domingo, 16 de noviembre de 2008

Temor de hijo, no miedo de esclavo

Liturgia de la Palabra
en el XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario
16 de Noviembre de 2008
S.E.R. Mons. Joaquín Mariano Sucunza
Obispo titular de Saetabis y
Vicario General del Arzobispado de Buenos Aires
(Audio - 27' 20")


El talento, que actualmente designa la capacidad para desempeñar una ocupación, era originariamente una medida de peso y, más tarde, una unidad monetaria que equivalía a 35 Kg de metales preciosos. Cuando el Señor de esta parábola, entrega a sus siervos varios talentos, les lanza el desafío de confiarles una verdadera fortuna sobre cuyas rentas los examinará exigentemente en breve. Pero este examen, cuyo premio es la vida eterna y tendrá en cuenta lo producido en relación a la capacidad de cada uno, pude ser reprobado a causa del miedo que lleva a enterrar los dones confiados en lugar de hacerlos fructificar. Porque, al decir de san Pablo, cuando el miedo enfermizo reemplaza al santo temor de Dios, el hijo se convierte en esclavo. El temor de Dios es uno de los dones del Espíritu Santo, es el que inspira a la mujer alabada en el libro de los Proverbios y que le obtiene la admiración de su esposo, así como debe obtenerle a la Iglesia, la admiración del Divino Esposo, Jesucristo.
El día de Cristo Rey celebraremos la vuelta del Señor. Es hora de que nos examinemos acerca de la fructificación de los talentos a nos confiados: la vocación, la familia, los amigos, la parroquia, el trabajo; pidiendo a Dios usarlos para su mayor gloria y haciendo presente la suprema novedad, el talento más grande que hemos recibido: nuestra fe en Jesucristo.
Para oír, presione el botón de Play

Get this widget | Track details | eSnips Social DNA

¡Baje Temor de hijo,de MediaFire

¡Baje Temor de hijo de Esnip's

Ilustra esta entrada: El profeta Elías recibe pan y vino de un Ángel, oleo de Peter Paul Rubens.