sábado, 22 de diciembre de 2012

Perdón Papal al mayordomo camandulero


Regalo navideño a Paoletto


El padre Leonardo Castellani tituló "Parábola del Mayordomo Camandulero", al relato evangélico del administrador que en realidad, más que infiel fue astuto.
Hemos plagiado su idea para titular esta nota, aunque el caso de Paolleto, la estrella visible del Vatileaks, no haya sido el mismo.

Lo cierto es que, según un comunicado de la Secretaría de Estado, "esta mañana, el Santo Padre Benedicto XVI ha visitado en la cárcel al señor Paolo Gabriele para confirmarle su perdón y para comunicarle personalmente que había aceptado su petición de indulto, condonando la pena impuesta".

De esta forma, la condena de 18 meses de prisión que venía cumpliendo desde el 25 de Octubre pasado por el robo de documentos reservados, se redujo a sólo dos, pues el ex mayordomo quedó inmediatamente en libertad y se reencontró con su familia.

Aunque no recuperará su trabajo y dejará de vivir en el Vaticano, según el comunicado de la Secretaría de Estado, "la Santa Sede, confiando en la sinceridad del arrepentimiento manifestado, desea ofrecerle la posibilidad de reanudar con serenidad la vida junto a su familia".

Según el vocero papal, Padre Federico Lombardi, con esta buena noticia se da por concluido un triste caso.

La justicia del Papa se ha mostrado misericordiosa, sobre todo si tenemos en cuenta que uno de los más fervientes anhelos del Santo Padre era lograr un arreglo con la Fraternidad Sacerdotal San Pío X.
Quizá se pregunten nuestros lectores qué tendrá que ver una cosa con la otra.

Pero si, como pensamos, la principal finalidad del Vatileaks consistió en embarrar la cancha para frustrar la negociación que impulsaba el Pontifice, las cosas quedan más claras. En ese caso, Paoletto habría sido pieza clave en manos de los enemigos del Papa que finalmente se salieron con la suya.

Navidad se acerca, y así como Benedicto XVI ha dado ejemplo de indulgencia, acordémonos de él en nuestras oraciones pues, aunque no se crea en la brujas, que las hay... las hay. Oremus pro pontifice nostro Benedicto...


¡Por favor, deje su comentario!

5 comentarios:

Ricardo dijo...

Por supuesto: las conversaciones con la Fraternidad se abortaron por culpa de Paolo Gabriele.
Y el Santo PAdre lo premió dándole la libertad, complacidísimo porque le arruinó las trabajosísimas negociaciones que tanto le interesaba ver coronadas por el éxito.

Ésta es una de las hipótesis pro Fraternidad más absurdas que he conocido.

Página Católica dijo...

Ricardo:

Si así fuera el gesto del Papa tiene más valor.

¿No me digas que no sabes que la Liga Antidifamación, los obispos alemanes y franceses y todo el lobby modernista operaron para bajar ese acuerdo?
Al Papa lo presionan y puede ceder como cualquier mortal. Y por la forma en que se han ido dando las cosas, éste es el caso.

Y sino qué ha sido el Vatileak. ¿Un mayordomo y nada más? Para colmo ahora perdonado. Eso no es posible de creer.

Anónimo dijo...

DE TERROR

Mario Vargas dijo...

Creo que para muchas personas que quizás no conocemos el tema tan profundamente el gesto del Santo Padre es muy importante y demuestra que es posible perdonar.

Anónimo dijo...

Si, se nota que desconoce el tema Mario Vargas.