de la Encarnación del Verbo-, hasta terminar el Miércoles de Ceniza.

Luego de la celebración del Misterio de la Redención de Jesucristo, desde el Miércoles de Ceniza hasta la Solemnidad de Pentecostés, el calendario litúrgico del Modo Extraordinario establece los Domingos después de Pentecostés, el período más largo del Año Litúrgico, cuyo objeto es prolongar en la Iglesia y en las almas justas el eco y los sobrenaturales efectos de la bajada del Santo Espíritu, y celebrar su reinado en cada alma y sobre el conjunto de la sociedad cristiana.

En el Calendario Litúrgico para el Modo Ordinario, que fue promulgado por el Papa Pablo VI en 1969 y que, como su nombre lo indica, es usado ordinariamente en la Iglesia Latina, los tiempos después de Epifanía y después de Pentecostés, han sido fundidos en uno solo conocido como Tiempo Ordinario o Tiempo Durante el Año; el cual es interrumpido por la Cuaresma y el Tiempo Pascual, y cuya segunda parte estamos transitando a partir del Lunes siguiente a la Solemnidad de Pentecostés (20/05/2013).

De este Tiempo dijo el Papa Pablo VI en su Carta Apostólica dada de Motu Proprio Mysterii Paschalis (43-44):
"Además de los tiempos que tienen un carácter propio, quedan 33 o 34 semanas en el curso del año, en las cuales no se celebra algún aspecto peculiar del misterio de Cristo; sino más bien se recuerda el mismo misterio de Cristo en su plenitud, principalmente los domingos. Este periodo de tiempo recibe el nombre de Tiempo Ordinario.
El tiempo ordinario comienza el lunes que sigue al domingo posterior al 6 de enero y se extiende hasta el martes antes de Cuaresma inclusive: de nuevo comienza el lunes después del domingo de Pentecostés y termina antes de las primeras Vísperas del I Domingo de Adviento".

Así pues, el próximo Domingo 9 de Junio será el III Domingo después de Pentecostés en el Modo Extraordinario, y el X del Tiempo durante el Año en el Modo Ordinario. En ambos Modos se usarán ornamentos sagrados de color verde.


¡Por favor, deje su comentario!