viernes, 11 de octubre de 2013

Himno de Fe y Gratitud


Liturgia de la Palabra en el

XXVIII Domingo del Tiempo Ordinario

14 de Octubre de 2007

R. P. Mons. José Torquiaro

(Audio -  24' 03")


"¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!"

¡Se puede oír y/o bajar la homilía al final de la entrada!
Baje el grabado que ilustra este post AQUÍ


Uno de los himnos más hermosos que el hombre puede entonar en honor del Creador, está compuesto por dos notas: la Fe y la Gratitud.

Pero de los Diez leprosos que el Señor curó, a pesar de que todos ellos tuvieron Fe en la palabra del Maestro que les anticipaba la curación, sólo uno, el hereje samaritano, tuvo la Fe suficiente para ver al Dios Encarnado y, contrariando aparentemente la Ley de Moisés que les mandaba presentarse a los sacerdotes, volver y postrarse a sus pies en señal de agradecimiento y adoración. Porque primero esta Dios y luego los hombres.

La ingratitud de aquellos leprosos no murió con ellos, se renueva y aumenta con los que reniegan de Dios, con los que no saben leer en el orden del Universo la letra de su Autor, con los corruptos, los delincuentes y los traidores que no solamente no agradecen sino que ofenden al Cordero que cargó con nuestros pecados. 

Son los que abusan de los beneficios divinos para pecar: abusan de la inteligencia utilizándola como instrumento, no de la verdad sin de la mentira; abusan del corazón usándolo como herramienta, no de amor sino de egoísmo; abusan de los sentidos utilizándolos tan sólo como medio de placer y no de creación, de servicio y de trabajo.
¡Que no se aplique a nosotros la sentencia de Platón: el hombre ingrato es peor que muchos animales!.


Oiga la Homilía






Ilustra esta entrada: "Los Diez Leprosos", fragmento de un grabado de Alexander Bida, que adorna el Evangelio de Jesucristo, de Edward Eggleston. Nueva York 1874.

¡Por favor, deje su comentario!